Inicio / Cocina / Cocina española

Cocina

10 cosas que debes saber cuando te bebes un vino

por El equipo editorial Creado en 30 de enero de 2016
10 cosas que debes saber cuando te bebes un vino© iStock

¡Conviértete en una experta en vino! Sigue nuestra guía y comienza desde hoy tu preparación. Para que no quedes como un novato durante la cata de vinos que han organizado tus amigos, disfrutes de esa escapada gastronómica más que nunca y conquistes tu paladar como nunca lo habías hecho. ¡Son todo ventajas!

En ocasiones, cuando acudimos a un restaurante y nos sentamos a cenar, tenemos claro que queremos acompañar la cena con vino. Si eres de las que se lee la larga carta y luego prefiere que sea el camarero quién tome la decisión, este es tu artículo. Es hora de cambiar ese pequeño gesto, parecer una experta en vinos no es difícil. Apunta estos 10 sencillos trucos y triunfarás.

© iStock

1. ¿Qué son exactamente los taninos?

El tanino es una sustancia astringente que se encuentra en algunos tejidos vegetales como la corteza de los árboles y la piel de la uva, y que se emplea, entre otros usos, para curtir pieles. Cuando estos están bien integrados, se pueden acompañar de forma excelente con alimentos pesados como un filete de carne. Sin embargo, cuando son inmaduros puede resultar algo abrasivo.

2. ¿Por qué siempre escoges un vino Malbec?

¡No seas aburrida! Si te vas a comprar un vino, no te cierres puertas solicitando directamente un vino Malbec. Es cierto que es un tinto que acompaña perfectamente una gran variedad de alimentos y un acierto seguro, pero puede que te pierdas otras opciones más interesantes. Déjate asesorar por el experto de la tienda o restaurante y ofrécele todos los datos posibles, desde tus gustos hasta cómo planificas beberlo. ¡No te dejes ningún detalle! De este modo descubrirás nuevos sabores que realzarán tu paladar con el paso del tiempo.

3. Llama a los vinos por su nombre

Si vas a pedir que te sirvan un vino hecho de la uva Cabernet Sauvignon, ¡no te cortes y dilo entero! Una pequeña clase de francés antes de salir de casa te ayudará a pronunciarlo como se merece y evitar decir la abreviatura “Cab”.

A pesar de su prestigio, es una variedad relativamente nueva, producto de un cruce entre la cabernet franc y la sauvignon blanc. Por lo tanto, además de saber pronunciarlo bien, es importante que sepas lo máximo posible sobre una de las uvas tintas más conocidas del mundo. Hay vinos exquisitos hechos con Cabaret Sauvignon mezclado con otras uvas rojas. ¡Prueba a experimentar vinos mezclados!

4. Vino acorchado

Te gusta el vino sí, pero ¿sabes cuándo decir si un vino tiene olor y sabor acorchado? Es un dato importante ya que si al probar un vino tienes sensanción de que tiene un sabor algo desagradable es mejor que el sumiller se lo lleve de vuelta. Pero para esto no es necesario que te bebas toda la botella, si tienes dudas mejor pídele al camarero que lo pruebe.

No hay una técnica concreta para averiguarlo, lo que tienes que hacer es esforzarte por guardar “memoria olfativa” de estos aromas para posteriormente ser capaz de reconocerlos cuando los encuentres fuera del contexto habitual.

5. La mayoría de los vinos son secos

¡No tengas miedo a los vinos dulces! Un consejo para identificarlos rápidamente es asociarlos con tintes afrutados. También, un vino es dulce cuando la uva se cosecha a finales de la temporada, lo que comúnmente se conoce como vino de postre. Y es que en muchos países, principalmente en Europa, una costumbre muy extendida es que al final de la cena se deguste un buen vino acompañado de dulces o quesos.

6. Pon a prueba tus nociones de geografía

Una de las características que hay que tener en cuenta acerca del vino es la confluencia del clima, las prácticas culturales y la ubicación del viñedo. Por este motivo, son nombrados con el nombre de los lugares donde provienen. El ejemplo más sencillo es nuestro querido vino de La Rioja.

7. Champán solo hay uno

Recuerda el punto anterior, cuando pides champán, lo que realmente estás solicitando es un vino espumoso de la región de Champagne, Francia. Todo lo demás son burbujas. Hablamos de un vino espumoso con un precio más elevado por el proceso de trabajo intensivo que conlleva fabricarlo. Si quieres un champán lowcost similar, puedes probar Freixenet Cordón Rosado con aromas a frambuesas frescas y fresas o Amalia elaborado por Tselepos Yiannis a partir de uvas moschofilero, aderezado con aromas de pera, miel y limón.

8. Bebe el vino a una temperatura adecuada

Es my importante que el vino se sirva a su temperatura correcta. Es cierto que aquí entra en juego el gusto de cada uno, pero seguir las recomendaciones siempre ayuda a percibir mejor el sabor.

Tipo de vinoTemperatura
Espumante7 a 9ºC
Champagne9 a 11ºC
Blancos: secos, rosados, jóvenes, vendimias tardías9-11°C
Grandes vinos blancos10 a 12ºC
Tintos jóvenes y ligeros14-16°C
Tintos elegantes15-17°C
Vinos tintos con concentración y grandes vinos17-19°C
Dulces13-15°C

9. No idealices la madera

Es cierto que la madera es un atributo que prolonga la vida del vino, pero no es lo más importante. Del mismo modo que la madera le aporta muchos elementos, también le quita otros. Si buscas un sabor fresco huye de este, si por el contrario te gusta un sabor cremoso, preferirás la madera.

10. ¡Rompe las reglas!

A pesar de que el objetivo de este artículo era darte las claves sobre cómo ser la mejor sumiller, hay veces que es mejor saltarse todo tipo de normas y convencionalismos e innovar. ¿No sabes cómo empezar? Comienza con un vino tinto y continúa por uno blanco. Tú misma irás descubriendo lo que te gusta.

Con todos estos consejos ya puedes convertirte en una sumiller, aunque sea en prácticas. ¿Quién sabe? Igual le acabas quitando el puesto a Roberto Durán, el mejor sumiller de 2015.

Puede interesarte...
A la medida de tus deseos
Top Joyce: las mejores tiendas online