Inicio / Maternidad / Embarazo / 33a semana: octavo mes de embarazo

Maternidad

33a semana: octavo mes de embarazo

por Redacción enfemenino Creado en 15 de enero de 2017

Comienza tu 33a semana de embarazo, 35 semanas de amenorrea (SA) y te encuentras justo en el octavo mes de tu embarazo. Te contamos todo lo que necesitas saber.

Salud de la madre

La acupuntura está considerada por algunos médicos y parteras como un activo real al final del embarazo. Esta disciplina china puede ser una buena preparación para el parto y reduciría el tiempo del parto. Algunos puntos estimulados por las agujas, permitirían darle la vuelta al feto cuando no está en la posición idónea. Pero cuidado, algunos puntos están prohibidos durante el embarazo. Este tratamiento debe ser realizado por profesionales que tienen experiencia en este campo.

Descubre: Nombres inspirados en el mar y la naturaleza para bebés
Nombres de bebés inspirados en la naturaleza © Pinterest

Desarrollo del bebé

El corazón de tu bebé tiene prácticamente su forma definitiva. Pero la circulación cardíaca no llegará hasta el nacimiento: existe una comunicación entre la parte izquierda y derecha del corazón que desaparecerá una vez el bebé haya nacido. Su corazón es rápido: entre 120 y 150 pulsaciones por minuto.

A lo largo del parto, verás un monitor que controlará diferentes parámetros, como el ritmo cardíaco de tu bebé. No te preocupes: las variaciones de su ritmo durante el parto estarán perfectamente vigiladas. De hecho, durante las contracciones, su ritmo se ralentiza... ¡es normal! Si su ritmo se ralentiza mucho y durante más tiempo de lo necesario, el ginecólogo intervendrá para facilitar el parto.

Video por Elvira Sáez

Consejos para este mes de embarazo: precauciones cotidianas

Estar en cama hasta el final del embarazo
​Si te han prescrito reposo absoluto hasta el parto, ¡no pierdas los ánimos!

Pero, ¿por qué debo permanecer en cama?
El médico puede mandarte estar en cama cuando las contracciones se repiten a menudo, si el cuello del útero se ha modificado, si la bolsa de líquidos se rompe o si existe placenta previa (muy baja). Según tu estado, tendrás que reposar de una forma más o menos intensa en cama para evitar que el peso del feto sobre el cuello del útero. En casos de retraso en el crecimiento del feto y de hipertensión arterial se ha comprobado también que el reposo prolongado mejora la circulación sanguínea de la madre y del bebé. Además estará mejor alimentado.

Consejos para períodos de reposo
- No tienes por qué quedarte en la habitación. Ponte en el salón, que quizá te sea más agradable.
- Mantén cerca todo aquello que te pueda ser útil (listín telefónico, teléfono, medicamentos, papel y bolígrafo, botella de agua, ordenador…)
- Si te tumbas de lado, mejor del izquierdo: estira la pierna y dobla la derecha como haciendo un “4”. Esta posición favorece el riego sanguíneo hacia el corazón.
- Si tienes que estar hospitalizada, lleva a la habitación un poco de tu hogar: fotos, música…

¡Mi lista de recordatorios!

Principio de la baja por maternidad. Enviar un certificado a tu empresa.
Preparar la maleta
Séptima cita obligatoria al ginecólogo
Atención: Visita rutinaria al médico para una posible provocación del parto