Inicio / Cocina / Cocina española / Ruta por los mejores mercados para comer en Madrid, ¿nos acompañas?

© iStock
Cocina

Ruta por los mejores mercados para comer en Madrid, ¿nos acompañas?

por Laura Sutil Publicado en 9 de diciembre de 2016

Si pensabas que hacer la compra en los mercados de toda la vida era algo que dejaría de tener sentido después de la generación de tus padres, te equivocabas. Los restaurantes más exclusivos de las grandes urbes se abren paso entre carnicerías, pescaderías y la típica frutería del barrio. Es el momento de que conozcas algunos de estos castizos rincones situados en el centro de Madrid.

Es sábado por la mañana y tú, una hípster por definición, te dispones a preparar un guiso bien contundente para hacer frente al frío. Para ello, nada mejor que bajar al mercado de toda la vida en tu barrio (más de moda que nunca). Y sí, entre los 500 g de solomillo, el calabacín, las patatas y el pan artesano, hay hueco para una barra de tapas gourmet, un restaurante mexicano o, incluso, uno de cocina fusión que te va a enamorar. Nosotras nos hemos dado unos paseos gastronómicos de lo más productivos por algunos de estos castizos rincones con encanto. ¿Quieres conocerlos tú también?

Mercado de San Miguel

Si hay un Mercado reconocible al llegar a Madrid, ése es el de San Miguel, uno de los emblemas de la capital, situado muy cerquita de la Plaza Mayor. Desde principios del siglo XX, este mercado de estructura de hierro y grandes ventanales observa el paso de cientos de personas cada día. Y es que con el paso de los años se ha convertido en toda una atracción turística imprescindible si te encuentras en el centro de Madrid. Precisamente esto hace que se trate de un recinto prácticamente intransitable durante los fines de semanas pero te garantizamos que cualquier día entre semana puede ser todo un lujo visitarlo.

En él puedes encontrar productos con denominación de origen de diferentes regiones de nuestra geografía: desde las mejores legumbres, hasta frutas, pescados y carnes frescos. Pero no solo se trata de un espacio en el que comprar alimentos frescos; en el Mercado de San Miguel la oferta gastronómica no tiene límites. Desde sus puestos de pintxos a los que no puedes mirar sin pecar, hasta algunos súper originales con las mejores chuches artesanas.

Para los más sibaritas, también puedes encontrar algunos stands dedicados únicamente a la cerveza o especializados en las mejores referencias en lo que a vinos se refiere. Su enfoque turístico lo convierte también en el mejor exponente de los productos o recetas nacionales más míticas: tortilla de patata, tosta de jamón serrano, gazpacho, croquetas... ¡No sabemos por dónde empezar!

Mercado de Antón Martín

© Cutzamala

Esta parte de Madrid derrocha vida de barrio por sus cuatro costados. A medio camino entre Tirso de Molina y Atocha, Antón Martín es una de esas zonas en auge en los últimos tiempos. Ya sea por su ambiente cultureta con el cine Doré, sus innumerable lista de cafeterías/librerías o su maravilloso mercado, en el que podemos encontrar absolutamente todo, es uno de nuestros barrios favoritos. No se trata para nada de un mercado turístico, ni un enclave básico en la peregrinación de quien vive en la capital. Se trata más bien de un punto de encuentro para las gentes del barrio y sus alrededores.

Y ¿qué mejor forma de reencontrarse con viejos amigos que en un restaurante mexicano enclavado en pleno mercado de abastos? Es el caso de Cutzamala Mex Food, un pequeño espacio en el que el olor a las tortitas se mezcla con una decoración 100% mex. Su dueño, Uriel, de origen mexicano, ofrece un trato directo a sus clientes y sus raíces dejan una clara impronta en la comida que sirve.

Aderezado con las cervezas más míticas del país azteca, nos quedamos con su guacamole, sin duda uno de los más deliciosos que podemos encontrar en la capital. Y después de un aperitivo como éste, solo podíamos continuar con las expectativas muy altas. Y sí, cumplieron todos nuestros deseos gracias a sus quesadillas, una auténtica delicia que debes aderezar con unas gotitas de salsa picante para poder disfrutar plenamente. Por si esto fuera poco, su versión de los chilaquiles, los chilakillers, resultan el gran plato fuerte de este pedacito de Cuernavaca enclavado en una de las zonas más castizas de la capital.

