Inicio / Decoración / Ideas y Trucos / Mantener el mobiliario exterior

Decoración

Mantener el mobiliario exterior

por Elena Bonet Publicado en 4 de septiembre de 2009

Cuando llegan los días calurosos y agradables, es hora de limpiar tu mobiliario exterior. Ya sean de PVC, de madera exótica, de bambú... descubre todos nuestros trucos para que conserven su buen aspecto durante el máximo tiempo posible.

Volver a dar brillo al mobiliario de madera exótica

Las especies exóticas (teca, merbau, ipé...) son muy resistentes a las intemperies, sin embargo es necesario cuidarlas para garantizarles un buen aspecto natural.


Si la madera se vuelve rugosa después de las primeras lluvias. Lija la superficie con la ayuda de un papel de lija de grano muy fino. Después aplica un aceite protector al pincel. Déjalo secar, vuelve a realizar la operación y pule la superficie.

Esta operación hay que realizarla igualmente al menos dos veces al año antes de exponer el mobiliario al aire libre, incluso si hoy está tratado para resistir a los UV y a la humedad.


Bueno saber: si la teca no está tratada, cambiará de color poco a poco y tomará una pátina gris plateado a menudo muy apreciado. También pueden aparecer pequeñas fisuras pero es algo totalmente normal y estos cambios no afectan a la resistencia ni a la duración del mueble.

Limpiar la resina natural y la sintética
Estos muebles son fáciles de mantener, ya que son resistentes a los UV y al moho. Un simple lavado con agua con jabón permite quitar el polvo y la suciedad. Sin embargo, las impurezas pueden incrustarse a lo largo del tiempo y los colores palidecer. La única solución es aplicar una cera para muebles de resina sintética al comienzo y al final de la temporada después de la limpieza.


“Dejar impecables” las materias naturales: junco, mimbre, bambú...
Para el mimbre, el truco consiste en lavar con agua jabonosa añadiendo sal marina y vinagre, y dejarlo secar al aire libre, a resguardo del sol. Y para que vuelva a tener un buen aspecto, es suficiente con frotarlo con una esponja empapada de agua fría y de zumo de limón.
El bambú tiene que untarse con aceite de linaza y frotarse con un trapo.

Proteger el metal y el acero
Con la vuelta de la silla Tolix, el metal y el acero dan galones a nuestros jardines.
El metal y el acero galvanizado resisten al óxido y puede ser termolacado para ofrecer una bella gama de colores. Se mantienen simplemente con agua y jabón frotando con un trapo, como el hierro forjado tratado con anticorrosivo. La guinda del pastel si quieres hacer que brille: unta el mobiliario con una fina capa de crema para metal.
Bueno saber: olvidémonos de las esponjas abrasivas que rayan el acero y el metal.

por Elena Bonet

Puede interesarte