Inicio / Maternidad / Embarazo

Maternidad

Embarazo y confinamiento: las preguntas más frecuentes de las mamás

por María Viéitez Creado en 6 de abril de 2020
Embarazo y confinamiento: las preguntas más frecuentes de las mamás© GettyImages

El cambio de hábitos y rutina puede generar muchas dudas e inquietudes, más aún cuando el encierro se combina con un embarazo. ¿Cómo repercute el confinamiento en la gestación? Esto es todo lo que necesitas saber.

A día de hoy, todavía hay quienes encuentran dificultades para acostumbrarse a la vida en casa. En un abrir y cerrar de ojos, hemos tenido que adaptar al hogar nuestra rutina laboral o de estudios, la rutina de ejercicio y nuestros ratitos de desconexión. Tareas que pueden ser incluso más complicadas para las mujeres embarazadas.

A este inexorable cambio de hábitos se suman, por otro lado, el flujo constante de información al que estamos sometidos y la falta de certezas acerca de hasta cuándo se prolongará el encierro. Esta combinación, de no gestionarse adecuadamente, puede generar estrés y ansiedad, sensaciones muy poco recomendables durante un embarazo. Entonces, ¿cómo deben las mujeres gestantes hacer frente al confinamiento?

A continuación, recogemos algunas de las preguntas más frecuentes de las mamás relativas al confinamiento, a los cambios en el seguimiento de los embarazos y las maneras en que puede afectarles.

Video por Patricia Álvarez

¿Afecta el confinamiento a los métodos de seguimiento de mi embarazo?

Las medidas encaminadas a frenar la cadena de contagios incluyen, entre otras, el aplazamiento de citas y revisiones médicas no urgentes. Por eso, con el objetivo de evitar el colapso de hospitales y clínicas, así como para prevenir posibles contagios, es preciso que las mujeres embarazadas solo acudan a su clínica en los casos que sea imprescindible. Será el profesional de la salud responsable del seguimiento de tu embarazo quien determine qué citas requieren que te desplaces a las instalaciones hospitalarias y cuáles se pueden resolver a través de una llamada telefónica –por ejemplo, cuando tengan que comunicarte el resultado de unos análisis.

En este sentido, es fundamental que confíes en el equipo médico, que contactes con ellos siempre que necesites resolver tus dudas y, sobre todo, que sigas sus instrucciones.

¿Qué medidas se deben seguir en casa durante el confinamiento?

El confinamiento domiciliario debe combinarse con algunas medidas –algunas de ellas higiénicas– que debemos poner en práctica en casa, para proteger la salud de la madre y el niño.

  • Lávate las manos con frecuencia y concienzudamente. Utiliza agua y jabón y, adicionalmente, alguna solución alcohólica cuando vuelvas a casa después de haber salido a la calle. Además, evita tocarte el rostro sin haberte lavado las manos previamente. También cuando estés en casa.

  • Mantén la casa limpia y ventila con frecuencia. Es fundamental que durante estos días en los que pasamos tanto tiempo en casa, nos sintamos cómodos. Puedes aprovechar para cambiar la disposición del salón o las habitaciones. Además de servirte como entretenimiento, este cambio de aires puede sentarte muy bien.
  • Si trabajas o estudias en casa, mantén limpio y ordenado el lugar de trabajo. Te servirá para adaptarte mejor a esta rutina y facilitará la concentración.
  • Evita pasar todo el día en pijama. ¿A quién no le gusta sentirse guapa? Aunque te dé pereza, arreglarte para estar en casa puede marcar una gran diferencia en la manera de pasar el confinamiento.

¿Y si me pongo de parto durante el confinamiento?

Si la rotura de aguas se produce estando en casa durante el confinamiento, deberás, en primer lugar, llamar a la clínica donde se está haciendo el seguimiento de tu embarazo para informarles. Si los primeros síntomas del parto son leves, es probable que te indiquen por vía telefónica que permanezcas en tu domicilio durante esa primera fase. En el momento en que debas desplazarte al hospital, es preferible que lo hagas en transporte privado.

