Inicio / En forma / Ejercicios / Yoga para principiantes: claves para practicar este saludable deporte

En forma

Yoga para principiantes: claves para practicar este saludable deporte

Adrián Martín por Adrián Martín
395 compartidos

Mil veces habrás oído hablar sobre el yoga. Y todas ellas habrás oído maravillas: que si es muy saludable, que si ayuda a mantener la línea, que si contribuye a corregir las malas posturas... Y es que el yoga es una de esas milagrosas actividades que no puedes dejar de practicar. Hemos hablado con una experta para entender los beneficios del yoga, sus características principales y cómo puedes empezar a practicarlo. ¡Atenta!

Originario de la India, el yoga surgió como un modo de meditación y reflexión, pero con el paso del tiempo es una disciplina que va mucho más allá. Además de ser la declarada afición de muchas celebrities para mantenerse en forma, el yoga tiene la capacidad de corregir posturas, ayudarnos a adelgazar, aumentar nuestra flexibilidad y un sinfín de beneficios más. De ello, y de cómo empezar a practicar yoga o de sus múltiples variantes hemos hablado con María Cebrián, fundadora de aomm.tv, plataforma que imparte clases de yoga online en algunas de sus numerosas variantes. Porque sí, el yoga tiene innumerables modalidades y, sobre todo, infinitas posturas. ¡Te iniciamos en el yoga!

Beneficios del yoga

En numerosas ocasiones habrás escuchado que esta práctica tiene muchos beneficios pero, ¿por qué es tan bueno practicar yoga? María Cebrián separa las bondades de este deporte en grupos diferentes: físicos, mentales, y para el organismo. "A nivel físico, ayuda a mejorar la estructura ósea, las articulaciones, la musculatura, los tejidos blandos... Y lo hace fortaleciendo y aliviando la tensión en la estructura del cuerpo", explica la experta. Y continúa poniendo el claro ejemplo de una zona, la espalda, que tantos problemas da a las mujeres y hombres del S. XXI. "Hay mucha gente que por el tipo de vida que lleva tiene cierta musculatura que sufre y que acumula mucha tensión, como el psoas, un músculo que va del cuádriceps a las lumbares y que se acorta por estar mucho tiempo sentado frente al ordenador. Eso genera muchos problemas de espalda, y un beneficio del yoga es que logra estirar la musculatura pero también la refuerza".

En cuanto a los beneficios para el organismo, esta disciplina también parece una milagrosa actividad. "Hay posturas invertidas en las que tenemos la cabeza más baja que las piernas y son buenísimas para el sistema circulatorio, porque hacen que llegue mayor riego al cerebro, lo que es a su vez muy bueno para el sistema inmunológico y nervioso", explica la experta. "Luego hay otras posturas de torsión que hacen friccionar unos órganos con otros, lo que estimula el tejido de los órganos y tienen mucho beneficio para los sistemas corporales". Pero, ¿quieres un ejemplo mucho más concreto? Cebrián nos lo da: "También hay posturas que masajean los intestinos, lo que ayuda a solucionar problemas digestivos y de estreñimiento".

Y en cuanto al tercer beneficio, el mental, parece mucho más evidente, donde la relajación, la meditación y sus variantes alcanzan mayor protagonismo. "El yoga está muy ligado a la meditación. Esto hace que conectes contigo mismo, con tu interior, con tu cuerpo... El beneficio principal de esto es que lleva la calma a la mente y te permite concentrarte en algo, dejando espacio a la cabeza para que se relaje un rato, mejore la concentración y para ayudarnos a tomarnos la vida de forma positiva", puntualiza Cebrián. Así, todos los pensamientos del día a día son dejados a un lado, funcionando tal y como lo haría un músculo que lleva mucho tiempo trabajando y de repente descansa.

Eso sí, como cada deporte, el yoga requiere constancia y esfuerzo. "Cada postura tiene sus beneficios, pero lo bueno es la combinación de todas ellas, que es cuando se trabajan los tres grupos", dice.

Una práctica adaptada a cualquiera

Vale, el yoga tiene muchos beneficios pero, ¿todo el mundo puede practicarlo? Muchas veces vemos fotos de posturas imposibles asociadas a esta disciplina y nos parece algo totalmente inaccesible. "En realidad, la base y los beneficios de la práctica se consiguen con posturas que son mucho más sencillas de lo que parece. Siempre se dice que uno no se adapta al yoga, sino que el yoga se adapta a uno, porque hay posturas y variaciones para todo el mundo". Eso sí, si quieres retarte a ti misma para mejorar, también es perfectamente factible, pues la progresión es rápida y en seguida se consigue tono muscular y flexibilidad.

Además, de entre todas sus modalidades, estimadas entre 30 y 40, seguro que hay una ideal para ti. El más clásico es el Hatha Yoga, que no para de evolucionar. A pesar de que las posturas y el encadenamiento de estas sigue siendo la misma, cada vez existen más enseñanzas diferentes del yoga que combinan las posturas, los ejercicios respiratorios y la meditación de manera más o menos suave, rápida o pausada. Los más corrientes son el ashtangayoga (sincronización de la respiración con el encadenamiento rápido de las posturas cada vez más exigentes), el yoga integral (equilibrio entre posturas, respiración, meditación y relajación), el viniyoga (integración del movimiento a la respiración), el yoga prenatal (adaptado a las mujeres embarazadas) o el bikhram yoga (que se práctica en una habitación a 40 grados).

Yoga para adelgazar

​Aunque todas las modalidades de yoga contribuyen a la pérdida de peso, hay algunas mucho más específicas donde se quema una gran cantidad de calorías. Por ejemplo, ahora está muy de moda el hot yoga, que se realiza a una temperatura más elevada. También funcionan muy bien el vinyasa yoga y el yoga flow, mucho más aeróbicos. El ashtangayoga, del que acabamos de hablar, es otra modalidad que, al ser muy dinámico, también funciona muy bien para perder peso.

Pero si algo caracteriza a esta disciplina, es que está en constante evolución para adaptarse a las necesidades de cualquiera: "Ahora está muy de moda el yoga para runners, que tiene muchos beneficios para los corredores, ya que ayuda a compensar articulaciones, a estirar o a fortalecer partes del cuerpo que no se trabajan mucho en el running". Y otro ejemplo, yoga para aliviar el dolor: "Se está poniendo de moda también el yoga terapéutico, que funcionan muy bien para dolencias relacionadas con la espalda y la columna vertebral", termina Cebrián.

Si quieres perder peso gracias al yoga, no tienes más que ponerte a practicarlo. Puedes combinarlo con un estilo de vida saludable, una dieta equilibrada y algunos de estos ejercicios... ¡Éxito asegurado!

El deporte, fundamental para un estilo de vida saludable

Además de ayudarte a mantener la línea y a sentirte en forma, cualquier deporte, y en concreto el yoga, son beneficiosos en muchísimos otros aspectos. En el plano psicológico te ayuda a ser más optimista, a sentirte más activa y llena de energía y a mantener una actitud mucho más abierta y positiva ante la vida. Si quieres descubrir otras muchas ventajas que tiene hacer deporte, ¡no te pierdas estos 25 puntos fundamentales!

Y también
8 nuevos y originales deportes para conseguir el cuerpo de tus sueños
En forma en la ciudad: los mejores deportes al aire libre

por Adrián Martín 395 compartidos

Puede interesarte