Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Niños con inteligencia superior, ¿cómo detectar si tu hijo es superdotado?

© iStock
Maternidad

Niños con inteligencia superior, ¿cómo detectar si tu hijo es superdotado?

Cristina Gonzalez
por Cristina Gonzalez Publicado en 27 de marzo de 2015

Puede que sea muy espabilado para su edad, que pregunte muchas cosas, que nunca pare quieto o que tenga a veces problemas para relacionarse socialmente. Estas características son propias de los niños superdotados. Hoy te enseñamos la manera de detectarlo.

Antes que nada, hay que saber distinguir entre niños precoces y niños superdotados. Un niño precoz es aquel que muestra unas cualidades fuera de lo común a una edad muy temprana, pero no por ello quiere decir que en un futuro se convierta en superdotado, pues para serlo deberá tener un coeficiente intelectual superior a 130. Aún así, muchos niños precoces terminan desarrollando luego una inteligencia superior. Los indicios comienzan a manifestarse desde que son bebés: son capaces de caminar a los 12 meses o antes, hablan con fluidez a los dos años o aprenden a leer antes que los demás. Estas son solo algunas señales pero, ¿cómo detectar si un niño es realmente superdotado?

© Getty

Características principales

Antes de realizar las pruebas que determinan su inteligencia, hay una serie de características comunes que suelen presentar estos niños y que los padres detectan pronto. Sergi Banús, psicólogo infantil y autor de Psicodiagnosis, las resume en uno de sus post:

  • Cuando llegan a cierta edad, estos niños tienden a buscar la compañía de personas más mayores que ellos. Tienen curiosidad por distintos temas y realizan muchas preguntas, frustrándose cuando no encuentran una respuesta clara.
  • Un niño superdotado tiende a ser perfeccionista pero también a desarrollar una gran creatividad.
  • A veces desarrollan ciertos problemas de comportamiento. A parte de tener una sensibilidad acrecentada, pueden padecer problemas de sueño, ansiedad, hiperactividad e incluso TOCs (Trastornos Obsesivos Compulsivos).
  • Aunque tienen una gran habilidad para comprender el entorno social que les rodea, no siempre saben cómo comportarse en él: tienen afán de liderazgo y protagonismo, pero también saben que son diferentes a los otros niños, algo que les causa inseguridad y baja autoestima, que puede manifestarse a veces con agresividad.

¿Un niño superdotado es un alumno excelente?

Tener un coeficiente intelectual alto no siempre es sinónimo de éxito escolar, más bien con los niños superdotados suele suceder lo contrario. Aunque aprenden a leer rápido y bien, a menudo tienen problemas de escritura (disgrafía). Esta paradoja se debe a un desfase entre el desarrollo intelectual y el psicomotor. Pero las dificultades escolares reales empiezan a aparecer a partir de quinto o sexto de primaria. A veces, los niños superdotados tienden a aburrirse en clase, lo que generalmente se traduce en un comportamiento perturbador, ausente o fantasioso. Con frecuencia sufren dislexia, fracaso escolar o repiten cursos.

Métodos para la detección

La edad en la que se suele detectar si un niño es superdotado o no suele ser entre los 11 o 12 años. Existen dos técnicas para hacerlo:

  • El test de Coeficiente Intelectual: realizado por un psicólogo. El CI se mide gracias a tests psicométricos según la escala de Wechsler compuesto por pruebas verbales y manipulativas: nivel de lectura, compresión, vocabulario, rompecabezas...
  • Los cuestionarios de identificación: constituidos por tablas comparativas. Sirven para diferenciar a los niños precoces de los superdotados. Está enfocado especialmente a los profesores que dudan sobre las capacidades de un alumno.

En cualquier caso, hay que tener claro que un niño superdotado no tiene por qué ser brillante en todo. Aunque las matemáticas o la música se le den bien, puede que no sea bueno con el dibujo.

Seguimiento escolar y psicológico adaptado

Una vez que se detecta, para los padres es primordial concienciarse de las particularidades de su hijo, tanto a nivel intelectual como afectivo, e informar a los profesores. Si el niño no rinde lo suficiente en el colegio, se debe buscar un motivo y un programa específico que se adapte a él, dirigido por un equipo especializado. También es importante apuntarle a actividades extraescolares que sacien sus conocimientos o a otras que fomenten su sociabilidad. Pero ante todo, hay que entender que aunque es más inteligente que cualquiera, simplemente es un niño, por lo que no hay que darle un trato especial o diferenciarlo de los demás. Basta con escucharle, comprenderle, quererle y apoyarle.


Y además:
10 errores que cometen los padres a la hora de hacer los deberes con sus hijos
¿Por qué tienen los niños amigos imaginarios? Consejos para padres

por Cristina Gonzalez