Inicio / Maternidad / Embarazo

Maternidad

Irregularidades intestinales durante el embarazo: 6 remedios efectivos

por María Viéitez Creado en 14 de octubre de 2019
Irregularidades intestinales durante el embarazo: 6 remedios efectivos© GettyImages

La irregularidad intestinal es una condición común en muchas mujeres embarazadas y se debe a que el sistema digestivo se ve afectado por el crecimiento del útero y los cambios hormonales. Pero, ¿cómo podemos prevenir y tratar el estreñimiento en esta etapa tan delicada?

La irregularidad intestinal en el embarazo es una molestia bastante común. El cambio fisiológico y hormonal al que se ve sometida la mujer durante este período tan delicado de su vida puede provocar sensación de hinchazón, pesadez y dificultar el tránsito intestinal. Esto se debe a que el sistema digestivo se ve particularmente afectado por el crecimiento del útero y los cambios hormonales a los que está sometida la futura madre. En particular, es el aumento de los niveles de progesterona lo que puede provocar estreñimiento durante el embarazo, y es que la progesterona, de hecho, tiene la función de inhibir las contracciones de los músculos lisos de la pared uterina, pero su acción también actúa sobre el sistema digestivo y, en particular, sobre el intestino, disminuyendo la eficacia de la peristalsis, las contracciones involuntarias de los músculos lisos intestinales que facilitan el buen funcionamiento del tránsito intestinal.

Durante el embarazo, el intestino tiene una mayor capacidad para absorber agua, por lo que el cuerpo necesita más líquidos, que son retenidos por los alimentos. Por otro lado, las heces son más duras, por lo tanto retrasan y dificultan el tránsito intestinal. El aumento de peso y la disminución de la actividad física son otros dos factores que pueden provocar irregularidades intestinales en este período. Pero con un estilo de vida saludable y un poco de ayuda se puede contrarrestar el problema del estreñimiento en el embarazo. A continuación, te damos seis remedios fáciles para tratar este problema.

1. Bebe mucha agua

Como ya se ha mencionado, durante el embarazo el cuerpo absorbe una mayor cantidad de agua, lo que significa que la mujer necesita una mayor ingesta de líquidos (para evitar la acumulación) y que, por lo tanto, debe beber más. Si es un hábito saludable y recomendable en condiciones normales, lo es aún más durante el embarazo, ya que ayuda a drenar, aliviar la sensación de hinchazón y sobre todo a ablandar las heces para facilitar al tránsito intestinal.

Así que trata de beber agua durante todo el día y en las comidas, asegurándote de elegir el agua mineral natural más adecuada. Es preferible evitar el agua carbonatada y, en general, las bebidas carbonatadas y los zumos de frutas excesivamente dulces. En resumen, el agua es su aliado natural perfecto en este periodo. Si quieres, también puede optar por tés de hierbas con efecto detox para variar un poco, como el té de hinojo, especialmente indicado para facilitar la digestión.

Un pequeño truco que puedes poner en práctica para facilitar la regularidad intestinal es beber un vaso de agua tibia por la mañana, tan pronto como te levantes, o, de nuevo por la mañana y con el estómago vacío, tomar una cucharada de aceite de oliva virgen extra. También puede untarlo en una rebanada de pan, preferiblemente integral.

2. Elige fuentes de alimentación saludables

Durante el embarazo es esencial seguir una dieta rica en fibra y rica en vitaminas. Por eso, los pilares fundamentales de tu alimentación durante estos meses deben ser la fruta, la verdura y los cereales integrales, siguiendo siempre las indicaciones y restricciones dietéticas sugeridas por tu médico. Intente en la medida de lo posible tomar granos enteros y evite los alimentos producidos con harina refinada. Por ejemplo, opta por pastas y panes integrales en cantidades no excesivas, evita el arroz si sufres de estreñimiento o escoge arroz integral. Evita consumirlo en grandes cantidades o con mucha frecuencia.

Di sí a las frutas y verduras, pero ten cuidado con ellas porque no todas son adecuadas si sufres estreñimiento. Por ejemplo, evite las manzanas y las zanahorias crudas (cocidas, por otro lado, son muy buenas) ya que tienen propiedades astringentes. Se da luz verde a las frutas y verduras cocidas: son un muy buen remedio contra el estreñimiento, al igual que los higos secos y los kiwis.

El yogur blanco también es exelente. Le puedesañadir semillas de lino peladas para intensificar el efecto y tal vez comerlo en el desayuno con higos o un kiwi. El yogur es un aliado ideal porque ayuda a reequilibrar la flora intestinal, mejorando notablemente su funcionalidad.

También debes evitar las legumbres y otros alimentos que puedan causar hinchazón, como los productos de panadería con levadura, los bocadillos y sandwiches preparados, los dulces y los alimentos demasiado ricos en azúcar.

3. Comer menos y más ligero, pero varias veces al día

Para evitar aumentar mucho de peso y tener sigestiones pesadas o sensación de hinchazón excesiva, trata de hacer más comidas durante el día pero más ligeras. También es importante que comas despacio, sentado y mastiques más para digerir mejor la comida.

Descubre: Nombres neutros para bebés
ideas de nombres neutros para bebés © iStock

4. Evita la vida sedentaria

Huelga decir que una vida sedentaria no ayuda a tu regularidad intestinal. Ten en cuenta las consideraciones de tu médico, ya que hacer ejercicio no es recomendable en todos los embarazos. Hazlo solo si el tuyo te lo permite e introdúzcalo tanto como sea posible en sus días.

Hay varios deportes indicados para mujeres embarazadas incluyendo natación y el yoga, pero también es suficiente caminar a un ritmo constante durante media hora todos los días. Es bueno para tu cuerpo, tu estado de ánimo y ayudará a tu regularidad intestinal. No te olvides de utilizar un calzado adecuado durante el ejercicio: elige modelos cómodos y reforzado que te permitan realizar la actividad física que prefieras con total seguridad.

5. Si lo necesitas y tu médico lo recomienda, toma un suplemento alimenticio

Durante el embarazo puede ser útil tomar un suplemento que facilite la regularidad. Puedes tomar fibra o vitaminas, procurando que su composición sea natural y no incluya conservantes, lactosa y gluten.

6. Come con calma y evita acostarte inmediatamente después de comer

Tómate tu tiempo para comer con tranquilidad y, si es posible, sal a caminar después del almuerzo. Por la noche, procura no irte a la cama nada más habr terminado de comer, ya que esto puede dificultar la digestión y aumentar la sensación de hinchazón y pesadez.

María Viéitez
María es redactora digital y de contenidos de actualidad en enfemenino, y tiene claro que la comunicación es lo suyo. Seducida por la lectura, la escritura y las ganas de …