Inicio / Mujer hoy / Feminismo / Mujeres olvidadas por la historia: conoce a Mileva Maric

Mujer hoy

Mujeres olvidadas por la historia: conoce a Mileva Maric

por Patricia Álvarez Creado en 4 de octubre de 2019
Mujeres olvidadas por la historia: conoce a Mileva Maric© mileva-einstein

Puede que su nombre no te suene de nada, o que si lo hace tu único conocimiento sobre ella se limite a saber que fue la mujer de Albert Einstein. Sin embargo, Mileva Maric fue la primera mujer admitida en la facultad de Física y Matemáticas de la Escuela Politécnica de Zurich, una mujer brillante, entregada y ambiciosa. Te contamos más acerca de esta gran mujer.

La mente privilegiada de Mileva Maric pronto atrajo la atención de Albert Einstein, quien, para conquistarla le prometió un futuro juntos en igualdad, como compañeros científicos y amantes. ¿Lo que pasó en realidad? Ya te lo puedes imaginar: ella acaba haciéndose responsable de las tareas familiares y de cara a la sociedad él es considerado como el gran genio del siglo XX. Pese a que se encontraron unas cartas en las que el propio Einstein reconoció la profunda implicación de Mileva en sus descubrimientos, poco o nada ha transcendido sobre ella.

Video por Patricia Álvarez

Precisamente para recuperar su increíble historia, y colocarla en el lugar que merece, Marie Benedict acaba de publicar el libro A la sombra de Einstein, que cuenta su vida y le atribuye, por fin, el mérito que en su día nunca se le permitió tener en una sociedad machista.

Para conocer por qué la autora decidió escribir sobre esta mujer, qué le llamó la atención, y cómo ha sido el proceso de investigación y escritura, nada mejor que hacerlo leyendo sus propias palabras, que nos ha dedicado en exclusiva para que podamos entender mejor el objetivo de este libro.

Descubre: Historias de mujeres que cambiaron el mundo
Aletta Jacobs - Mujeres pioneras de la historia © Web

"No empecé como escritora, sino como una lectora voraz, siendo sólo una joven con una tía maravillosa que me regalaba una literatura fenomenal para cada cumpleaños y cada fiesta, especialmente libros sobre los misterios del pasado y las diferentes perspectivas que acechan en la historia. Uno de sus regalos fue The Mists of Avalon, de Marion Zimmer Bradley, una innovadora narración centrada en la mujer de las famosas leyendas de Arturo, en la que la atención se centró en la esposa de Arturo, Guinevere, y en su hermana Morgan le Fay. Eso me abrió los ojos al mundo oculto de las historias de mujeres. Empecé a preguntarme cómo se forma realmente la "historia", y me pregunté por qué las historias y las voces de las mujeres no formaban parte de la historia que me habían contado. Me fascinó descubrir las historias desconocidas de las mujeres del pasado y, con el tiempo, desarrollé una especie de antenas para sus narraciones. Estas historias están por todas partes -escondidas a plena vista- y las encuentro en todo tipo de lugares.

Nunca había oído hablar de Mileva Marić hasta que ayudé a mi hijo Jack con un informe sobre el maravilloso libro para niños de Scholastic ¿Quién era Albert Einstein? en el que se menciona brevemente que la primera esposa de Albert Einstein también era física. Me intrigó. ¿Quién era esta mujer desconocida, una física en una época en la que muy pocas mujeres tenían estudios universitarios? ¿Y qué papel podría haber jugado en los descubrimientos del gran científico?

Cuando empecé a investigar a Mileva, me di cuenta de que, en lugar de ser desconocida como yo pensaba, ella era el centro de muchos debates en la comunidad de la física. El papel que ella pudo haber jugado en la formación de las teorías innovadoras de Albert en 1905 fue muy disputado, particularmente una vez que se descubrió en la década de 1980 un alijo de cartas que la pareja se había mandado entre los años 1897 y 1903. En esas cartas, Albert y Mileva hablaron de proyectos que emprendieron juntos, y las cartas causaron una gran revolución en el mundo de la física. ¿Era Mileva simplemente una caja de resonancia para sus tormentas de ideas, como insistían algunos científicos? ¿Sólo le ayudaba con los complicados cálculos matemáticos, como decían otros? ¿O jugó un papel mucho más crítico, como algunos físicos creían?

Al indagar en la historia de Mileva, descubrí que ella era fascinante por derecho propio, no sólo como una nota al pie de la historia de Albert Einstein. Su ascenso desde el relativo remanso de la Serbia misógina hasta las aulas universitarias de física y matemáticas de Suiza, todas ellas puramente masculinas, fue nada menos que meteórico. En mi opinión, la cuestión de qué papel desempeñó realmente en el "año milagroso" de Albert (1905) se convirtió en un examen de cómo Mileva -después del embarazo, el fracaso de los exámenes y el matrimonio- se vio obligada a subsumir sus ambiciones académicas y su intelecto en la ascensión de Albert.

Su historia fue, en muchos sentidos, la historia de muchas mujeres inteligentes y educadas cuyas propias aspiraciones fueron marginadas en favor de sus esposos. Creí que ya era hora de que se contaran historias como ésta. Dada la nueva perspectiva que esta historia arroja sobre el famoso Albert, los lectores de A la sombra de Einstein pueden tener curiosidad por saber exactamente qué parte del libro es verdad y qué parte es especulación. Siempre que me fue posible, en el arco general de la historia -las fechas, los lugares, las personas- traté de mantenerme lo más cerca posible de los hechos, tomando las libertades necesarias para fines ficticios.

Ciertamente, existe especulación en A la sombra de Einstein, pues el libro es, ante todo, ficción. Por ejemplo, el destino exacto de su primera hija, Lieserl, es un misterio, aunque no a fuerza de esfuerzo. ¿Lieserl fue dada en adopción? Me parece muy probable que Lieserl muriera de la escarlatina que llevó a Mileva a correr de Zurich a Serbia. Del mismo modo, se desconoce la naturaleza precisa de la contribución de Mileva a las teorías atribuidas a Albert en 1905, aunque nadie discute que, como mínimo, ella desempeñó la parte significativa de apoyo emocional e intelectual durante este momento crítico. Pero dada la forma en que Mileva veía el mundo y lo desesperada que debía estar por la pérdida de su hija, ¿no es posible que la pérdida de Lieserl inspirase a Mileva a crear la teoría de la relatividad restringida? Responder a través de la ficción a las preguntas aparentemente sin respuesta en la vida de Mileva -explorar el "qué pasaría si"- es lo que hace que escribir A la sombra de Einstein sea tan interesante para mí.

El propósito de este libro no es disminuir la contribución de Albert Einstein a la humanidad y a la ciencia, sino compartir la humanidad detrás de sus contribuciones científicas. A la sombra de Einstein pretende contar la historia de una mujer brillante cuya luz se ha perdido en la enorme sombra de Albert, la de Mileva Marić".

Y además:
Mujeres escritoras que tuvieron que hacerse pasar por hombres
Un paseo por las ciudades más literarias
Los mejores bestsellers de la historia