Inicio / En forma / Dietas / Un contador de bocados que ayuda a perder peso

En forma

Un contador de bocados que ayuda a perder peso

por Redacción enfemenino Creado en 29 de agosto de 2014
© Getty

No importa qué comas ni la cantidad en la que lo hagas, la nueva clave para perder peso está en el número de veces que mastiques cada bocado. Eso es, al menos, lo que señalan los investigadores de la Universidad de Clemson en Carolina del Sur que han diseñado un contador de bocados para ayudarnos a controlar nuestro peso. ¿Quieres saber cómo funciona?

Después de intentarlo con diferentes dietas, de procurar marcarnos una rutina deportiva, de evitar la vida sedentaria... Nada parece haber dado resultado y esos kilos que hemos ganado durante el verano no están dispuestos a irse. Ahora, unos investigadores de la Universidad de Clemson en Carolina del Sur (EEUU) tienen la clave. Han llegado a la conclusión de que la mejor forma de perder peso es tener en cuenta el número de veces que masticamos cada bocado.

Han fijado la áurea proporción que nos ayudaría a perder peso en nada más y nada menos que... !100 movimientos de mandíbula por cada bocado! Precisamente, para llevar el recuento del número de veces que masticamos, han creado The Bite Monitor, un pequeño aparato con apariencia de reloj que nos señala el número de veces que mordemos los alimentos que ingerimos. Estará a la venta el año que viene por un valor estimado de 150 euros. Pero no todos los científicos están de acuerdo: algunos señalan que el número adecuado de veces que debemos masticar los alimentos es de 10 o 20 veces por bocado.

Esta dieta de los 100 bocados funcionaría con ingestas de 1.700 calorías diarias para los hombres y 1.100 en el caso de las mujeres. Además, otra empresa que trabaja en investigaciones de la misma Universidad está creando un plato que mide la velocidad a la que comes porque apoyan también que lo importante es la velocidad a la que comes y no la cantidad. El año pasado el tenedor HAPIfork, de procedencia china y con la capacidad de vibrar si comemos demasiado rápido, se agotó a las pocas horas de ponerlo a la venta en Internet.

La base biológica de todo esto reside en que masticar lentamente facilita la digestión, reduce los problemas gástricos y favorece la absorción de nutrientes. Además, indican que los nervios de la mandíbula conectan con la parte del cerebro que controla nuestra saciedad a la hora de comer. Visto lo visto y hasta que sepamos si estos inventos surten verdadero efecto en nuestro peso, lo mejor será ir "despacito y con buena letra" también a la hora de la comida.

Puede interesarte...