Inicio / Cocina / Cocina española

Cocina

5 formas de conseguir que tus fritos sean más saludables y deliciosos

por El equipo editorial Creado en 1 de diciembre de 2016
5 formas de conseguir que tus fritos sean más saludables y deliciosos© iStock

Preocuparnos por nuestra alimentación y las calorías que ingerimos es una cuestión en boga en los últimos tiempos. Pero no nos engañemos: hay comidas que son un auténtico placer y a las que no queremos renunciar por mucho que aparezcan contraindicadas cuando hablamos de la operación bikini. Hoy te demostramos que comer fritos puede ser mucho más healthy de lo que pensabas. ¿Sabes cómo? ¡Toma nota de nuestros tips!

Índice
  1. 1. Utiliza buenas materias primas
  2. 2. Busca la freidora más innovadora
  3. 3. Croquetas con rellenos más healthy
  4. 4. ¡Investiga nuevas frituras!
  5. 5. Practica una dieta equilibrada

Calamares, croquetas, filetes empanados, patatas fritas, verduritas rebozadas... Se nos hace la boca agua solo con pensar en todos los platos deliciosos que podemos preparar con una freidora. Si tú tampoco concibes la vida sin uno de estos aparatos sobre la encimera de tu cocina, no te puedes perder algunos de los consejos que hemos seleccionado para ti. A partir de ahora vas a disfrutar de todo el sabor de los fritos de siempre pero dándole un toque mucho más saludable. ¡A degustar se ha dicho!

© Pinterest

1. Utiliza buenas materias primas

Para que tus fritos sean saludables es indispensable que utilices materias primas de buena calidad. Para llevar a cabo este consejo, presta atención al aceite que utilizas y procura no reutilizarla o, al menos, filtrarlo cada vez que cocines de nuevo. Además, a la hora de rebozar puedes hacerlo con harina integral, por ejemplo, o probar con pan rallado que tú misma muelas.

Por otro lado, si vas a preparar láminas de calabacín o berenjena rebozada, procura que sean verduras de temporada para así disfrutar de todo el sabor de las frituras saludables. Otro de nuestros consejos es que, en el caso de preparar patatas fritas, huyas de las congeladas y te decidas por hacerlas caseras. Precisamente si hacemos patatas fritas, ¿por qué no combinarlas con salsas de origen más natural y con menos calorías? Puedes probar con un aliño de yogur en lugar de la mayonesa tradicional o un sofrito de tomate natural para sustituir al ketchup.

También te puede interesar

2. Busca la freidora más innovadora

¿Quién dijo que para preparar una ración de patatas fritas en la freidora tenías que utilizar grandes cantidades de aceite? Y, ¿por qué crees que una buena fritura no sería tan deliciosa si utilizásemos la mitad del aceite? ¿Quién dijo que no podríamos preparar comida healthy utilizando una freidora?

El segundo consejo de esta lista no podía ser otro que sugerirte que inviertas en una freidora de último modelo como las nuevas propuestas de TEFAL, freidoras sanas que apenas necesitan aceite para conseguir unos deliciosos snacks y además son unos perfectos robots de cocina que permiten preparar cualquier plato. Y te preguntarás, ¿cómo funciona?

Pues bien, Actifry Express Snacking te permite hacer 1,2 kg de aperitivo utilizando tan solo una cucharadita de aceite. Su tecnología consiste en la inyección y circulación de aire caliente, acompañado de una mezcladora que permite una fritura homogénea. El resultado será tan delicioso y crujiente como en una freidora tradicional pero, eso sí, con un aporte calórico bastante menor. Además, tiene programas específicos en función de los alimentos que vayas a cocinar. Es rápida y su diseño práctico y cómodo te garantiza una limpieza muy sencilla del aparato.

Existe también un modelo Actifry 2 en 1 con mayor capacidad (1,5 Kg) y, además, una bandeja adicional que te permite hacer, por ejemplo, ese filete a la plancha o la hamburguesa con la que acompañaremos las patatas fritas. ¡Perfectas para disfrutar del verdadero sabor de las frituras saludables!

3. Croquetas con rellenos más healthy

Las croquetas son uno de los platos por excelencia de la gastronomía española. Y es que cuando unas croquetas están bien hechas, muy pocas cosas hay más deliciosas en este mundo. Por eso, el día que te decidas a imitar la receta tradicional de tu abuela, dedícale tiempo a preparar una bechamel cremosa y utiliza ingredientes de origen natural, nada de precocinados. Compra jamón de buena calidad, utiliza la sabrosa carne del cocido, bacalao fresco o, por qué no, una buena combinación de verduras de temporada o una selección de tus quesos favoritos. ¡Irresistibles!

4. ¡Investiga nuevas frituras!

¡No son sanjacobos ni patatas todo lo que se fríe! ¿Has probado, por ejemplo, a rebozar el brócoli o la coliflor? Es una receta súper efectiva si lo que quieres es que los peques de la casa coman verduras. Otra de las recetas que puedes investigar son las tiras de boniato o yuca en lugar de las tradicionales patatas fritas. Son un complemento ideal a la carne y al pescado y algo muy típico en la gastronomía de los países caribeños.

Para el postre, puedes preparar slides de plátano macho que, combinadas con crema de cacao o mermelada, dejará a tus invitados con muy buen sabor de boca.

5. Practica una dieta equilibrada

Y ahora que ya sabes disfrutar plenamente de los fritos más saludables, solo te queda combinar estas delicias con otro tipo de alimentos que hagan tu dieta completa y equilibrada. Por ejemplo, una ensalada fresquita para acompañar tus croquetas de jamón o una pechuga de pollo a la plancha al lado de tus crujientes patatas fritas. Aquí te dejamos algunos otros consejos de alimentación que te ayudarán a comer de la forma más saludable posible sin renunciar a tus sabores favoritos.

El equipo editorial
Durante los últimos 20 años, la prioridad de Enfemenino consiste en amplificar las voces de las mujeres. A través de nuestros contenidos, vídeos y eventos, queremos animar a nuestras comunidades …
Puede interesarte