Inicio / Maternidad / Concepción / La contracepción natural

Maternidad

La contracepción natural

por Redacción enfemenino Publicado en 11 de septiembre de 2009

La marcha atrás
El método de control de la eyaculación nació en la Antigüedad. Cuando el hombre siente que va a eyacular, se retira de la vagina de su compañera. Esta técnica, también llamada coitos interruptus, con eyaculación previa a la penetración suele fallar en un 15-30 % de los casos. Lo que la convierte en un método realmente poco eficaz. Dejando de lado la frustración que sienten tanto el hombre como la mujer, esta técnica no asegura una relación sexual sin fecundación. Los espermatozoides están presentes en el útero y las secreciones durante la relación sexual y por lo tanto pueden fecundar el óvulo. Es más, una eyaculación sobre la vulva no garantiza que los espermatozoides puedan acceder al útero, sobre todo si las secreciones son abundantes. La única ventaja de este método es que lo tienes al alcance en cualquier situación.

El calendario
Se trata de la famosa técnica del doctor Ogino-Knaus y consiste en determinar el período periovulatorio de la mujer, durante el cual las relaciones sexuales quedan terminantemente prohibidas. Este período viene determinado por la duración de los dos últimos ciclos menstruales precedentes, sabiendo que la ovulación tiene lugar entre 12-16 días antes de la aparición de la regla. Para un resultado eficaz, la chica debe tener unos ciclos muy regulares. Esta técnica suele fallar en un 15 % de las veces.

El método del moco cervical (o método Billings)
El lado bueno de esta técnica reside en que la pueden llevar a cabo todas las mujeres, incluso las que sufren ciclos menstruales largos y dolorosos. Todo se basa en la observación de las variaciones en la calidad del moco cervical. Las secreciones son abundantes y fluidas durante el período de ovulación, justo el momento en el que no hay que consumar las relaciones (entre 7 y 9 días). Tiene una fiabilidad del 99 %, lo que la convierte en el anticonceptivo natural más eficaz.

El método térmico
El período de ovulación se pone de manifiesto por la diferencia térmica de 0.5° C que tiene lugar durante este período. La temperatura del cuerpo desciende en el momento de ovular, y en cuanto este período finaliza asciende de nuevo. Para determinar el período de fecundidad con esta técnica, la mujer debe tomarse la temperatura cada mañana y anotarla creando una curva que muestre el momento de mayor temperatura.
La temperatura basal debe tomarse con un termómetro muy preciso y siempre al despertarse, incluso antes de levantarse y empezar a realizar cualquier actividad. La pareja debe abstenerse durante todo el primer ciclo, es decir, entre los primeros días de regla y el tercer día consecutivo de temperatura elevada.
Importante: hay muchos factores que pueden alterar la temperatura basal (infecciones, fiebre, la hora de despertarse), se trata, pues, de un método en el se puede confiar poco.

El método sintotérmico
Esta técnica engloba los tres métodos precedentes y es, sin lugar a dudas, la más eficaz. Se trata de realizar un gráfico con las reglas menstruales, sin dejar de llevar a cabo el registro cotidiano de la temperatura y el estado del moco cervical. Esta combinación permite determinar con exactitud el período de riesgo y lograr que éste sea lo más reducido posible.

El método de la lactancia maternal y de la amenorrea
La amenorrea es el período que sigue al parto, ése en el que la mamá da el pecho al bebé y sus reglas aún no han reaparecido. En este período se pueden mantener relaciones sexuales sin riesgo si:
-hace menos de 6 meses que habéis mantenido relaciones.
-la menstruación aún no ha reaparecido.
-el bebé toma el pecho.
-el intervalo entre tomas no supera las 6 horas.
Si cumples todos los requisitos, la eficacia puede ser hasta del 98 %.

El ordenador anticonceptivo
Gracias a la pequeñas tiras urinarias que venden en las farmacias, este ordenador calcula la tasa de hormonas presente en la orina e indica en qué momento empezarás a ovular. A veces se utiliza como sistema de apoyo para quedarse en estado. Este método te indica cuándo puedes, o no, ponerte cariñosa.

por Redacción enfemenino

Puede interesarte