Inicio / Cocina / Cocina internacional / La mayonesa y más salsas caseras que no pueden faltar en tu mesa

La mayonesa y más salsas caseras que no pueden faltar en tu mesa

Publicado por Redacción enfemenino
Publicado en 11 de agosto de 2016

Si eres una fanática de la mayonesa, el próximo paso es que aprendas a hacerla tú misma y dejes de comprar las versiones envasadas. Seguro que has oído muchos mitos sobre su receta e, incluso, algunas voces de alarma que hablan de cuidado extremo al elaborarla para que no se corte la salsa. Hoy te damos todas las claves para su preparación y descubrimos algunas salsas más.

La mayonesa es simplemente una emulsión de aceite. Una simple reacción química que consiste en mezclar unas gotas de aceite en una yema de huevo. Los demás ingredientes solo sirven para aromatizar: mostaza, vinagre, zumo de limón... Simple pero deliciosa y si no, ¿qué nos dices de estas recetas que se elaboran con mayonesa? ¡Para chuparse los dedos!

¡Manos a la obra!

Ingredientes:

  • Una yema de huevo
  • 25 cl de aceite (de girasol, de colza o de maíz)
  • Una cucharadita de café de mostaza
  • Un chorrito de vinagre o de zumo de limón
  • Sal al gusto

Modo de elaboración:
Para empezar, mezclamos la yema de huevo, la mostaza y la sal. Añadimos después el aceite poco a poco, con un hilo finito, y batimos (con un batidor manual o uno de velocidad media) para empezar la emulsión. Tras esto, añadimos el resto de aceite progresivamente, sin dejar de batir. Por último, agregamos el vinagre y rectificamos de sal si fuese necesario.

Para conservarla: cubrir con un film alimentario "al contacto", ya que debe tocar la superficie de la mayonesa. Se conserva como máximo de uno a dos días en la nevera.

Algunos trucos:

  • No debe hacer demasiado calor en la cocina, ya que la mayonesa montará con más dificultad y se estropeará más rápido.
  • La yema de huevo debe estar preferentemente a temperatura ambiente.
  • Hay que batir sin parar para que la emulsión no se pierda.
  • Los condimentos siempre se ponen al final.

Algunas variantes de la mayonesa que te encantarán

Recuerda que cualquiera de estas salsas se elaboran siempre con el mismo principio de emulsión, pero con ingredientes añadidos o diferentes para obtener salsas nuevas.

Salsa alioli

Mismo principio, pero a la yema cruda se le añaden 2 dientes de ajo picados, sal y pimienta, y se utiliza aceite de oliva y zumo de limón.

Salsa cóctel

La receta de base + 2 gotas de tabasco, 1 cucharada sopera de ketchup o de concentrado de tomate con azúcar. También puedes añadirle unas gotas de coñac o whisky una pizca de salsa worcestershire.

Salsa tártara

Esta salsa requiere un poquito más de elaboración:

  • 25 cl de aceite neutro
  • Una yema de huevo duro picada
  • Una cucharada sopera de mostaza
  • Una cucharada sopera de alcaparras picadas
  • Una cucharada sopera de pepinillos picados
  • Una cucharada sopera de cebolla cruda picada
  • Una cucharada sopera de hierbas picadas (estragón, perejil, cebolleta, perifollo)


Siguiendo el proceso base de la mayonesa, incorporaremos el resto de ingredientes enumerados.

Salsa verde

Siempre con el mismo principio pero añadiéndole 3 anchoas machacadas, dos dientes de ajo bien picaditos, dos huevos desmenuzados, un chorro de vinagre, unas alcaparras picadas, un puñado de migas de pan, perejil picado y 25 cl de aceite.

Salsa borgoñona

La receta de base +­ concentrado de tomate y una reducción de chalotes al vino tinto.

Mayonesa al aguacate

La receta de base + 1 o 2 aguacates triturados homogéneamente (se puede aromatizar con limón, tabasco, cebolla y pimiento picado...).

Esta última receta es ideal para combinar con ensaladas. Por eso, a continuación te dejamos una selección de nuestras recetas internacionales favoritas:

Y además:
Los mezzes, las tapas mediterráneas con las que querrás empezar tus comidas
¡No es pasta todo lo que reluce! Descubre el universo de los quesos italianos

Puede interesarte