Inicio / Psico / Consejos / 12 cosas por las que nunca deberíamos pedir perdón

Psico

12 cosas por las que nunca deberíamos pedir perdón

por Laura Sutil Creado en 16 de febrero de 2016
12 cosas por las que nunca deberíamos pedir perdón© Sexo en Nueva York

Hay personas a las que les cuesta mucho pedir perdón y otras, en cambio, que siempre tienen motivos para sentirse culpables por algo. Hoy te invitamos a que te quites todo ese peso de encima y dejes de pedir perdón por esas pequeñas cosas que te hacen algo más feliz. ¡Toma buena nota!

"La belleza comienza en el momento en el que empezamos a ser nosotras mismas". La mismísima Coco Chanel enunciaba esta frase como un grito de guerra y una llamada a la libertad de las mujeres. Y aunque es cierto que a veces las presiones sociales, la familia o los amigos acaban moldeándonos y no dejándonos actuar como realmente queremos, estamos dispuestas a llevar a cabo un cambio.

Muchas veces terminamos pidiendo perdón simplemente por actuar como nos apetece y no dejamos llevar por las influencias que hay a nuestro alrededor. Para que jamás vuelvas a arrepentirte de lo que no debes, a continuación te damos nuestras 12 razones para no pedir perdón por ser fieles a nosotras mismas.

1. Por ser como quieres y no como quieren

Estamos hartas de oír noticias sobre modelos con sobrepeso que rompen moldes y ver al mismo tiempo desfiles en los que las modelos lucen una excesiva delgadez. En este mundo que tanto nos presiona por nuestro aspecto físico, te sugerimos que dejes de pedir perdón por esos kilos de más (o de menos) y que no permitas que nadie juegue con tu autoestima hablando de este tipo de temas.

Si te sientes bien contigo misma, conseguirás que todos te vean espectacular y si no te lo crees, mira a estas mujeres mostrando su mejor 'yo' en estas campañas publicitarias:

Descubre: Mujeres reales: las campañas publicitarias que reivindican la belleza natural
Mujeres reales: las campañas publicitarias que reivindican la belleza natural © Getty

2. Por no hacer algo que no te apetezca

¿Cuántas veces te has sentido en el compromiso de ir a una fiesta de cumpleaños o de hacer un regalo al que no le veías ningún sentido? No dejes que nadie te diga lo que debes hacer en ningún momento y, sobre todo, no pidas perdón si ir en contra de la mayoría es lo que te hace realmente feliz.

3. Por ignorar de vez en cuando los mensajes de Whatsapp

Si apartas la vista del móvil, verás que hay todo un mundo ahí fuera, así que vuelve a disfrutarlo como cuando eras pequeña. Aléjate del móvil al menos durante un día y no digas 'lo siento' por no haber contestado los mensajes de Whatsapp. Quien realmente necesite algo importante, sabrá donde puede encontrarte.

4. Por alejarte de la gente que no te aporta nada

Llega un momento de nuestra vida en el que tenemos que dejar atrás a esas personas que no nos están aportando nada positivo y comenzar de cero sin ellas. Es como dejar atrás un lastre que no nos permite avanzar. ¡Suéltalo y a volar!

5. Por no enamorarte de la persona adecuada

A veces tiramos piedras sobre nuestro propio tejado cuando nos enamoramos de una persona que no nos corresponde o de alguien que nos está haciendo daño. Deja de darle explicaciones al mundo y decir 'lo siento'. Solo tienes que quitarte la venda de los ojos y dar un paso al frente para empezar de cero. ¡Hay mucho amor esperando por ti!

6. Por pensar en ti

Muchos pensarán que te estás comportando como una egoísta. Lo que ellos no saben es que no te importa y que en este momento de tu vida te vas a dedicar a pensar en ti, solo en ti.

7. Por dedicar tu vida a algo que realmente te llena

No hay profesiones de mujeres ni de hombres y, por eso, evita dar explicaciones la próxima vez que alguien te pregunte a qué te dedicas y tras oír tu respuesta, se quede sorprendido. Recuérdale que una de las cosas más maravillosas de la vida es dedicarte a lo que te gusta y que, por suerte, tú lo haces.

8. Por no ser siempre una mujer perfecta

Ser perfeccionistas y críticas con nosotras mismas está bien pero deja de agachar la cabeza y decir 'lo siento' cada vez que tengas un pequeño tropiezo. Quien te quiere, lo hará con tus defectos y también con tus virtudes que, por cierto, son muchas.

9. Por pasar un día sin hacer nada

A veces nos sentimos terriblemente culpables por pasar la tarde del domingo metidas en casa, remoloneando en el sofá, viendo la tele o leyendo un libro. Sin embargo, qué maravilloso es pasar un ratito con nosotras mismas, ¿verdad?

10. Por tener días malos

A todas nos pasa. Hay días en los que nos levantamos sin ganas de ir al trabajo o de llevar a los niños al cole y preferimos que nadie nos dirija la palabra si nuestro interlocutor no quiere comenzar a discutir de buena mañana. Pero, ¿vamos a pedir perdón por ello? ¡De ninguna manera! Tú también tienes derecho a tener un mal día.

11. Por no tener sentido del ridículo

Te da igual llamar la atención por tu forma de vestir o por estar bailando a lo loco en medio de la discoteca un sábado por la noche. Sabes dejarte llevar y eso no es algo que todo el mundo puede decir así que, enhorabuena y ve por ahí con la cabeza bien alta.

12. En definitiva, por ser tú misma

Ahora que ya has decidido que vas a empezar a ser fiel a ti misma, te proponemos que hagas este divertido test para descubrir qué parte de tu personalidad te convierte en una mujer atractiva.

​Y además:
8 trucos infalibles para levantarte de buen humor cada mañana
12 pequeños geston que nos hacen la vida más feliz