Inicio / Maternidad / Embarazo / Hemorroides en el embarazo: causas comunes y cómo prevenirlas

Maternidad

Hemorroides en el embarazo: causas comunes y cómo prevenirlas

por Patricia Gonzalez Creado en 11 de noviembre de 2019
100 compartidos

¿Desde que estás embarazada tienes miedo al momento de ir al baño? Hoy te contamos las causas más comunes de hemorroides en el embarazo y cómo puedes prevenirlas.

Las mujeres embarazadas que padecen estreñimiento suelen ser más propensas a desarrollar hemorroides.

Las hemorroides son venas hinchadas en el recto y ano, una dolencia bastante frecuente durante el embarazo, sobre todo durante el tercer trimestre donde el útero, por el peso, ejerce presión sobre las venas.

No vamos a engañarte, tener hemorroides es molesto e incluso doloroso. También pueden picar e incluso sangrar, especialmente durante o después de defecar.

Durante el embarazo, mientras tu cuerpo está pasando por todo tipo de cambio físico, las hemorroides pueden convertirse en un invitado no deseado. La buena noticia es que no son perjudiciales, ni para tu salud ni para la de tu bebé. A corto plazo no supone más que un dolor localizado, sin embargo, y aunque durante el parto pueden empeorar, generalmente suelen desaparecer por sí solas.

Ten en cuenta que contraer hemorroides por primera vez en el embarazo es muy usual, aunque si has padecido su presencia antes, es probable que vuelvas a tenerlas cuando estés embarazada.

Video por Patricia Álvarez


¿Por qué me salen hemorroides durante el embarazo?


A lo largo de los meses, a medida que el bebé crece, el útero se agranda y comienza a presionar contra la pelvis. Este continuo crecimiento ejerce mucha presión sobre las venas que se encuentran cerca del ano y el recto, venas que pueden hincharse y doler.

La hormona de la progesterona aumenta durante el embarazo y también puede contribuir al desarrollo de hemorroides al relajar las paredes de las venas y hacerlas más propensas la hinchazón. El aumento del riego sanguíneo, que agranda las venas, también puede contribuir al crecimiento de hemorroides.

Además de estos dos factores principales, existen otras tres causas adicionales que pueden propiciar la aparición de hemorroides en el embarazo:

  • Mantenerse sentado o de pie durante largos periodos de tiempo

  • Hacer demasiado esfuerzo al ir al baño

  • Esforzarse al llevar peso extra durante el embarazo


La relación entre el estreñimiento y las hemorroides en el embarazo


Como decíamos antes, las hemorroides son mucho más comunes en las mujeres que experimentan estreñimiento. De hecho, hasta un 38 por ciento se estriñe en algún punto del embarazo, según la investigación publicada en la BMJ Clinical Evidence.

Cuando el útero crece no solo ejerce presión sobre las venas, también sobre el intestino. Además, algunos suplementos como el hierro, pueden causar que el tránsito se complique, contribuyendo también al estreñimiento. Finalmente, las hormonas durante el embarazo también ralentizan el movimiento de los alimentos por el tracto digestivo, haciendo más probable el estreñimiento y, por tanto, las hemorroides.


¿Cómo puedo prevenir las hemorroides durante el embarazo?


Las hemorroides, como casi todas las dolencias, son una causa-efecto de nuestro cuerpo. Para prevenir su aparición durante el embarazo, lo primero que debemos prevenir es el estreñimiento. ¿Cómo hacerlo?

Es sencillo, te dejamos algunos consejos que pueden ayudarte:

  • Toma fibra.

  • Bebe mucho líquido.

  • Trata de no permanecer en la misma posición demasiado tiempo.

  • Consulta a tu médico sobre el uso del ablandador de heces.

  • Haz ejercicios Kegel a diario.


¿Puedo tratar las hemorroides en el embarazo?


Por lo general, las hemorroides mejoran solas después de dar a luz. No obstante, hay varias cosas que pueden hacerse para aliviar el picor y el dolor hasta ese momento.

  • Aplica compresas frías. El frío en el área del ano puede reducir la hinchazón y aliviar el dolor.

  • Mantén la zona limpia y seca. El uso de toallitas húmedas después de ir al baño puede ayudar, ya que desinfecta mejor la zona y es mucho más suave que el papel tradicional.

  • Remoja el área con agua tibia varias veces al día. Los bidés son grandes aliados en esos momentos. Además, si añades un poco de bicarbonato de sodio, podrás aliviar la sensación de picor.


Recuerda que antes de aplicar cualquier tratamiento, y si el dolor persiste, debes acudir a tu médico. Sólo ella podrá aconsejarte qué es lo mejor para tu caso en particular.



Y además:

10 cambios sorprendentes durante el embarazo
¿Qué es normal y qué no durante el embarazo?
¿Cómo quedarse embarazada rápido?

por Patricia Gonzalez 100 compartidos