Ejemplo de comida equilibrada

Publicado por Elena Bonet
Publicado en 4 de diciembre de 2009

El equilibrio alimenticio no es sólo una gran teoría sino también, y sobre todo, un hábito diario. Comer sano, equilibrado, variado. He aquí cómo componer las comidas como es debido.

Las normas básicas
Para satisfacer las necesidades del organismo en nutrientes indispensables para su funcionamiento (vitaminas, minerales, oligoelementos, proteínas, lípidos, glúcidos, fibras, agua...) es necesario diversificar la alimentación, poniendo especial atención en ingerir suficientes productos lácteos, frutas y verduras, féculas, carnes, pescados y huevos...
Así, una comida ideal se compone de:
- 1 verdura cruda y/o cocinada
- 1 fuente de proteínas animales: carne, pescado, huevos
- 1 porción de féculas (cereales, patatas, pastas...) y/o pan
- 1 producto lácteo (queso, yogur, queso blanco,...)
- 1 fruta fresca o en almíbar
Las cantidades de cada alimento dependen de las necesidades de cada uno: edad, sexo, peso y altura, gasto físico...

Comida equilibrada para una mujer

- 1 entrante: ensalada, sopa, proteína (loncha de jamón, huevo duro...)
- 1 porción (130 g de media) de carne o pescado o 2 huevos
- 1 porción de verduras (200 g)
- 1 porción de pan (de 30 a 50 g) y/o féculas (de 100 a 150 g cocinado)
- 1 producto lácteo: yogur, 100 g de queso blanco o de faiselle, de 30 a 40 g de queso...
- 1 postre: fruta u otro

Dos ejemplos

1)
Zanahorias ralladas con vinagreta
Una hamburguesa
Judías verdes
Patatas al vapor
Yogur natural
Una compota

2)
Medio pomelo
Salmón a la parrilla
Espinacas
Arroz
Postre de crema (por ejemplo yogurt o crema catalana)


Los reajustes
Cada uno puede y tiene que adaptar la alimentación en función de sus gustos y de sus costumbres. El entrante o primer plato, por ejemplo, no es indispensable, aunque permite regular mejor el peso. Tampoco hay que forzarse a ingerir una comida completa cuando no se tiene hambre. Además, no siempre es posible tomar un primero / un segundo y postre cuando sólo disponemos de 30 minutos para comer rápidamente.
Si bien este esquema es recomendable, lo esencial es conseguir el equilibrio alimenticio cada día, es decir, aportar al organismo la energía y los nutrientes que necesita para funcionar en buenas condiciones.


Consulta también:

Comer ligero en un restaurante
Todo sobre la obesidad


Y nuestras recetas:
Recetas navideñas que cuidan tu línea

Puede interesarte