Inicio / Cocina / Cocina internacional / Hay un pesto para cada ocasión, ¿quieres descubrir sus recetas?

Cocina

Hay un pesto para cada ocasión, ¿quieres descubrir sus recetas?

por Laura Sutil Creado en 2 de septiembre de 2016
79 compartidos
© iStock

¿Cómo crees que sabría un pesto elaborado con pistacho? ¿Y si sustituimos la albahaca por perejil? Le damos la vuelta a la clásica receta genovesa para mostrarte 4 combinaciones más que te prometemos que no te dejarán indiferente y además darán un toque muy especial a tus platos de pasta. ¡Descúbrelas!

¿Hay alguien es este mundo a quien no le guste el pesto? Es la pregunta que nos hacemos cada vez que probamos esta deliciosa salsa de origen italiano perfecta para acompañar la pasta, la pizza o, sencillamente, una tostada. Nos encanta la intensidad de su sabor y, aunque no se trata del acompañante más ligero del mundo, no pensamos renunciar a darnos este capricho de vez en cuando.

Más allá de la salsa clásica, elaborada con albahaca fresca, aceite de oliva, ajo, sal y queso parmesano, te descubrimos otras 4 variedades que pueden encajar con tus platos de pasta pero también son ideales para dippear con crudités o diferentes tipos de panecillos. ¡Estamos seguras de que caerás rendida a sus encantos como lo hemos hecho nosotras! De momento te abrimos el apetito con nuestros 20 platos de pasta favoritos, que es un buen comienzo:

Descubre: 20 recetas con pasta para viajar a Italia desde tu cocina
¿Sabes cómo preparar tus recetas de pasta más deliciosas? © iStock

Algunas consideraciones sobre el pesto

A la hora de preparar pesto casero debes tener en cuenta algunas consideraciones a la hora de conservarlo. Por ejemplo, si vas a consumirlo en las 24 horas siguientes a su preparación, lo más adecuado es que lo viertas en un bol y lo tapes con papel de film transparente que roce la superficie de la salsa.

Si has hecho una cantidad abundante, otra opción es que lo conserves durante una o dos semanas en el frigorífico, guardándolo en un envase de vidrio perfectamente esterilizado. Eso sí, antes de consumirlo revisa que se encuentre en buenas condiciones.

Otra de las recomendaciones que queremos darte es que a la hora de consumirlo como acompañamiento de la pasta, diluyas la salsa con un poquito del agua que has utilizado en la cocción. Así no tendrá un sabor tan intenso y su textura será mucho más ligera y, por lo tanto, se integrará mejor con la pasta.

Pesto de pistacho

Ingredientes:

  • 50 g de queso parmesano
  • 180 g de pistachos pelados sin sal
  • 150 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 2 hojas de perejil fresco
  • Medio diente de ajo
  • Sal
  • Pimienta negra molida


Modo de elaboración:
Como sabes, preparar el pesto es muy sencillo. Tan solo tienes que utilizar una batidora potente y mezclar todos los ingredientes. La idea es que el resultado sea una salsa espesa. Puedes probar y rectificar de sal una vez que tengas batidos todos los ingredientes.

Pesto de tomates secos

Ingredientes:

  • 50 g de queso parmesano
  • 30 g de almendras crudas sin piel
  • 150 g de tomates secos en aceite escurridos
  • 20 g de albahaca fresca
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Una pizca de pimentón picante
  • Un diente de ajo


Modo de elaboración:
Volvemos a colocar todos los ingredientes en un batidora potente y trituramos. Debes tener en cuenta que la consistencia de este tipo de pesto es más densa que la del tradicional. Además, no importa si no tiene una textura muy fina. De hecho, se caracteriza por tener esos grumos de tomate y trozos de frutos secos.

Pesto de almendras

Ingredientes:

  • 80 g de queso manchego
  • 150 g de almendras crudas sin piel
  • 10 hojas de salvia fresca
  • Nuez moscada
  • Pimienta negra recién molida
  • 200 ml de aceite de girasol


Modo de elaboración:
Juntamos todos los ingredientes en el vaso de la trituradora y batimos a máxima potencia hasta conseguir una textura homogénea y fina.

Pesto de requesón y nueces

Ingredientes:

  • 100 g de queso parmesano
  • 60 g de nueces peladas
  • 150 de requesón escurrido
  • 50 ml de leche
  • 50 ml de aceite de girasol


Modo de elaboración:
Trituramos todos los ingredientes juntos hasta obtener una masa homogénea. La consistencia de este pesto es bastante espesa, así que recuerda el pequeño truco que te hemos contado y dilúyela con un poco del agua que has utilizado para la cocción de la pasta.

Y después de ver esta última receta perfecta para amantes del queso, ¿qué te parece probar con nuestro test?

Y además:
¡No es pasta todo lo que reluce! Descubre el universo de los quesos italianos
¡Viva la pasta! 10 situaciones que solo una pasta adicta entiende

79 compartidos