Inicio / Cocina / Cocina internacional

Cocina

¿Necesitas ideas para cenar? Platos sencillos (y deliciosos) para hacer en casa

por María Viéitez Creado en 31 de marzo de 2020
¿Necesitas ideas para cenar? Platos sencillos (y deliciosos) para hacer en casa© GettyImages

Tienes invitados para cenar, quieres organizar un plan perfecto con tu pareja o una noche de buenas conversaciones con tus mejores amigos. Pero, ¿qué podemos cenar? Te proponemos una lista de recetas con los que convertir una noche cualquiera en una noche para el recuerdo.

Compartir una cena deliciosa puede ser el mejor cierre para una cita perfecta. Pero también es un plan exquisito para una noche con amigos o familia. Es el momento ideal para compartir una conversación amena y relajada, un detalle que es imprescindible cuidar en una velada romántica y una excelente manera de sorprender a ese alguien con quien tanto te gusta compartir tu tiempo.

Video por Carla Dominguez

No lo hacemos por cualquiera. Invertir nuestro tiempo, esfuerzos y amor en preparar una buena cena es una excelente manera de demostrar el cariño que sentimos por nuestro invitados, y lo bonito de todo ello es que lo hacemos con gusto. Sin embargo, en todo este entramado hay también una parte complicada, y es la de escoger la receta con la que sorprender a nuestros compañeros de mesa. ¿Carne, pescado o un plato vegetariano? ¿Recetas frías o calientes? ¿Un plato, dos platos o mejor varios platos de picoteo? Muchas opciones entre las que es difícil escoger.

Para ponértelo más fácil y para que puedas disfrutar de esa velada tan especial sin complicaciones, hemos hecho para ti en este artículo una selección de platos de todos los tipos y para todos los gustos con los que te aseguramos que no dejarás indiferente a nadie.

Crema de setas con queso trufado

Esta crema es perfecta como entrante o primer plato. Puedes servirla fría, templada o caliente, y con o sin queso trufado, que puedes ofrecer como topping o servirlo, directamente, sobre la crema de setas. Lo que es seguro, es que le encantará a todo el que la prueba. Para cuatro comensales necesitarás:

  • 200 gramos de setas frescas variadas
  • Media cebolla dulce
  • 2 dientes de ajo
  • 50 g de caldo de ave
  • Aceite de oliva virgen extra
  • pimienta negra y sal

Para el topping de queso trufado necesitarás:

  • 50 g de queso trufado bien curado
  • 80 g de mascarpone
  • 30 g de leche
  • pimienta negra y sal al gusto

Preparación:
Lava, corta las setas y resérvalas. Coloca una sartén con un poco de aceite y, mientras se calienta, pica la cebolla y el ajo en trocitos muy finos. Cuando la sartén esté caliente, incorpora la cebolla hasta que se poche, es decir, a fuego medio. Cuando esté lista, incorpora los ajos picados. Sube el fuego en ese momento y cuando la mezcla coja un tono dorado, añade las setas troceadas. Salpimienta al gusto. Espera a que se evapore el agua que sueltan y cuando se haya acabado, incorpora el caldo. Llévalo a ebullición y retíralo después.

A continuación, bate la mezcla con la batidora y corrige de sal si es necesario. Pasa la crema hasta que quede muy fina y suave y, si quieres que quede más suelta, ve añadiendo más caldo hasta que quede de tu gusto. Cuando esté lista, déjala reposar y ve preparando la crema de queso.

Ralla el queso trufado y resérvalo. Después, bate la mezcla de queso mascarpone y leche y ve incorporando poco a poco el queso trufado. Añade sal y pimienta a tu gusto y reserva en la nevera.

A la hora de servir, puedes ofrecerla fría o caliente. Lo ideal es que coloques un par de cucharadas de la salsa de queso sobre la crema de setas. Puedes tomar la crema mezclada con el queso, o bien como si se tratase de un topping. Te aseguramos que ninguna de las opciones te defraudará.

Salmón al horno con cebolla caramelizada

El salmón es uno de los platos de pescado que más triunfan. Da igual cómo lo prepares, porque siempre queda delicioso y, además, es muy fácil de cocinar. Con salsas, con verduras, con patatas... Seguramente lo hayas probado de muchas maneras. Pero, ¿sabes lo delicioso que queda acompañado de cebolla caramelizada? Para 4 personas necesitarás:

  • 4 lomos de salmón
  • 4 cebollas grandes
  • 2 tomates
  • Sal y pimienta
  • Cebollino fresco y cayena en polvo (opcional)
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación:
Lo primero que deberás hacer será pochar y caramelizar la cebolla. Córtala en juliana y pon en una sartén una cantidad generosa de aceite de oliva –unos 10ml. Con el fuego al mínimo, echa la cebolla, añade un poco de sal y remueve para que todas las hebras se empapen. Deja que se cocine durante unos 5 minutos y cuando esté lista, resérvala.