Además de este mexicano súper recomendable, el Mercado de Antón Martín tiene otros restaurantes distribuidos por sus dos plantas, que suponen todo un viaje por la gastronomía de diferentes países. Te recomendamos que pruebes el japonés Yokaloka, eso sí, ve con tiempo porque no hacen reservas y siempre está lleno. El niguiri de salmón flambeado y el de pez mantequilla te conquistarán. También puedes dejarte seducir por los toques gallegos, italianos y colombianos de algunos de los locales colindantes o bien salir a la calle y probar en Buns and Bones, un restaurante que cuenta con los mejores costillares y alitas thai que hayamos probado en nuestra vida. Si te gustan los baos, prueba el de pato pekinés. ¡De-li-cio-so!

Mercado de Chamberí

Bun de cangrejo, Chambi © enfemenino

Más de 50 años lleva latiendo el Mercado de Chamberí en pleno centro de la capital. Y es que en 1943 abrió sus puertas este espacio que albergaba unos 50 puestos. Lo que en un inicio comenzó siendo el mítico mercado en el que encontrar fruta, verdura, pescado, carne o pan, ha dado un giro en los últimos años. Quien cruza ahora las puertas principales de este mercado se encuentra con una oferta gastronómica más que apetecible y unas cuantas mesas en las que sentarse a compartir una bebida y un aperitivo.

La Chispería de Chamberí es el nombre que ha recibido esta zona gastro que ya alberga 8 locales con ofertas de lo más variopintas. Eso sí, en sus cocinas hay un ingrediente común: los mejores productos de temporada. Así, se elabora, por ejemplo, la cocina gaditana de Lambuzo o las carnes preparadas a baja temperatura que son leitmotive en Foodlabs. También puedes encontrar una cafetería propiamente dicha y un local especializado en cerveza para tomarte siempre el trago más refrescante.

Este mercado también acoge un nuevo concepto de comida peruana dando un giro a la más tradicional que hasta ahora habíamos probado. La street food que viene directa desde Perú es la propuesta del joven y experimentado cocinero Omar Malpartida, de Tiradito Pisco Bar y /M (también en la capital). Si has pensado en utilizar cuchillo y tenedor en Chambi deberás dejar los modales para otra ocasión y es que esa es precisamente la esencia que quieren transmitir con su menú: comer directamente todo con las manos, pringarte y rechuparte los dedos literalmente, ¡porque ten por seguro que te encantará!

Los buns (pan chino al vapor) son su especialidad y te recomendamos fervientemente que pruebes el Chili Crab, de cangrejo, chasiu de maracuyá, chimichurri de pimientos, cilantro y kiuri. Las papas con salsa de ají amarillo, aceituna y queso rostizado junto con sus Sanguches Francesilla. En concreto el Nuevo Pardo de pollo al cilindro, salsa de ají amarillo, acompañado de chips de patata y chimichurri harán que prometas amor eterno a este gastro bar que se caracteriza por su decoración inspirada en los puestos callejeros. Y ¿para beber? Por su puesto, su rico pisco pero, un secreto... ten cuidado porque es tan rico y suave que entrará como si bebieras agua.

Mercado de San Antón

© Mama Framboise

Muy cerca de la plaza de Chueca se encuentra uno de nuestros mercados favoritos. Si bien no es tan castizo como el de Antón Martín, el Mercado de San Antón es un lugar en el que poder disfrutar de las mejores carnicerías, pescaderías, charcuterías, fruterías y panaderías gourmet. En resumidas cuentas, un rincón idílico si eres una loca de las compras navideñas que se avecinan. Cada uno de sus stands de productos frescos es todo un deleite para los sentidos. En ellos, los colores y los olores nos transportan al más tradicional de los mercados y, por supuesto, nuestras ansias de compra no conocen límites.

Su decoración cuidada al detalle da lugar a que el Mercado de San Antón albergue lugares con mucho encanto como, por ejemplo, el puesto que Mama Framboise que abrió sus puertas hace tan solo unos meses en la primera plata del recinto. Además de sus delicadas tartaletas y su deliciosa gama de croissants (¡no podemos resistirnos al de chocolate!), el popular café / pastelería amplía su gama en este punto de venta, ya que cuenta con la colaboración de Papi's Bagels, lo que permite desayunar, tomar un aperitivo o merendar dulce o salado en función de los gustos del comensal.

