Inicio / Psico / Consejos / Estos son nuestros consejos básicos para sobrevivir al multitasking

© El diablo viste de Prada
Psico

Estos son nuestros consejos básicos para sobrevivir al multitasking

por Redacción enfemenino Publicado en 30 de enero de 2017

La mayoría de nosotras dominamos a la perfección el arte de la multitarea o multitasking, pero ¿es eso bueno para nuestra salud? Analizamos este fenómeno y descubrimos cuáles son los mejores tips para sobrevivir a esta situación de estrés.

Los últimos estudios en Neurociencia, están empezando a mostrarnos los estragos para nuestra mente, de esta nueva “epidemia” que supone estar permanentemente conectados y haciendo mil cosas a la vez para resolver la imposible conciliación laboral y familiar. Estos estudios demuestran que si tu cerebro está cansado tu salud empeora.

Descubre: Frases zen para relajarte

25 frases zen que acabarán con el estrés © Wild

Gracias a la tecnología en imágenes, los expertos están evidenciando la fatiga a la que sometemos diariamente a nuestros cerebros. Estas investigaciones no apoyan que el multitasking represente ninguna ventaja para la salud de las personas. Al contrario, nuestro cerebro sufre y ese hecho es altamente perjudicial para nuestra salud.

Primero para que el cerebro funcione óptimamente, necesita que “le llegue el riego” es decir que funcione sin interferencias de vértebras mal posicionadas que dificultan el paso de la información médula-cerebro.
Después, necesita focalizar su completa de atención a una actividad cada vez. De hecho, cuanto más multitarea eres, mayor es la propensión al error y mayor es la caída de tu eficiencia.

¿Alguna vez has enviado un WhatsApp o un correo electrónico a la persona equivocada y luego has tenido que perder el tiempo y la energía para disculparte? ¿Comes mientras contestas los mensajes? ¿Llamas a tu madre mientras se calienta la cena y los niños se ponen el pijama? ¿Haces informes para adelantar trabajo cuando los niños duermen, quitándote horas de sueño?

Nuestro cerebro necesita descansar preferentemente de once de la noche a siete de la mañana para que le dé tiempo a mandar todas las órdenes de reparación diaria que necesita nuestro organismo. Cuando dormimos poco, se ralentiza nuestro tiempo de reacción, pensamiento analítico y focalización. La fatiga causa un aumento en la irritabilidad y el mal humor, y nos hace más propensos a reaccionar de un modo emocional alterado más que lógicamente y calmado. Empezamos a depender de la cafeína y del azúcar, que nos dan una energía momentánea, para caer en picado a las pocas horas. La privación crónica del descanso pone en riesgo el sistema nervioso y empiezan a fallar los sistemas de auto regulación haciéndonos más propensas a padecer diabetes tipo 2, depresión, ansiedad y obesidad.

Cómo sobrevivir al Multitasking

Prioriza el autocuidado. La comida es el combustible que necesitas para tener energía. Come cosas saludables que te mantengan nutrido y te den la energía que necesitas. Consulta con un buen endocrino o naturópata para que te diseñe un plan nutricional adaptado a tu edad, y a tus necesidades energéticas y mentales. Aquí te dejamos algunos consejos que pueden resultarte útiles:

Descubre: Consejos de alimentación para tener un peso saludable

Consejos de alimentación saludable © iStock

Haz que tu sistema nervioso esté optimizado. Los ajustes quiroprácticos hacen que no tengas interferencias entre la médula espinal y tu cerebro. Eso rejuvenece, aumenta tu capacidad de resistencia al estrés, relaja tu sistema simpático, y te da clarividencia para mejorar la gestión del tiempo.

Planifica tu semana. Ten una agenda semanal a la vista y no sobrecargues tus días. Cada semana tienes que reservar espacio para lo corriente y para lo imprevisto. También espacio para ti misma, para algún evento social, o para hacer algo que te guste. Tú debes convertirte en tu prioridad, para que puedas llegar a todo sin necesidad de hacer siete cosas a la vez. Planificar nos deja improvisar, porque solo tenemos que cambiar una cosa por otra.

Que dormir ocho horas sea tu hábito sagrado. Apaga toda la tecnología una hora antes de irte a dormir. Coge un buen libro y lee. O una libreta y escribe lo bueno que has hecho hoy. O busca en YouTube alguna meditación guiada y practícala. Deja la tecnología fuera del dormitorio. Que este sea tu santuario de paz y relax, sin televisión, ordenador o teléfonos.

Busca unas horas específicas para conectarte. No respondas a mensajes ni llamadas externas mientras comes, tienes reuniones o conduces.

Concéntrate en hacer una cosa después de la otra. Ahora que está tan de moda el Mindfulness, que sólo es estar presente haciendo lo que haces, practica centrar tu atención en una sola cosa cada vez. Verás que al final del día no estás tan agotada.

Dedica franjas horarias a las cosas que requieran más energía. Cada una de nosotras tiene su propio reloj biológico, aprovéchalo para repartir las cosas que te son más fáciles de hacer de las que necesitan que les prestes toda tu atención.

Bebe al menos 2 litros de agua al día. Las neuronas, tus articulaciones y tus sistemas necesitan estar hidratados para poder funcionar bien y con claridad. Si no bebes agua y sólo tomas diuréticos, como el café o el , la sensación de cansancio y la nebulosa mental se instalarán en tu día a día. Aprende a beber en cuanto te levantas para limpiar tu organismo, al igual que te das una ducha externa, también la necesitamos interna. Continúa bebiendo cada vez que estés cansada y durante todo el día, aunque no tengas sed.

Camina. Levántate de la silla cada hora y camina por el pasillo moviendo los brazos estilo militar. El ejercicio cruzado activa el sistema nervioso y nos hace más eficaces, así que trabajaremos más rápido y no tendremos que hacer varias cosas a la vez para llegar a tiempo.

Hubo una época en la que ser superwoman estaba de moda. Ahora hemos visto las consecuencias desastrosas que eso supone para nuestra salud. Nuestro cerebro necesita el descanso de dejar de procesar información continuamente y eso sólo lo podemos hacer dejando descansar la tecnología que nos rodea, con el pretexto de hacernos más eficaces. Es cierto que nos ayuda, pero debemos aprender a ponerla a nuestro servicio y no al revés.

Estar bien ajustado nos ayuda a centrarnos, focalizarnos en una cosa cada vez y nos rejuvenece. El descanso, la nutrición, la hidratación y el ejercicio moderado nos renuevan y hace que nos afecten menos las distracciones.

No camines mirando el teléfono. Camina disfrutando del paisaje, de los colores, de los olores. Paradójicamente si te tomas el tiempo de disfrutar de la vida, serás más eficaz porque volverás al trabajo renovada y despierta, con un cerebro dispuesto a focalizarse sin distracciones ¡empieza hoy mismo para tener un año distinto!

Articulo elaborado en colaboración con Roser de Tienda, doctora quiropráctica con especialidad en salud de la mujer y los niños.

Y además:
El Síndrome del Impostor, ¿sabes de qué se trata?
¿Crees que te conoces a ti misma? ¡Descúbrelo con estos tips!

por Redacción enfemenino