Inicio / Cocina / Cocina internacional / Recetas familiares para hacer en casa

Recetas familiares para hacer en casa

Cocinar es una estupenda manera de pasar tiempo en familia, ya que no solo harás que tus hijos empiecen a familiarizarse con los diferentes alimentos e ingredientes, sino que también se sentirán mucho más integrados en las tareas de casa.

Seguro que en tienes un montón de recetas familiares de deliciosos platos que podéis preparar todos juntos, pero si estás un poco falta de ideas, o simplemente quieres probar algunos sabores y combinaciones nuevas, hemos preparado esta recopilación de recetas familiares de un montón de gastronomías diferentes, para que puedas probarlas en casa y cocinar en familia.

Por supuesto, no en todas las elaboraciones de un plato se puede integrar a los niños, ya que lo primero es su seguridad, pero sí pueden encargarse de las más sencillas y que no entrañen ningún riesgo, y ayudarte en el resto como los mejores pinches de cocina.

Cocinar tiene un montón de beneficios para los niños, ya que se sienten involucrados, les ayuda a tomar mayor responsabilidad y a conocer y descubrir los alimentos, mejorando su relación con los mismos. Estos son algunos de estos beneficios:

  • Mejora la comunicación: al elaborar cualquier plato entre varias personas es imprescindible hablar y comunicarse, por lo que los niños aprenden a escuchar, razonar y procesar la información durante la elaboración de la receta.
  • Aumenta la confianza en uno mismo: es muy importante ir dejando que los niños, a medida que crecen, empiecen a realizar tareas que normalmente desempeñamos los adultos, ya que esto no solo les hace ir adquiriendo hábitos y responsabilidades, sino que se sienten realizados al ver que sus padres confían en ellos para hacerlas.
  • Mejora la autonomía: muy ligada a la anterior, en la cocina los niños aprenden a ser más autónomos y a ir poco a poco siendo capaces de realizar mayor cantidad de tareas. 
  • Es una forma de divertirse alejados de pantallas: hoy en día es complicado encontrar entretenimiento para los niños lejos de la pantalla de algún dispositivo electrónico. Sin embargo, cocinar es una actividad que no solo cumple ese objetivo, sino que seguro que les divierte muchísimo. 
  • Aprenden a trabajar en equipo: cooperar es muy importante en la cocina, por lo que al integrarlos en la preparación de platos y recetas, ellos mismos aprenden la importancia de trabajar en equipo para conseguir buenos resultados. 
  • Descubren nuevas texturas: si integramos a los peques en la creación y elaboración de platos y recetas, poco a poco irán manipulando diferentes alimentos, en su mayoría crudos, y gracias al contacto con estos descubren nuevas texturas.
  • Mejora la motricidad: cuando ya son un poco más mayores y empiezan a manipular utensilios de cocina, estos les ayudan a desarrollar y mejorar su motricidad, como el rodillo de amasar, las barillas o los cubiertos. 
  • Se atreven a probar nuevos alimentos: cuando los niños están implicados en la creación del plato y elaboran ellos mismos las recetas, es mucho más fácil que se animen a probar nuevos sabores y alimentos, ya que dejan de ser ingredientes desconocidos para ellos, y no se crean prejuicios. 

Por supuesto, es importante tener en cuenta la edad de los niños a la hora de integrarlos en el cocinado, para que no se sientan frustrados si les asignamos recetas muy complejas antes de tiempo. Antes de los doce años, debemos acercarnos al mundo de la cocina de manera sencilla y divertida (pueden empezar manipulando la harina, haciendo una masa o batiendo unos huevos), y a partir de los doce años podemos empezar a realizar recetas más elaboradas (que nos ayuden con un arroz, a laminar ajo o cebolla, preparar salsa de tomate casera o incluso a preparar algún caldo de pollo o de pescado).

En cuanto a los ingredientes de las recetas, es lógico que los niños se sientan atraídos hacia los alimentos que ya conocen y les gusta comer, como las patatas o el pollo, pero también es una muy buena manera de introducir en su vida las verduras y que aprendan a comerlas y disfrutarlas sin necesidad de tener que ingeniártelas tú para esconderlas o disimularlas en un plato.

Cuanto más contacto tengan con las verduras (y cuanto antes empiecen a manipularlas) más fácil es que comiencen a disfrutarlas, que aprendan a valorar su sabor y que dejen de verlas como el enemigo.

Sin embargo, cocinar con los niños no solo les aporta beneficios a ellos, sino también a los adultos. Cuantas más recetas preparemos en casa, menos alimentos procesados compraremos fuera, y por lo tanto más sana será nuestra alimentación. Desde recetas saladas a dulces, pasando por alimentos básicos y de primera necesidad como el pan, cualquier elaboración es bienvenida siempre y cuando implique que pasamos un buen rato en familia y aprendemos a cocinar platos nuevos. 

A continuación, hemos preparado una recopilación de deliciosas y estupendas recetas familiares que disfrutaréis cocinando todos juntos. De la gastronomía española a la marroquí, pasando por algún que otro plato mexicano, aquí encontrarás un montón de elaboraciones diferentes con las de descubrir nuevos sabores y maneras de cocinar los ingredientes que todos podemos encontrar en nuestra cocina y despensa. ¿A qué esperas para encender tu horno, preparar los fogones y ponerte manos a la obra y cocinarlas todas? ¡Bon appétit!


Receta de pastel gratinado de carne y patata

Ingredientes (4 personas):

200 g de carne picada

200 g de carne de salchicha

Sal

Pimienta

1 cebolla (grande)

Hierbas provenzales

25 g de queso Gruyère

1 yema de huevo

2 cucharadas de crema fresca

2 bolsitas de puré de patata (también puedes hacer un puré de patata casero)


Preparación:

  • Dorar la carne con la cebolla finamente picada en una cucharadita de aceite de oliva. 
  • Preparar un puré listo para usar añadiendo una yema de huevo y dos cucharadas de crema fresca.
  • Alternar una capa de puré con otra de carne, y terminar con una capa de queso Gruyère.
  • Poner en el horno a (210°C) durante 25 minutos, hasta que el queso Gruyère tome un buen color.
  • Dejamos enfriar unos minutos antes de servir.
Puedes acompañar con una ensalada o servir como plato único


Y además:

¿Una cocina sana, llena de sabor y fácil? Prueba con la olla de cocción lenta

Cocina italiana: 4 recetas rápidas para una verdadera dolce vita
Cómo acompañar las lentejas: las 6 recetas más sanas y deliciosas
Ensalada de lentejas, las recetas más ricas y saludables para tus menús