Ahora, cocina en salmón. Precalienta el horno a 190 ºC con calor arriba y abajo, pero sin ventilador –si en tu horno la función de ventilación es automática, regula la temperatura a 180 ºC. Mientras, lava los tomates, sécalos y córtalos en rodajas. Colócalos en el fondo de la bandeja y, a continuación, coloca los lomos de salmón. Después, deberás colocar la cebolla caramelizada sobre los lomos y hornearlo todo durante 15 o 20 minutos –el tiempo dependerá del grosor de los lomos.

Crema de calabaza y mango

Igual que la anterior, esta crema se puede comer tanto fría como caliente. Es fresca, nutritiva y muy fácil de preparar y, además, por su toque dulce y textura suave, encantará también a los niños. Necesitarás:

  • 1 calabaza grande
  • 1 mango
  • Mantequilla Lurpak con sal
  • Sal y agua
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación:
Lava, pela y corta la calabaza en dados para que se cueza mejor. Mientras, coloca una olla con un chorrito de aceite y una cucharada de mantequilla Lupark. Cuando se caliente, añade la calabaza y rehógala para que suelte el sabor. Añade solo una pizca más de sal. Espera a que la calabaza coja color y, cuando esté lista, añade un poco de agua hasta que la cubra y sube el fuego. Espera a que hierva y mientras, pela y corta el mango, también en dados. Puedes dejar unos cuantos trocitos apartados para decorar el plato final.

Cuando la calabaza esté lista, bien cocida, añade el mango y retira la olla del fuego. Mezcla los ingredientes y tritúralos con un robot de cocina o una batidora. Añade una gotita de aceite de oliva para que emulsione más fácilmente.

Antes de servir, deja que se enfríe. Lo ideal es servirla algo templada, aunque puedes escoger la opción que más te guste. Sírvela en copas o pequeños tazones y coloca encima de cada uno un par o tres de los dados de mango que has reservado. Añade también, si quieres, unas hojas de perejil.

Pollo al limón estilo chino

¿A quién no le encanta esta fresca y dulce receta de pollo? Es perfecta para una cena informal y para un picoteo pero sobre todo si quieres sorprender a tus invitados con tus habilidades culinarias. ¡Seguro que no se lo esperan y es más fácil de lo que crees! Si quieres, puedes acompañarlo, por ejemplo, con una ensalada de brotes verdes, queso de cabra, nueces y naranja. Necesitarás:

  • 2 pechugas de pollo
  • 2 limones
  • 2 cucharadas de maizena
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 huevo batido
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 100 ml de caldo de pollo
  • Salsa de soja

Preparación:
Corta tres rodajas de limón y resérvalas. Exprime el resto de las frutas y pon el zumo a cocer con el azúcar, el caldo de pollo y una cucharada de maizena. Cuando empiece a calentarse, añade las tres rodajas que habías reservado y deja que se cocine a fuego lento hasta que coja consistencia.

Mientras, marina las pechugas de pollo –bien limpias y sin hebras de grasa– en la salsa de soja. Si son muy gruesas, puedes hacer dos filetes de cada una de ellas. Sácalas cuando se hayan empapado bien. Después, mezcla el huevo batido con otra cucharada de maizena y pinta los filetes de pollo. Cuando estén listas, fríelas en el aceite de oliva.

Para presentar el plato, corta las pechugas en trozos finos para que los comensales puedan tomarlo con palillos y colócalos en una fuente. Baña el fondo del plato con la mitad de la salsa de limón y coloca las tres rodajas de limón. Encima deberás colocar el pollo y, por último, bañar todo el plato con el resto de la salsa. ¡Y listo!

Pasta con jamón y queso parmesano

¿Quién dijo que la pasta por la noche no es buena? La pasta es un plato exquisito para cualquier ocasión, sobre todo si se prepara con ingredientes saludables, como es este caso. Y aunque se dice que es un plato demasiado pesado para cenar, lo único que deberás hacer si te preocupa tener una digestión pesada, es cenar pronto y no tomar demasiada cantidad. Te contamos cómo preparar esta deliciosa receta:

  • 500 g de pasta a tu elección
  • 1 litro de agua
  • Sal
  • 2 cucharadas soperas de mantequilla
  • 200 g de jamón curado
  • 1 brick de nata para cocinar
  • Perejil
  • 100 g de queso parmesano

Preparación:
Cocina la pasta como de costumbre; pon en agua a calentar con una pizca de sal y añade la pasta cuando comience a hervir. Cuando esté al dente, retírala, escúrrela, pásala por el chorro de agua fría y, finalmente, mézclala con la mantequilla. Resérvala.

Para preparar la salsa de jamón y queso, corta el jamón en cuadraditos pequeños –si sin lonchas, puedes cortarlas en tiras finas rectangulares. Para continuar, mezcla estos trocitos con la crema de leche y pon esta mezcla en la sartén a fuego lento. Deja que se reduzca poco a poco la crema de leche y añade a continuación que queso parmesano y el perejil. Corrige de sal si es necesario –si quieres, también puedes añadir una pizca de pimienta.

Para emplatar la receta, sirve una ración de pasta y báñala con la salsa de jamón y queso. Para finalizar, coloca encima una ramita de perejil. ¡A los niños les encantará!

María Viéitez
María es redactora digital y de contenidos de actualidad en enfemenino, y tiene claro que la comunicación es lo suyo. Seducida por la lectura, la escritura y las ganas de …