Inicio / Maternidad / Embarazo / 21a semana: quinto mes de embarazo

Maternidad

21a semana: quinto mes de embarazo

por Redacción enfemenino Creado en 15 de enero de 2017

Comienza tu 21a semana de embarazo, 23 semanas de amenorrea (SA) y te encuentras justo en el quinto mes de tu embarazo. Te contamos todo lo que necesitas saber.

Salud de la madre

Para solucionar algunos problemas que ocurren durante el embarazo, las mujeres recurren a los llamados médicos “suaves”. Si optas por la homeopatía, ten especialmente cuidado con las preparaciones a base de “tintes madre” que contengan alcohol. Además, ciertos productos que se venden en las farmacias sin receta, contienen una combinación de productos homeopáticos y de los clásicos medicamentos. ¡Estos últimos, pueden poner en riesgo el embarazo!. Consulta con el farmacéutico.

Atención también a la fitoterapia. Todas las plantas no son necesariamente inofensivas. La acupuntura también puede ser una buena solución, especialmente en la preparación para el parto. En todo caso, comenta con tu ginecólogo o matrona.

Video por Elvira Sáez

Desarrollo del bebé

Los cinco sentidos del feto se van desarrollando progresivamente. En el 5º mes de embarazo, es muy probable que el futuro bebé pueda percibir los sonidos ya que el oído empieza a formarse a las 8 semanas.
En el cerebro se forma una pequeña bolita que crecerá y constituirá los elementos neurológicos del oído interno. La anatomía del oído y su funcionamiento son muy complejos. Está compuesto del oído externo (pabellón y tímpano), el oído medio constituido por pequeños huesecillos que transmitirán los sonidos, y el oído interno, capaz de transformar las ondas sonoras en transmisiones nerviosas que llegarán al cerebro para que sean analizados. En principio, en los próximos días, tu bebé ya podrá empezar a percibir tu voz y, progresivamente, ésta irá formando parte de su entorno familiar.

Consejos para este mes de embarazo: precauciones cotidianas

Consejos para no engordar
Ten cuidado con engordar demasiado. Experimentarás ciertos antojos (cuyo origen los médicos aún no han podido explicar) y algunas nuevas emociones, que pueden despertar los reflejos alimentarios. La futura mamá, bajo la influencia de las emociones, la angustia e incluso la euforia, tendrá tendencia a comer más.

Náuseas, cansancio… son otros factores que hacen difícil la identificación alimentaria. Por otra parte, algunas mujeres, que controlaban hasta este momento su peso, se sienten más libres para comer durante el embarazo. Se encuentran menos inhibidas e inconscientemente, se imponen menos reglas. Algunas equivalencias para cubrir todas tus necesidades sin que tengas que excederte:

Proteínas: de 1 a 2 raciones al día:
175 g de pescado = 125 g de carne magra = 85 g de pollo, vaca, cerdo = 2 lonchas de jamón = 125 g de pescado graso = 100 g de pescado en conserva = 2 huevos = 2 porciones de queso fresco 0 % MG + 1 huevo o + 25 g de queso.

Glúcidos: de 1 a 2 raciones al día (en función de tu ganancia de peso):
150 g de fécula = 3 patatas de tamaño mediano = 3 cucharadas soperas de puré = 6 cucharadas soperas de pasta, de legumbres o maíz= 1 lata de guisantes.

Verduras: 2 raciones al día:
Todas las que quieras: alcachofas enteras, espárragos, berenjenas, champiñones, palmitos, col, apio, pepinos, remolacha, endivias, zanahorias, espinacas, pimientos, lechuga… Limita los guisantes, las coles de Bruselas y el aguacate.

Frutas: 2 frutas al día:
>1 plátano = 1 compota sin azúcar = 3 dátiles = 1 vaso de zumo de fruta = 1 ensalada de fruta sin azúcar = 80 g de uvas (de 10 a 15 uvas )= 2 kiwis = 2 mandarinas = 1 naranja = 1 manzana = 1 pera = 150 g de piña.

Lípidos: 2 raciones al día:
>1 cucharilla de aceite, mantequilla o margarina = 2 cucharillas de nata = 4 cucharillas de nata light = 1 cucharillas de mayonesa o vinagreta.

Lácteos: 2 raciones al día:
>1 yogurt = 25 g de queso = 200 ml de leche descremada = 100 g de queso blanco = 2 petitsuis = 1/8 de queso camembert.

Descubre: ¿Qué alimentos puedo comer durante el embarazo?
Muesli © iStock

Ten en cuenta:
- No hay ningún alimento que tengas que eliminar del todo. Ten cuidado con los azúcares de rápida absorción (golosinas, bollos, confituras…) que pueden provocar crisis de hipoglucemia o despertar aún más el apetito. Evita la piel del pollo y la grasa de la carne, los fritos y los quesos muy grasos.
- Cuida el desayuno, ¡es la comida más importante del día!
- Si tienes sobrepeso, no consumas más de dos frutas al día.
- El cuerpo de las embarazadas tiende a acumular grasa con más facilidad. Si combinas tu dieta con algo de ejercicio ¡mejor que mejor!
- Date algún capricho a la semana. Y sé juiciosa: si te comes una hamburguesa con patatas un día, intenta comer ligero al día siguiente.

¡Mi lista de recordatorios!

Pensar en pedir cita en el dentista.
Prueba voluntaria de la amniocentesis.
Anunciar tu embarazo a tu jefe.
Pedir la cita para la tercera ecografía.