Inicio / Decoración / Ideas y Trucos / Riego de plantas de interior en vacaciones

Decoración

Riego de plantas de interior en vacaciones

por El equipo editorial Creado en 16 de junio de 2008

¿Cómo regar las plantas verdes en caso de ausencia prolongada? Aquí tienes nuestros trucos para que las vacaciones rimen con plantas de interior y buena salud.

¿Cómo regar las plantas verdes en caso de ausencia prolongada? Aquí tienes nuestros trucos para que las vacaciones rimen con plantas de interior y buena salud.

Suelo húmedo, botellas de agua... Ahí van nuestras soluciones express

- Llena la bañera unos centímetros con agua y coloca varias toallas de rizo. Ahora sólo te falta poner tus plantas sobre ese suelo húmedo: beberán a su ritmo sin ahogarse. Sólo fíjate en que las raíces no queden bañadas por el agua, ya que sería fatídico.

- Otra solución: mete el cabo de una cuerda fina en un cubo de agua y deja la otra punta en la tierra de los tiestos. La cuerda empapará la tierra si el cubo está colocado por encima de las plantas.

- Si no, confía en tus botellas de plástico. El truco consiste en agujerear la base de la botella, llenarla de agua y clavarla en la tierra, con el tapón hacia abajo. Pon un tutor para todo el conjunto.

- Si no tienes ni tiempo ni ganas para entretenerte con las botellas o el suelo húmedo, venden conteras de plástico para llenarlas de agua. También puedes llevar tus plantas a un invernadero con reserva de agua (duración de la humidificación: 3 semanas), pero no todas soportan este sistema.

A saber: Añade abono en el agua sistemáticamente. Darás un empujoncito a tus plantas.

¿Y si les ha faltado agua?

- Si, a pesar de todos los cuidados, tus plantas han sufrido en tu ausencia, sumérgelas urgentemente en un cubo de agua hasta que la tierra esté totalmente húmeda. Cuando la planta se reanime, colócala en un lugar sombrío.

- Debes saber que es más fácil salvar una planta a la que le ha faltado agua que al revés.

- Para el futuro, opta por plantas que necesiten poca agua (o nada) para vivir. Los cactus y, en general, todas las plantas que tienen las hojas rígidas o compactas son el ejemplo perfecto. Decántate por estas mejor que por otras.