El 6 mes de embarazo

Publicado por Maren Agirregomezkorta
Publicado en 28 de mayo de 2009

Ya estás en tu sexto mes de embarazo, tu bebé ya mide unos 22 cm de la cabeza al coxis y pesa unos 700 g. En cuanto a ti, sigues adelante en esta apasionada aventura y puede que ya empieces a sentir contracciones, el peso de tu vientre que afecta a la espalda, vértebras y piernas. A partir de ahora tienes que cuidarte.


Visita al médico
Harás tu cuarta prueba prenatal, donde seguirán comprobando que todo va bien.
Te tomarán la tensión, el peso y la altura uterina. Buscarán restos de azúcar y de albúmina en la orina. También te harán una prueba para diagnosticar la hepatitis B, para que tu bebé reciba la vacuna cuando nazca si es necesario.

La madrona te enseñará a encontrar el ritmo adecuado para que tu embarazo vaya bien. Para ello te hará preguntas sobre tu ritmo de vida en el trabajo y en casa. No dudes en consultarle tus pequeñas molestias como puede ser un cansancio anormal, por ejemplo, ya que puede ser síntoma de anemia. Te aconsejará reposo y te propondrá apuntarte a clases de preparación al parto.

Tu cuerpo
Cada vez necesitas más reposo, es normal, porque cada vez que te mueves lo haces junto a tu bebé, que no cesa de crecer.
Para garantizar que cubre sus necesidades de oxígeno y nutrientes, la sangre circula a toda velocidad por tu cuerpo, tendrás el pulso acelerado, pero la tensión seguirá siendo normal.
Entre los pequeños inconvenientes del embarazo, podrás observar que los ojos se te irritan con facilidad, tampoco te olvides de la crema anti-estrías para el pecho, vientre y muslos. Utiliza sujetadores específicos para el embarazo para aliviarte si lo necesitas.
Tu útero mide ahora unos 24 cm de altura a partir del pubis. Cada vez ocupa un lugar mayor en tu vientre, puede causarte algún dolor de ligamentos sobre el costado. La extensión del útero también puede generar contracciones, es normal, no deberías preocuparte siempre y cuando sean irregulares y no superen los 10 por día. Como cada vez ejerce más presión sobre tu estómago, puede causarte acidez.

Psicológicamente
Todos estos cambios en tu aspecto corporal pueden suponer un problema, ya que es imposible ignorar que estás embarazada. A algunas mujeres les cuesta aceptar este nuevo estado, y para otras es un motivo más de alegría.

Como tu bebé se mueve cada vez más, también puedes empezar a cuestionarte si serás capaz de ocuparte del bebé, organizarlo todo... No dudes en contar tus miedos a las personas que te rodean, están ahí para apoyarte.

Tu bebé
Aunque todavía tenga la piel arrugada, cada vez está más capacitado para la vida extra-uterina, en caso de tener un parto prematuro, por ejemplo. Su sistema nervioso se desarrolla mucho, así como los músculos.
Los pulmones continúan desarrollándose aunque todavía no están formados del todo.
Cada vez es más inquieto, con fases claras en las que está despierto y otras en las que duerme y traga líquido amniótico con sabor dulce. Realiza movimientos de inspiración y expiración con el torax, como un entrenamiento para la respiración, y a veces ¡hasta tendrá hipo!

Es de más en más receptivo al medio exterior, sensible a las caricias, a la música y a la voz de los padres, ¡pero también a los ruidos violentos!

Puede interesarte