Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Cómo sobrevivir a un viaje en avión si tu hijo pequeño llora

© iStock
Maternidad

Cómo sobrevivir a un viaje en avión si tu hijo pequeño llora

por Redacción enfemenino Publicado en 16 de julio de 2018
A-
A+

A veces viajar con niños resulta complicado, sobre todo si es en avión y lloran. Te damos unos consejos para tratar de impedir que esto ocurra.

Viajar en avión con niños a veces se convierte en una pesadilla para los padres. Afortunadamente, tener cierta información básica y una buena dosis de humor nos ayudará a viajar en avión con bebés y niños pequeños sin incidentes. Aunque no hay necesidad de sentirse abrumado o avergonzado, debemos conocer ciertos puntos clave.

¿Por qué lloran los bebés en el avión?

Estadísticamente hablando, la mayoría de los bebés y niños pequeños están tranquilos y cómodos durante los vuelos. Sin embargo, hay momentos en que los más pequeños caen fuera de la norma y lloran inconsolablemente. Éstos son los momentos en los que empieza el terror, especialmente si es tu hijo el que está llorando.

Aunque no hay datos fiables que expliquen por qué algunos bebés lloran continuamente en los vuelos, se piensa que es la combinación de muchos factores a la vez. A los bebés y niños pequeños les encanta la rutina en un entorno familiar, y un viaje perturba todo eso. Nuevas ubicaciones, cambios en las zonas horarias, diferentes olores, un montón de caras nuevas, ruidos extraños, y posiciones incómodas para dormir son las principales causas.

El temperamento también juega un papel importante a la hora de entender por qué algunos bebés y niños lloran en los aviones. Algunos son más sensibles a la estimulación como la luz, el ruido y los olores, lo que les lleva a estar estimulados más fácilmente y puede desembocar en el llanto. Normalmente son niños que suelen llorar también en casa. Lamentablemente, los trucos normales que los padres utilizan en casa para controlar el llanto puede que no funcionen mientras viajan, por lo que el bebé llorará más en un avión.

Éstas son algunas recomendaciones para hacer el vuelo tan agradable como sea posible:

  • No sobrealimentes a tu bebé o niño antes de un vuelo con la esperanza de crear somnolencia. El intestino se expande con los cambios de presión en el avión mientras vuela. Tener la barriga excesivamente llena puede causar gases o indigestión, provocando como resultado dolor de estómago.​

  • No trates de sedar al niño de ninguna manera. Hay padres que frotan con whisky las encías de un bebé o que dan a los niños antihistamínicos (como Polaramine o Neosayomol) para provocar el sueño. No sólo no existe evidencia de que estos métodos sean seguros, sino que pueden tener efectos negativos sobre ellos.

  • Evita los alimentos azucarados y los aperitivos. Puede parecer tentador ofrecer galletas, bebidas de fruta o caramelos para sobornar a un niño pequeño para comportarse durante un tiempo. Por desgracia, esto normalmente causa una liberación repentina de energía cuando todo el azúcar entra en el torrente sanguíneo y luego una caída rápida del azúcar en la sangre que puede causar irritabilidad, llanto y berrinches.
  • Trata de recrear un ambiente para dormir similar al de casa. Traer un objeto familiar, como una manta o un juguete de peluche, puede ayudar a aumentar los sentimientos de seguridad. El uso de estos objetos durante el despegue y el aterrizaje es útil.

  • Utiliza un método para igualar la presión del oído durante el despegue y el aterrizaje. El uso del biberón, el pecho, el chupete o mordedor puede ayudar a los niños a aliviar la presión en sus oídos. Considera la posibilidad de cambiar fechas de vuelo o no volar con bebés o niños pequeños que tengan una infección de oído o infección respiratoria. Los cambios de presión pueden causar dolor severo a los oídos infectados o al pecho congestionado.
  • Los padres también deben mantener la calma. La ansiedad se extiende como un incendio forestal. Cuando estamos nerviosos, ansiosos o preocupados, esto puede propagarse a nuestro hijo. Pedir disculpas a los demás pasajeros y explicar que estás haciendo todo lo posible para calmar a tu bebé es suficiente. Deja de lado la culpa.​

Volar con bebés y niños pequeños es parte de la vida moderna. La buena noticia es que la mayoría de los bebés y niños pequeños vuelan sin problema. Como padres, podemos hacer el viaje en avión más fácil si entendemos, preparamos y manejamos la situación. Y en el peor de los casos, no importa lo malo que haya podido ser el vuelo, siempre nos quedará una anécdota para contar.

Contenido elaborado en colaboración con Deanna Marie Mason, experta en educación y salud familiar. Autora del blog Dr. Deanna Marie Mason. Paternidad proactiva. Apoyo profesional para la familia moderna. Acaba de lanzar su segundo libro: "Cómo educar adolescentes con valores".

Descubre: Canciones clásicas de niños

Canciones de nuestra infancia © iStock

Y además:
7 consejos imprescindibles para supermamis viajeras
La lista definitiva: los imprescindibles para un viaje con niños
Juguetes imprescindibles para las vacaciones con tu bebé

por Redacción enfemenino