Inicio / En forma / Ejercicios / ¿Qué es el running? Todo lo que debes saber para practicarlo

En forma

¿Qué es el running? Todo lo que debes saber para practicarlo

por Redacción enfemenino Publicado en 19 de diciembre de 2017
102 compartidos

Dicen que el running engancha, quien lo ha probado lo sabe. ¿Te animas a practicarlo?

El running (o correr, como se le ha llamado toda la vida) es uno de los deportes del momento y muchas personas se enganchan cada día a esta saludable afición. Pero, ¿por qué de repente está tan de moda? ¿Por qué ahora es cool correr?

En primer lugar, la crisis, que tanta mella ha hecho en el bolsillo de muchos, ha hecho que este económico entrenamiento sustituya el gimnasio y numerosas actividades que muchas practicábamos antes. ¡Aquí simplemente hay que calzarse las zapatillas y salir a correr! Eso, unido a que cada vez rendimos más culto al cuerpo y somos más conscientes de la importancia de llevar un modo de vida saludable, hace que el running sea ahora mismo uno de los deportes más practicados junto al ciclismo y la natación, según ha revelado una encuesta del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas).

Pero el running no solo está de moda porque sea barato y queramos mejorar nuestra condición física, pues también tiene numerosos beneficios. ¿Quieres descubrirlos y saber algunos consejos para animarte a correr este otoño? ¡Sigue leyendo!

Los beneficios del running

Hacer ejercicio es muy beneficioso para la salud a todos los niveles. En el caso del running te vamos a dar, brevemente, cinco motivos para empezar a correr (aunque hay muchos más):

  • Te hace feliz. Y no lo decimos nosotras, está científicamente probado que liberas dopamina cuando haces deporte, conocida como la hormona de la felicidad, que te estimula y es capaz de producir placer.
  • Te ayudará a espabilarte y a hacerte sentir bien. Porque también liberas serotonina, uno de los reguladores del sueño, que contribuye a eliminar la ira y los altibajos emocionales y te aporta tranquilidad y paz.
  • Es una liberación. Supone un rato de desconexión con tus rutinas y preocupaciones diarias. Puedes pensar en ti misma, reflexionar o, simplemente, dejarte llevar. Es un rato de tu tiempo solo para ti en el que te sentirás totalmente libre.
  • Los beneficios se reflejarán sobre tu salud: regula el sueño y las deposiciones, limpia arterias y pulmones, tonifica los músculos, fortalece huesos y articulaciones, disminuye la presión arterial, incrementa la resistencia, la agilidad, la capacidad respiratoria, las defensas...
  • Te verás mejor que nunca: perderás peso, tonificarás tus piernas, estilizarás tu figura... Y, en definitiva, por todo lo mencionado anteriormente, ganarás confianza en ti misma. Suena bien, ¿verdad? Si ya estás convencida, vamos a darte algunos consejos...

Cómo prepararse para una sesión de running

El running es un deporte y como todos los deportes necesita de una pequeña preparación previa para sacarle el máximo rendimiento al entrenamiento y evitar lesiones y molestias innecesarias. Empecemos con las zapatillas. Para salir a correr no vale cualquier calzado. Si se utilizan unas zapatillas incorrectas pueden producirse lesiones en tus músculos o articulaciones, que serán las que más trabajen en este deporte. Es importante elegir unas zapatillas de running adecuadas que se adapten a la fisionomía propia de pie, que ejerzan la suficiente sujeción y que sean ligeras para permitir un mayor rendimiento.

La intensidad del entrenamiento, la frecuencia y el tipo de suelo en el que se corre también influyen en la elección del calzado. Por eso, tómate tu tiempo para elegir el que más se adapte a tu rutina de entrenamiento. Lo más recomendable es que te dejes asesorar para encontrar la equipación perfecta.

Respecto al resto de la ropa es muy importante utilizar un sujetador deportivo que te sujete bien el pecho y te haga sentirte cómoda. Encima de él, un top deportivo es lo ideal. En la parte de debajo, unas mallas o un pantalón corto es lo recomendable. Intenta no llevar nada en los bolsillos que te incomode, evita cualquier tipo de maquillaje y ten el pelo bien recogido. ¡Ya estás lista para empezar!

La importancia del calentamiento

Antes de empezar es importante calentar. Lanzarse a correr sin ton ni son puede ser más perjudicial que beneficioso para la salud. Es recomendable tomarse unos minutos para calentar y estirar bien todos las partes del cuerpo para aumentar la flexibilidad y la movilidad. El calentamiento no va a evitar una lesión, una caída o un traumatismo pero prepara y activa los músculos y las articulaciones para sacarle el máximo rendimiento al entrenamiento.