¿Cómo afectará a la calidad de mi sueño?

El insomnio y las dificultades para conciliar el sueño son síntomas que experimentan muchas futuras mamás, sobre todo durante el tercer trimestre de embarazo. Estos problemas pueden afectar seriamente a la rutina de la mamá, ya que el buen descanso es fundamental durante la gestación. Durante el confinamiento, estas dificultades pueden verse acrecentadas por tres factores enumerados por la Sociedad Española de Sueño (SES): la exposición reducida a la luz natural, la reducción de la actividad física y la pérdida de las rutinas diarias.

Por eso, es probable que durante estos días experimentes numerosos despertares durante la noche y que te sientas cansada nada más despertar. En definitiva, tus horas de sueño y la calidad de las mismas se pueden ver reducidas.

¿Cómo cuidar de mí y de mi bebé estando en casa?

Para cuidar de tu salud y garantizarle a tu bebé un óptimo desarrollo, es fundamental que durante estos días sigas una dieta saludable, completa y equilibrada rica en vegetales, fruta fresca, frutos secos y vitaminas. Además de esto, es recomendable que dediques unos minutos cada día a la actividad física –preferiblemente, deportes de bajo impacto. Puedes optar por ejercicios de flexibilidad y movilidad que te ayuden a relajarte, como el yoga y el pilates. Estas actividades, por otro lado, pueden ser de gran utilidad para lidiar con las preocupaciones, el estrés y la ansiedad que puede generar el confinamiento. Además de estos, te dejamos algunos consejos que puedes seguir para adaptarte lo mejor posible a esta nueva rutina:

1. Piensa en los aspectos positivos del confinamiento. Estos días tienes más tiempo para disfrutar de ti misma, de los tuyos y de tu embarazo. Para conseguirlo, busca ratitos de ocio e incrementa el tiempo que dedicas a realizar actividades con las que disfrutas.

2. Sigue una rutina diaria en la medida que sea posible. Mantener cierta estabilidad nos ayudará a adaptarnos mejor al confinamiento. Así, es recomendable que respetes los horarios de las comidas, del sueño y de la actividad física.

3. Si es necesario, dedica más tiempo que antes a relajarte. Puedes hacerlo cocinando, escuchando música o tu podcast favorito, haciendo ejercicio, leyendo o meditando. No importa cómo, pero trata de optimizar el tiempo y reserva un rato cada día para desconectar y conectar contigo y tu bebé.

4. Mantén el contacto con familiares y amigos y siéntete libre de hablar con ellos sobre las cosas que te preocupan o inquietan. Durante estos días de aislamiento, es fundamental que sigamos cuidado nuestras relaciones sociales y nos comuniquemos.

5. Evita los conflictos con las personas con las que convives. Es común que el confinamiento provoque irritabilidad, un sentimiento que, sumado al estrés, deriva fácilmente en un conflicto. Por eso es importante que tratemos de ser empáticos y comprender que el encierro es complicado para todos. Así, si presientes que se está gestando una discusión, es preferible que trates de solucionarlo de forma calmada con la otra persona implicada antes de que estalle.

Y, sobre todo, recuerda que cuidar de ti es la mejor manera de cuidar de tu bebé.

Descubre: ¡Pásate a lo natural! 30 superalimentos para una vida más saludable
30 superalimentos para una vida más saludable © Getty

Y además:
Embarazo y lactancia en la crisis del coronavirus, ¿cómo hacerle frente?
Falsos mitos sobre la lactancia materna
¿Cómo puede afectar el confinamiento al embarazo?

María Viéitez
María es redactora digital y de contenidos de actualidad en enfemenino, y tiene claro que la comunicación es lo suyo. Seducida por la lectura, la escritura y las ganas de …