Inicio / Cocina / Cocina internacional / Crepes dulces y galletas de trigo sarraceno

Cocina

Crepes dulces y galletas de trigo sarraceno

por Elena Bonet Publicado en 23 de noviembre de 2009

Si la masa te sale demasiado espesa o te queda demasiado seca, y si los crepes que haces son muy sosos y parecen cartón… te contamos el cómo, el porqué y te desvelamos los ingredientes. Con nuestros trucos te saldrá una masa para chuparse los dedos.

Masa para crepes dulces. Receta de base (para 25 creps)
-1 l de leche
-4 huevos
-500 g de harina
-1 pizca de sal
Mezcla todos los ingredientes y añade la leche poco a poco para evitar que se formen grumos. Deja que la masa repose 30 minutos antes de cocinar los creps.

Las variantes (a la receta de base que acabamos de presentar)

Materia grasa añadida

Añade 100 g de mantequilla fundida o 5 cucharadas soperas de aceite. Los creps serán más gustosos y estarán más buenos.

Azúcar añadido

Añade 100 g de azúcar en polvo: va a gustos y según el amor que sientas por el azúcar.

Perfume

Cointreau, Grand-Marnier, ron, agua de azahar, extracto de vainilla... Todo es posible con 1-2 cucharadas soperas.

Líquido

Remplaza la mitad de la leche por cerveza, sidra, limonada o agua con gas si quieres que los creps sean más finos y ligeros.

Los huevos

Con las claras batidas a punto de nieve los creps te saldrán con una textura más ligera y serán algo más espesos. Cuantos más huevos, antes cuece la masa debido a su coagulación.

¿Qué cocinar con crepes?
Para dar variedad a esas noches de creps que acaban con la cuchara llena de mermelada en el pote de untar y con azúcar y demás polvos esparcidos por todo el suelo...

Pastel de creps

Pon los creps unos encima de los otros con algo de guarnición entre ellos. La ventaja es que podemos combinar varios sabores: pera/chocolate/avellanas, manzana/caramelo... Sírvelo en porciones como si se tratara de un auténtico pastel.

Creps enrollados

Rellena los creps con mousse de chocolate, nata y trozos de fruta y sírvelos enrollados y acompañados con un poco de coulis... ¡Nadie lo rechazará!

Limosneras

Coloca el relleno en medio del crep y ve cerrando los bordes como si fuera una pequeña bolsa. Para atarla utiliza un hilo de crep o regaliz. ¡Perfecto!

Pannequets

Rellena el crep y dóblalo como si fuera una cartera con los lados hacia adentro hasta conseguir un paquete rectangular. Conviértelo en un regalo atándolo con cintas de regaliz.

Tagliatelles dulces

¿Demasiado grandes? Corta el crep en tiras y sofríelas en un poco de mantequilla y azúcar. Flambea y ya tienes tus «tagliatelles de creps».

Versión salada...

Galletas bretonas o creps de trigo sarraceno (para 10 buenas galletas)
-350 g de harina de trigo negro (sarraceno)
-1 huevo
-75 cl de agua fría
-1 cucharada sopera de sal
Añade el agua a la sal y la harina y bate progresivamente. A continuación, echa el huevo batido a la mezcla y déjala reposar durante al menos 1 hora.

Las variantes (a la receta que acabamos de presentar)

Más ligera

Remplaza 1/5 de la harina de trigo negro por harina de trigo corriente y añade un poco de agua con gas.

Más espesa

Añade huevos y leche a ojo... con 500 g de harina podemos añadir hasta 6 huevos. En este caso no decores demasiado la galleta sino será excesivamente calórica.

La galleta bretona básica es la más apreciada, sin florituras, simple. Al cocerla se le irán formando pequeños agujeros.
Otras cocciones: haz los creps en una sartén muy muy caliente y con un poco de aceite. A continuación baja el fuego y cuando los bordes se despeguen de la superficie de la sartén dale la vuelta. Rellénalo y pliega los bordes hacia adentro antes de servir.
El toque bretón: no olvides añadir un poco de mantequilla sobre la galleta bien caliente antes de servirla.


¿Te han sobrado galletas? ¡Recíclalas!
Lasaña de creps

Es fácil: sólo tienes que sustituir las capas de lasaña por creps. Reduce la bechamel y añade un relleno precocinado. Calienta la lasaña en el horno durante 15 minutos a 180 °C (termostato 6).

Rollitos de creps

Cubre el crep con una capa de queso fresco, salmón o jamón y enróllalo. Córtalo a trozos y sírvelos con un palillo para picar. Están igual de buenos fríos que calientes (15 min. en el horno).

Pastel de creps salado

Igual que el pastel de creps dulce, se puede comer frío con rellenos frescos (aguacate, mayonesa, salmón ahumado...), o caliente: mételo en el horno a 180 °C (termostato 6) durante unos 15 minutos.


Consulta también:
El tiramisú
Preparar el caramelo

por Elena Bonet

Puede interesarte