Inicio / Cocina / Cocina internacional / La nata

Cocina

La nata

por Adeline Hanek Publicado en 13 de enero de 2010

Nata, nata líquida… ¡Un tipo de nata para cada cosa! Esta delicia a caballo entre la leche y la mantequilla se impone en sopas, salsas y postres. Descubre todo lo que se puede hacer con un poco de nata y degústala en nuestras recetas.

Los diferentes tipos de nata
La nata es el producto resultante del proceso de desnatado de la leche entera y contiene unos 30 g de materia grasa por cada 100 g de producto. Si dicho proceso se enriquece con fermentos lácteos, se obtiene la nata, ligeramente agria.
-Nata cruda: es un producto poco común que se encuentra en algunos mercados y en granjas. Sin pasteurizar contiene hasta un 40 % de materia grasa. Líquida se puede utilizar en salsas y chantillí.
-Nata líquida: también llamada “crema de batir”, es nata pasteurizada homogeneizada. La encontrarás en la sección de neveras pero también ultrapasteurizada (larga conservación). La nata líquida es la que deberás utilizar para la crema de batir y la chantillí.
-Nata espesa o nata doble: pasteurizada y enriquecida con fermentos lácteos que le aportan una textura más espesa y el sabor agrio que la hace tan característica. La utilizaremos para dar sabor a las salsas, las cremas, las quiches y los gratinados.
-Nata de Isigny: la única que cuenta con denominación de origen controlada. Es particularmente sabrosa.
-Nata ligera en materia grasa: la encontraremos fluida o espesa y con un 5-15 % de materia grasa. Cuanta menos grasa contiene más aditivos (almidón, emulsificantes) se le añaden para darle la untuosidad propia de la nata entera corriente.

Cocinar con nata
*Si la mezclas con huevos obtendrás la migaine, la base tradicional de la quiche. Puedes enriquecerla con tocino, dados de jamón, verduras cocidas y hacer una deliciosa tarta salada.
*En las salsas, se suele añadir al final de la cocción para no calentarla demasiado y que conserve todo el sabor. Una cucharada sopera de nata en la salsa de tomate resta acidez al conjunto.
*En los gratinados, la nata batida con un huevo puede ser un gran sustituto de la bechamel.
*La mitad de un yogur, un poco de nata, un puñado de hierbas frescas: la salsa ideal para las verduras crudas, el salmón, etc.
*En los postres es mucho más rica que la leche y da una esponjosidad incomparable, por ejemplo, a los pastelitos de cerezas.
*Hay postres calientes que saben especialmente bien con nata: como la tarta Tatin tibia.
*Montada o con azúcar es una acompañante estupenda de los frutos rojos: fresas con nata, frambuesas… Un instante realmente sabroso para los más golosos.

¿Cómo hacer Chantilly?
La nata batida no lleva azúcar, la chantillí, en cambio, es nata batida con azúcar y aromatizada con vainilla.
Consulta nuestra ficha práctica de chantillí para conseguir elaborarla con éxito.

Y además:
La carbonara
La leche de vaca

por Adeline Hanek

Puede interesarte