Inicio / En forma / Salud / Los tratamientos hormonales sustitutivos

© Hemera
En forma

Los tratamientos hormonales sustitutivos

Elena Bonet
por Elena Bonet Publicado en 26 de octubre de 2010

Los tratamientos hormonales sustitutivos lograron una gran popularidad hace algunos años y, de forma más o menos regular, una de cada tres mujeres de entre cincuenta y sesenta y cinco años se sometían a ellos. En medio de una revolución médica como la que vivimos hoy en día, hay muchos estudios que vuelven a cuestionar sus beneficios. Pero, ¿cuál es la realidad? ¿Son realmente eficaces este tipo de tratamientos?

Los THS: un tratamiento con resultados
Los THS se aplican para tratar los problemas causados por la menopausia y para prevenir ciertas complicaciones óseas como la osteoporosis. Cuando la menopausia provoca problemas importantes, un tratamiento hormonal sustitutivo suele contemplarse como la última opción posible. En cambio, sí se recomiendan cuando se habla de una menopausia precoz o “quirúrgica” (provocada por una ablación de los ovarios) o cuando los sofocos se vuelven insoportables o demasiado frecuentes e intensos, o cuando la pérdida ósea, provocada por la menopausia, se convierte en un problema grave. De ahí que durante mucho tiempo los THS se consideraran una auténtica panacea.

Los interrogantes de los THS
La eficacia de los THS se ha visto cuestionada, sus prescripciones se revisan muy a menudo y, aunque en ocasiones se prescriben, la duración de dichos tratamientos es cada vez más corta. Esto se debe a su supuesta nocividad y a las dudas sembradas sobre su eficacia. Y es que, de hecho, los THS no se pueden aplicar para tratar todas las dolencias derivadas de la menopausia: el resultado en problemas relacionados con la memoria o la concentración, por ejemplo, no están demostrados. Lo mismo sucede con la osteoporosis, recurrir a un tratamiento hormonal es cada vez menos frecuente, pues se cree que favorecen algunos cánceres como el de mama.

Por lo que parece, llevar una vida saludable y una alimentación equilibrada es igual de eficaz que someterse a un tratamiento hormonal sustitutivo para combatir las consecuencias nefastas de la menopausia. Como se ha mencionado, incluso se cree que los tratamientos hormonales podrían ser nocivos y que podrían provocar cáncer de mama o enfermedades cardiovasculares. Así pues, antes de tomar cualquier medicamento deberemos consultar con nuestro médico y evaluar tanto los riesgos como los beneficios.

¿Por qué un tratamiento para la menopausia?
Hay médicos que no sólo cuestionan la eficacia de los THS sino la de cualquier tratamiento utilizado durante la menopausia: ¿por qué tomar medicamentos para algo que no es una enfermedad? La menopausia es un estado, una etapa en la vida de la mujer, una etapa hacia la madurez, hacia un
esplendor diferente.

Cada año millones de mujeres sufren de menopausia en España y no todas tienen la necesidad de someterse a un tratamiento hormonal sustitutivo. Así pues, sólo deberemos aceptarlo cuando los beneficios sean mayores que los riesgos.

Puede interesarte...

    por Elena Bonet

    Puede interesarte