Inicio / En forma / Dietas / ¡Del mar a tu plato! Todos los beneficios que tiene la dieta atlántica

En forma

¡Del mar a tu plato! Todos los beneficios que tiene la dieta atlántica

Sara Alcoceba
por Sara Alcoceba Publicado en 3 de junio de 2016

Todas estamos convencidas de los beneficios que aporta la maravillosa dieta mediterránea. El aceite de oliva, las frutas y las verduras son la base de la gastronomía típica de esta parte de España, y solo tienen ventajas para nuestra salud. Pero esta no es la única forma de alimentación de la que podemos beneficiarnos, la dieta atlántica ha tomado fuerza y en nuestro país tenemos los ingredientes necesarios para poder seguirla. ¿Quieres conocerla? ¡Sigue leyendo!

¿Qué te sugieren las palabras "dieta atlántica"? Probablemente te imagines alimentos frescos y de temporada, pescado y marisco, legumbres, platos tradicionales… Sí, así es, el norte viene pisando fuerte, sus platos típicos son sinónimo de salud y longevidad y tiene una explicación. Si quieres saber por qué tienes que decir sí a este tipo de alimentación, te contamos en qué consiste la dieta atlántica y cuáles son sus beneficios y alimentos estrella.

Sardinas © iStock

El origen de esta dieta está en el norte de nuestro país, además de todos los países bañados por el Atlántico, como Francia, Portugal o Reino Unido. Pero la base está en comunidades como Galicia, Asturias, Cantabria o el País Vasco. El marisco, el pescado fresco, las legumbres y las hortalizas son su seña de identidad, por eso es sinónimo de una dieta saludable y con múltiples beneficios.

¿En qué consiste?

La dieta atlántica se compone básicamente de productos procedentes del norte de España. El pescado, el marisco, los lácteos, la verdura o el vino son los pilares de este nuevo plan. Lo más importante es el consumo de alimentos frescos mínimamente procesados. Son típicos el besugo, el bacalao, el atún o el cazón, además del percebe, los mejillones, las vieiras o las zamburiñas.

Los productos vegetales son indispensables para esta dieta, las berzas y los grelos son las hortalizas estrella, pero tienen cabida todas las de hojas verde, así como los tomates, pimientos, las judías o las habas. Las frutas también desempeñan un papel importante, y mejor si son de temporada. Por ejemplo ahora en los meses de verano, pueden ser los albaricoques, las ciruelas, las manzanas, el melón o la sandía.

También forman parte de esta dieta los cereales, preferiblemente de grano entero. Las patatas, los frutos secos y las legumbres también son indispensables, ¿quién no ha comido unas buenas fabes asturianas? Puede ser en conserva, fresco o congelado, pero se recomienda su ingesta dos o tres veces por semana.

Los productos lácteos también se incluyen, especialmente los quesos. La carne, se debe consumir de forma moderada y en su mayoría de cerdo, vacuno o aves. Pero las carnes rojas del norte de nuestro país destacan por su calidad, especialmente la de vacuno.

En esta dieta también está permitido el vino, normalmente en las comidas, y por supuesto en cantidades moderadas. También es típico de esta zona la sidra, que tiene múltiples ventajas para la salud ya que procede del zumo de manzana, pero también es recomendable su consumo controlado. Desde luego, con estos alimentos tan saludables y un poco de lógica a la hora de ingerirlos, te será muy sencillo mantenerte en un peso saludable.

¿Cuáles son sus beneficios?

El pescado aporta omega 3 y vitamina D, lo que ayuda a reducir la presencia de colesterol malo en sangre y a cuidar y a mantener el brillo en la piel y el pelo. Además, al incluir los cereales –con grano entero- aportas también una dosis alta de fibra, perfecta para el mantenimiento de la salud digestiva.

También es muy saludable el marisco, que apenas tiene contenido graso. Entre las vitaminas que tiene destacan las del tipo E, que contienen antioxidantes; y las del tipo B , especialmente el ácido fólico, ideal para mantener el organismo fuerte y prevenir las anemias.

Las frutas y hortalizas contienen antioxidantes, lo que refuerza todo el organismo y ayudan a fortalecer el sistema inmunológico. En esta dieta se recomienda también ingerir muchos líquidos, en especial agua, lo que permite que el organismo este hidratado y es fundamental para reponer minerales.

La forma de cocinar estos alimentos es sencilla, la cocción, el guisado o a la brasa son las formas de preparar los alimentos principales en este plan, por lo que se evitan calorías innecesarias.

Además, la actividad física diaria está muy presente en esta forma de vida. Fundamentalmente deportes de agua, ya que se sitúan en una zona de mar, pero actividades terrestres también están permitidas. El running, por ejemplo es una actividad indispensable, y si no tienes claro cuál es tu deporte, puedes escogerlo de entre esta lista que te proponemos.

La dieta atlántica está cargada de ventajas y beneficios para la salud. Si estás buscando una nueva forma de alimentación sana, esta es la tuya. El deporte y la alimentación equilibrada son claves en este estilo de vida. ¡Anímate!

Además:
Las dietas más saludables del mundo
Test: dime qué deporte practica y te diré cómo es en la cama

por Sara Alcoceba

Puede interesarte