Inicio / En forma / Salud / 9 consecuencias graves de la obesidad

© iStock
En forma

9 consecuencias graves de la obesidad

por Elvira Sáez Publicado en 6 de julio de 2018

La obesidad afecta, según la OMS, a más de 600 millones de adultos en todo el mundo. En España, el 23% de la población es obesa y el 39% tiene sobrepeso. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre esta enfermedad y algunas de sus consecuencias más severas. ¡Toma nota!

El exceso de peso es la causa de muchas enfermedades asociadas como la hipertensión arterial, la diabetes y la hipercolesterolemia. De hecho, el 23% de los casos de cardiopatías y el 44% de los de diabetes a nivel mundial se atribuyen al sobrepeso y la obesidad. Esta enfermedad se define como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud.

Para identificar la obesidad o el sobrepeso se utiliza el Índice de Masa Corporal (IMC), que indica si existe un exceso de peso y el grado del mismo. De este modo, y según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se considera sobrepeso en adultos un IMC igual o superior a 25 y obesidad un IMC igual o superior a 30. Una vez pasado ese límite existen diferentes grados: obesidad grado I (30-34,9), obesidad grado II (35-39,9) y obesidad grado III o mórbida (40 o superior). En el caso de los niños se tiene en cuenta la edad (-5 años o entre 5-19 años) y otros parámetros. Después de la galería, con consejos para llevar una alimentación saludable, puedes informarte sobre las causas, las consecuencias, el tratamiento y la prevención de esta enfermedad.

Descubre: 50 consejos de alimentación para tener un peso saludable

Consejos de alimentación saludable © Brooke Lark @brookelark Brooke Lark - Unsplash

Causas

A pesar de que la causa fundamental de la obesidad o el sobrepeso es un desequilibrio entre las calorías consumidas y las gastadas, existen varios factores que pueden provocarla. Los exponemos:

- Hábitos de alimentación: ingerir más calorías de las necesarias para cubrir las necesidades es una de las principales causas, como ya hemos señalado. El problema en muchas ocasiones es la composición de los alimentos (altos en grasas e hidratos de carbono y bajos en fibra) y el desconocimiento de su aporte energético.

- Ausencia de ejercicio físico: llevar un estilo de vida sedentario, con un bajo consumo energético, aumenta el riesgo de padecer sobrepeso y obesidad.

- Factores psicológicos: la ansiedad, el estrés, el aburrimiento o la inestabilidad emocional pueden provocar malos hábitos de alimentación.

- Causas hereditarias: el metabolismo basal de una persona (las calorías que el cuerpo consume en reposo), parece determinarse de forma hereditaria.

- Enfermedades hormonales: el hipotiroidismo o el síndrome de Cushing son algunas de las enfermedades hormonales que pueden causar obesidad o sobrepeso.

- Medicamentos: algunos fármacos como los antidepresivos, los glucocorticoides, los anticoceptivos o los antidiabéticos pueden aumentar el apetito y provocar que se coma en exceso.

Consecuencias

La obesidad tiene diferentes síntomas y consecuencias que afectan a la calidad de vida de quiénes la padecen. Entre ellas se encuentran las siguientes:

1. Molestias articulares: el exceso de peso provoca una sobrecarga en la cadera, las rodillas, los tobillos y la zona baja de la columna vertebral, que se traduce en dolor y desgaste temprano.

2. Baja resistencia física: fatiga y agotamiento precoz al realizar actividades.

3. Trastornos respiratorios y del sueño: puede darse el síndrome de apnea obstructiva durante el sueño, que provoca fuertes ronquidos y fallos respiratorios.

4. Mayor sudoración: el exceso de sudoración es un síntoma muy común.

5. Hipertensión arterial

6. Diabetes: el 44% de los casos a nivel mundial se atribuyen al sobrepeso.

7. Hipercolesterolemia

8. Aumenta el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer: endometrio, mama, ovarios, próstata, hígado, vesícula biliar, riñones y colon.

9. Consecuencias psicológicas y sociales: además de los síntomas físicos, esta enfermedad a menudo conlleva problemas de carácter social o psicológico. Algunas de ellas pueden ser baja autoestima, discriminación o depresión.

Tratamiento

El tratamiento para el sobrepeso suele combinar dieta, ejercicio físico y terapia conductual, esta última ayuda a cambiar los hábitos de forma duradera. Se recomienda ingerir entre 500 y 800 calorías diarias menos de las que el cuerpo necesita y al menos 5 horas de ejercicio físico a la semana.

No obstante, los casos de obesidad (IMC superior a 30) que no se pueden resolver con hábitos de vida saludables, es necesario complementar el tratamiento con medicamentos que ayudan a la pérdida de peso. Asimismo, para el tratamiento de la obesidad severa se pueden considerar medidas quirúrgicas (reducción de estómago) si todo lo anterior no surte efectos, aunque para ello se deben tener en cuenta las condiciones que indica la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad (SECO). Puedes leerlas aquí.

Prevención

Es importante tener en cuenta que tanto el sobrepeso como la obesidad pueden prevenirse. Un estilo de vida saludable que incluya una alimentación variada y equilibrada (rica en frutas y verduras) y ejercicio físico es la mejor forma de conseguirlo. La OMS recomienda aumentar el consumo de frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos y, como contrapartida, reducir la ingesta de productos procesados, azúcar y sal. En cuanto al ejercicio se recomienda 60 minutos diarios a los jóvenes y 150 a la semana para los adultos.

¿Has apuntado todo? Recuerda que el sobrepeso y la obesidad pueden afectar gravemente a la salud y que las personas que lo sufren mueren de 8 a 10 años antes que aquellas que tienen un peso saludable (IMC entre 18,5 y 24,9). En nuestra galería puedes ver algunos consejos saludables que pueden ayudarte a vivir más. ¡Cuídate!

Descubre: ¡Cuídate! 20 consejos saludables para vivir más y mejor

Consejos saludables para vivir más y mejor © iStock

Y además:
¿Por qué se engorda? Las principales causas del aumento de peso
¿Has llegado a tu peso ideal? Claves para evitar el efecto yoyó

por Elvira Sáez

Puede interesarte