El inicio de la carrera tiene que ser tranquilo. No es recomendable comenzar a correr con intensidad máxima. Con esto solo se consigue que los músculos se fatiguen antes de tiempo y se sobrecarguen. Los cinco o diez primeros minutos de la carrera se tienen que considerar parte del tiempo de calentamiento y adoptar un ritmo suave. Si no se es muy experto se puede incluso caminar a paso ligero.

También es recomendable que, si te gusta la música, te hagas alguna lista de canciones para correr. Intenta que sean canciones que te motiven y que se adapten al ritmo que llevas. Tal vez al principio estés un poco perdida con esto, pero según pasen los días irás viendo qué canciones te animan más a la hora de correr.

Descubre: Motívate con las mejores canciones para hacer deporte

Las mejores canciones para hacer deporte © iStock

Cómo practicar running

Vale, ya nos hemos echado a correr, ¿y ahora qué? Durante tu carrera debes ser consciente, lo primero, de tus posibilidades. No te desanimes si al principio no puedes hacer 10 kilómetros de golpe porque es totalmente lógico que te canses al poco tiempo de empezar.

Sin embargo, intenta progresar cada día. Aunque te parezca poco, aumenta las primeras veces un minuto en cada entrenamiento respecto al día anterior. Mejorarás de forma progresiva y casi sin enterarte. Lo ideal sería que consiguieras correr cada día unos 5 kilómetros y según mejores aumentar también la distancia.

Dentro de tu entrenamiento, si sales por ejemplo 3 veces por semana, intenta incluir uno de esos días más rampas o escaleras (para fortalecer la musculatura y articulaciones y aumentar la resistencia), otro día intentar aumentar la velocidad (corriendo un minuto a mucha intensidad cada cinco minutos) y otro día la resistencia (aumentando el tiempo que corres). ¡Notarás los resultados en muy poco tiempo!

También es conveniente (pero no necesario), si te gusta hacer deporte en equipo, correr con alguna amiga o con tu pareja. Así os animaréis el uno al otro y tendrás un aliciente extra para correr. ¡Convénceles!

¿Se puede correr todos los días?

Al terminar tu entrenamiento diario, es importantísimo estirar para evitar lesiones en músculos y articulaciones. Los primeros días, inevitablemente sufrirás agujetas, pero ya sabes lo que dicen: ¡se quitan con más deporte! En cuanto tu cuerpo se acostumbre al running, empezarás a notar sus beneficios.

Sin embargo, es recomendable no correr a diario. Entre una sesión de running y la siguiente hay que dejar pasar al menos un día, de esta manera el cuerpo se regenera y se prepara para la siguiente sesión. Si eres una deportista nata y necesitas practicar todos los días algún deporte elige otro tipo de ejercicio. Ir a nadar, hacer aquagym o montar en bicicleta son ejercicios completos y compatibles con el running porque también ejercitan las piernas pero de una manera distinta.

Consejos para no dejar de correr

Prográmate bien los días a la semana que vas a correr y procura que sean inamovibles. Si llueve, sal igualmente, descubrirás la maravillosa sensación del running bajo la lluvia y, además te sentirás todavía mejor por haber tenido la fuerza de voluntad de salir un día así. Hoy en día existen cortavientos (una especie de impermeable para correr) que te harán mucho más fácil esta experiencia.

Y, sobre todo, si lo que quieres es que la pereza nunca pueda contigo, apúntante a alguna carrera popular de vez en cuando. Así nunca bajarás la guardia, saldrás a entrenar y tendrás diferentes oportunidades para ir superando tus propias marcas. Y en cuanto vayas a una carrera popular, no podrás dejarlo porque engancha.

La buena energía y el buen ambiente que se respira entre los cientos de corredores de una carrera popular es insuperable. Hay infinidad de opciones entre las que te recomendamos las carreras femeninas o la mítica San Silvestre para empezar. Fíjate también en el recorrido porque variar de escenario es otra de las claves para que correr no se te haga aburrido. Toma nota de nuestros consejos y... ¡A correr!


Y además:
¡Plántale cara al frío! Los beneficios de hacer ejercicio en invierno
Regalos de Navidad para apasionadas de la vida 'healthy'

por Redacción enfemenino 102 compartidos