Inicio / Novias / Organización / Elegir las flores de tu boda

© elenasuarezandco
Novias

Elegir las flores de tu boda

Cristina García-Adán
por Cristina García-Adán Publicado en 14 de abril de 2015
2 048 compartidos

Las flores constituyen generalmente el punto fuerte de la decoración de tu boda. Aportan una nota de naturaleza y frescor a toda ceremonia y son a menudo la nota final al vestido de novia. En resumen, las flores son ineludibles en toda boda que se precie. Modo de empleo para elegirlas bien:

Tu ramo

1- Tradicionalmente, era el futuro marido quién se encargaba de regalarle el ramo de flores a la novia. Actualmente suele hacerlo alguna amiga íntima de la novia, sus padres o ella misma, esto le permite elegirlo según el estilo de su vestido.

2- Si tu vestido tiene motivos o pequeñas flores, evita las composiciones demasiado cargadas y coloridas. Optar por la simplicidad de un pequeño ramo monocolor será un éxito. El más sencillo es el de paniculata, pero puedes ver más ideas en nuestra selección.

3- Procura no elegir flores con pistilo que manchan o si no, hazlos retirar. Especialmente en el caso de la flor de lis que tiene la fastidiosa costumbre de dejar huellas amarillas muy difíciles de limpiar. Evita también seleccionar flores que estén fuera de temporada, de este modo no se disparará el precio.

4- Hay novias a las que les gusta que su futuro marido y sus testigos lleven en el ojal de la solapa una flor como la de su ramo. La novia manda, ella decide si seguir o no esta tradición americana. Nuestro consejo os anima a olvidar esta tendencia, el novio ya está guapísimo con su chaqué y no necesita ningún toque floral.

5- Encarga unas coronas de flores para los pajes de la boda. Los niños están ideales con este detalle tan romántico. Importante que combinen perfectamente con el ramo de la novia.

6- A la hora de seleccionar el tipo de ramo ten en cuenta el estilo del vestido y tu figura. Piensa que debes elegir un ramo de novia cómodo, que no te incordie al caminar y con el que te sientas lo más natural posible.

7- Antes del día de la boda, debes pensar bien a quién le regalarás el ramo o si lo vas a lanzar a tu grupo de amigas solteras. Nosotras nos decantamos más por la primera opción, regalarlo es uno de los momentos más especiales de la boda y además el ramo no sufre ningún daño.

Nota: si deseas conservarlo, sujétalo boca abajo durante varios días hasta que se seque un poco, luego vaporízalo con laca de pelo. Lo tendrás de recuerdo para siempre. Hay otras personas que enmarcan un pequeño ramillete de recuerdo.

En el lugar de la ceremonia

1- Después de haber pedido autorización al ayuntamiento y/o al encargado de decorar el consistorio o el lugar de culto, organízate para que se distribuyan en el lugar correspondiente unas horas antes de la ceremonia.

2- El tipo de decoración variará en función del lugar en el que te cases. Intenta ser respetuosa con tu elección, las iglesias son iglesias, nunca serán jardines tropicales.

3- Prevé dos centros grandes para colocarlos a cada lado del altar, mesa o pupitre.

4- La hiedra será un buen aliado para tapar pedestales, macetas u otras cosas que no te gusten.

5- Recuerda que el arroz está, desde hace un tiempo, prohibido. Provoca graves problemas de digestión a los pájaros que vienen a picotearlo.

Nota: es habitual dejar como ofrenda al menos uno de los ramos en el lugar de culto.

En la comida o la cena

1- Los más clásicos optarán por centros de mesa convencionales. Precaución: no tiene que ser demasiado grande a fin de que los invitados puedan verse las caras.

2- Evita las flores con perfume muy fuerte, ya que podría molestar a tus invitados en el momento de la comida.

3- Puedes decorar el coktail con composiciones más originales que las de las mesas siempre y cuando sigas el mismo estilo.

4- La tendencia actual viene marcada por composiciones mixtas a modo de centro de mesa: mezclas de frutas, verduras y flores exóticas: hibiscus, bambú, loto, naranjas, alcachofas... También vemos como algunos decoradores florales utilizan objetos vintage para acompañar a las flores. Nos encanta cuando las cosas pertenecen a los novios, dota de gran personalidad a la boda.

5- También puedes disponer de centros de mesa transparentes rellenos de agua para dejar pasar la luz a través de él. Si es por la tarde/noche, puedes añadir velas flotantes. Actualmente no hay reglas, hemos visto incluso árboles.

Dónde encargar las flores:

Aquí tienes nuestras direcciones favoritas, te conquistarán nada más empezar a cotillear sus webs:

-La Sastrería de las flores: Irene Ruíz y Sara Manzano son el alma de este taller de flores tan especial. Su buen gusto y experiencia te aseguran una boda 10. (Calle Reina Mercedes 13, Madrid. 606455552)

-Bornay: La floristería más especial de Barcelona. Tienen un sentido de la estética muy diferente, artístico y súper creativo. Para ellos no hay ramo imposible, son capaces de trabajar con colores nunca vistos. (Echa un vistazo a su blog, flowersbybornay)

-Brumalis: Las flororistas Loreto y Mariluz crean los ramos y coronas asilvestrados más bonitos que hayas visto hasta ahora. Si te encantan los looks despreocupados pero muy cuidados, te entenderás con ellas perfectamente. (Calle Covarrubias 20, Madrid)

Otros de nuestros favoritos: Margaritas y Limones, Elena Suárez&Co y Sally L. Hambleton.

El idioma de las flores
No cometas una torpeza, los colores y las especies tienen su significado.

Se prefiere:

Las rosas rojas = pasión.

Las rosas rosas = juramento de amor.

Las rosas blancas = pureza de sentimientos.

El tulipán = amor perfecto.

El jazmín = amor voluptuoso.

La flor de lis = la pureza.

Se evita:

Las rosas amarillas = infidelidad.

Los narcisos = frialdad.

El gladiolo = la indiferencia.

La camelia blanca = el amor desdeñado.

Nota: Toda esta información solo es valida para supersticiosas.

Cualquier duda que tengas no dudes en escribir un comentario, nos encantará poder ayudarte.

Puede interesarte...
Así se planifica una boda: preparativos y agenda
Los mejores detalles para tu boda
Las manicuras más inspiradoras para novias poco tradicionales

por Cristina García-Adán 2 048 compartidos

Puede interesarte