Inicio / Belleza / Tratamientos

Cómo afectan los agentes externos e internos a la belleza y salud de nuestra piel

por Blanca Nieto Creado en 27/8/19 a las 11:00
Cómo afectan los agentes externos e internos a la belleza y salud de nuestra piel © Getty

Llevar un ritmo de vida frenético, vivir en una ciudad con altos niveles de polución o en uno de los países con más horas de sol al año pasa factura. ¡Y no solo a nivel emocional! A nuestra piel le afecta el estrés, la contaminación y la exposición a la radiación UV tanto como al resto de nuestro cuerpo. ¿Quieres conocer las consecuencias que estos agentes externos e internos producen a nivel cutáneo? Te las contamos.

Video por Carla Dominguez
Índice
  1. · Agentes externos: polución y radiación solar
  2. · Agentes internos: el estrés
  3. · ¿Cómo poner solución a estos problemas?

¿Alguna vez has oído eso de que la cara es el espejo del alma? Todo lo que nos ocurre tanto a nivel físico como emocional tiene su reflejo en nuestra piel. Por eso, cuando descansamos menos de la cuenta, llevamos una dieta poco equilibrada, o sometemos a nuestro cuerpo a condiciones medioambientales extremas, nuestra piel es la primera en indicarnos que algo no va bien.

Y es que la piel no solo es el órgano más grande de nuestro cuerpo, sino que también es la que actúa como barrera física e inmunológica ante cualquier agresión. Por ello, es importante saber cómo nos afectan los diferentes agentes que escapan a nuestro control, para saber qué cuidado es el más adecuado para ella.

Cómo afectan los agentes externos e internos a nuestra piel © iStock
Cómo afectan los agentes externos e internos a nuestra piel

Agentes externos: polución y radiación solar

Sea verano o invierno, la protección solar debe ser algo indispensable en nuestra rutina diaria de bellleza pero, ¿sabías que la polución es la responsable de numerosos problemas cutáneos? La contaminación no solo afecta a nuestro cuerpo en forma de insuficiencias y problemas respiratorios, sino que nuestra piel se ve afectada por ella, y mucho.

La exposición de manera frecuente a grandes niveles de polución, como los que existen hoy en día en las grandes ciudades del mundo, disminuye la vitamina E presente en nuestra piel, y se incrementa la producción de sebo. Esto da lugar a una alteración de la funcionalidad de la piel, un incremento de la deshidratación, y la aparición de diferentes enfermedades cutáneas, como eczema o urticaria.

El ozono es el gas que más efectos perjudiciales tiene para la salud de nuestra piel, ya que favorece la producción de radicales libres, responsables del envejecimiento prematuro. La piel tiene un sistema antioxidante que lucha contra estos radicales libres, pero una sobreexposición puede producir daños, e incluso muerte celular.

Para evitar el envejecimiento cutáneo provocado por la radiación solar, te recomendamos aplicar siempre en el rostro una crema facial con protección solar del 50, te aseguramos que es el mejor remedio para evitar la aparición de las primeras arrugas. Opta por una crema facial que no sea muy grasa, para evitar la aparición de acné o el exceso de grasa. Una buena opción es la crema solar facial de Nivea Sun, su textura es 0% pegajosa, es ligera y se absorbe a la perfección, perfecta para llevarla tanto en verano, como en invierno. Puedes comprarla en Amazon por 8,62€. Otra buena opción es la crema ISDIN FotoUltra Age repair, especialmente creada para utilizarla en todas las estaciones y prevenir el envejecimiento de la piel, protege del daño solar, reparael daño acumulado en la piel y revierte los signos del fotoenvejecimiento. Puedes comprarla en Amazon por 24,39€.

Agentes internos: el estrés

Tienes cinco reuniones al día, clase de spinning en el gimnasio, vas a recoger a los niños del cole, les ayudas con los deberes, y por último, cena con las amigas. ¿Te suena de algo? Hay momentos en nuestro día a día en el que el cansancio se hace con el control, y eso no solo nos afecta a nivel psicológico. La piel se ve afectada por el estrés tanto como el resto del cuerpo, y esto impide a las células recuperarse y regenerarse correctamente. ¿El resultado? Rojeces, poros más visibles, falta de uniformidad, y tez apagada.

El estrés es un mal que, por desgracia, cada día afecta a más mujeres, debido al ritmo de vida frenético y a los grandes niveles de autoexigencia a los que nos vemos sometidas a diario. ¿No has notado que en épocas de mayor carga de trabajo tu piel se ve apagada, sin vida, con los poros dilatados e incluso bastante enrojecida?

Esto se debe a que en una piel estresada su barrera protectora disminuye, volviéndose frágil y más sensible a las agresiones externas.

¿Cómo poner solución a estos problemas?

Blanca Nieto
Redactora Commerce Blanca Nieto es editora commerce en Enfemenino. Se graduó Traducción y desde entonces ha combinado su pasión por las lenguas y las letras con la comunicación digital y …
Puede interesarte