Además de poder disfrutar de un riquísimo café con tu dulce o salado preferido, Alejandro Montes, chef pastelero de Mama Framboise, ya ha preparado sus opciones para endulzar tu Navidad de una forma diferente y, por supuesto, deliciosa. No puedes dejar de probar su tronco navideño que incluye sobao pasiego, praliné, y, por supuesto, un cremoso de chocolate. También nos ha encantado su abeto de chocolate (perfecto para regalar a una amante del chocolate), su turrón con yuzu y sus ya famosos roscones que puedes adquirir previo encargo. Con todo esto, ¿no crees que ha llegado el momento de irnos de compras al mercado?

Mercado de la Cebada

Junto con el Mercado de Antón Martín, el de la Cebada es uno de los emblemas de los mercados de la capital. Está situado en La Latina, barrio castizo por excelencia en el centro de Madrid. Con un ambiente muy familiar, es en La Cebada donde lo mismo puedes comprar un kilo de patatas como degustar uno de los más deliciosos pulpo a feira acompañado de una cerveza. Y es que, aunque este mercado es puramente un mercado de abastos en el que arreglar los zapatos, hacer la copia de las llaves o pedir vez para comprar la carne, es también un espacio foodie en auge. Cada vez es más común ver cómo grupos de amigos que se agolpan los sábados por la mañana al lado de los puestos de productos frescos para disfrutar de una deliciosa tapa.

Aunque este cambio de forma de entender el mercado es aún incipiente en la Cebada, estamos seguras de la que la demanda de los últimos tiempos hará que evolucione hacia más locales en los que, además de comprar productos frescos, podamos degustarlos in situ. Y es que si lo que te gusta es el ambiente de barrio, sin más pretensiones, este es sin duda tu lugar.

Mercado de San Ildefonso

El estilo del Mercado de San Ildefonso, situado en plena calle Fuencarral, es muy diferente a los otros mercados que conocemos en la capital. No se trata tanto de un concepto de mercado de abastos tradicional en el que poder comprar carne, verdura o pescado, sino más bien de un lugar perfecto para disfrutar del concepto de street food. Dentro del moderno recinto en el que se sitúa, puedes hacer todo un recorrido por diferentes partes de la gastronomía española e internacional. Por ejemplo, es un placer ir a Granja Malasaña y probar sus huevos rotos camperos acompañados de atún rojo.

Y si quieres una sugerencia clásica, nada como las croquetas de Boqueat, una reinvención deliciosa de una de nuestras tapas más míticas. Otro de los rincones míticos es La Lonja, donde puedes encontrar raciones de ostras y otras especialidades recién llegadas de Galicia. Y, por supuesto, como amantes de los ibéricos que somos, ese stand de Arturo Sánchez nos vuelve locas. Nada como quedar un domingo a media tarde y disfrutar de cada una de las raciones que puedes encontrar en este rincón de Malasaña.

Platea

© Platea

Si hay un lugar que destaca por ofrecer productos gourmet y de máxima calidad y contar entre sus restaurantes para tapear con locales de reconocido prestigio, ese es Platea. Situado muy cerca de la madrileña Plaza de Colón, Platea poco tiene que ver con un tradicional mercado de abastos, sino que más bien se trata de un lugar en el que recrearte si tienes verdadera alma foodie. Su enorme hall nos recuerda a la entrada de un gran mall de peli americana. Y, una vez que pasamos su puerta, tenemos una amplia gama de locales muy diferentes entre sí y en los que es todo un placer perderse.

Platea se define como un espacio de ocio gastronómico en el que puedes encontrar propuestas culinarias de algunos grandes chefs como, por ejemplo, Ramón Freixa que tiene el coqueto bistrot Arriba en la primera planta del recinto. A este local, se suman otros stands en los que poder disfrutar, por ejemplo del vermut o de pintxos de primera calidad. Además del producto gastronómico local, Platea también cuenta con una buena selección de cocina internacional, desde el peruano Kinua hasta su popular Sushi Bar.

A la oferta culinaria propiamente dicha, se suma su propuesta de ocio, enfocada a que los clientes de Platea puedan disfrutar de música y otro tipo de espectáculos en directo mientras saborean algunas de las delicias que ofrecen en este mercado gourmet.

Si ya tienes marcada tu ruta para disfrutar de todos y cada uno de estos mercados, es que eres una auténtica foodie. ¿Acertará este test contigo?

Y además:
¡Buenos días! Estos son los desayunos de campeona que tienes que probar en Madrid
Meat bar, los restaurantes que conquistarán a los amantes de la carne

por Laura Sutil

Puede interesarte