Inicio / En forma / Salud / 5 consejos para mejorar tus hábitos alimenticios de forma sencilla (y duradera)

En forma

5 consejos para mejorar tus hábitos alimenticios de forma sencilla (y duradera)

por Blanca Nieto Creado en 2 de diciembre de 2019
60 compartidos
5 consejos para mejorar tus hábitos alimenticios de forma sencilla (y duradera)© Getty

Si cambiar tu forma de comer y mejorar tu alimentación te parece imposible, quizá es porque no estás siguiendo los pasos adecuados. Pequeños cambios marcan grandes diferencias, no necesitas dar un giro de 180º a tu forma de comer, sino simplemente seguir las recomendaciones adecuadas para que mejorar tu dieta no suponga un sacrificio. Te damos 5 consejos sencillos con los que empezar y hacer que el cambio sea definitivo, ¡toma nota!

Que una alimentación saludable es la base de una buena salud en gran medida, lo sabemos, pero también sabemos que el ritmo de vida frenético que llevamos no siempre es compatible con seguir una dieta equilibrada. ¿O quizá sí? Cambiar tu forma de comer para adquirir hábitos saludables (para siempre) es considerado habitualmente como un objetivo más cercano a la utopía que a la realidad, pero no es del todo cierto. Si bien es verdad que comer bien implica determinados sacrificios, estos son pequeños y, siguiendo una rutina con unas bases sencillas puede marcar la diferencia en nuestra salud. Sí, tendrás que renunciar a comer comida basura cada vez que el cuerpo te lo pida, pero verás que llevar una dieta equilibrada y saludable no es una historia de ciencia ficción. Te damos 5 consejos sencillos que te ayudarán a cambiar tus hábitos alimenticios sin que tengas que cambiar por completo tu forma de comer. Tu salud te lo agradecerá y, en poco tiempo, notarás cómo te sientes mejor y no quieres volver a los viejos hábitos.

Video por Carla Dominguez

1. Frutas y verduras, los protagonistas de tu dieta

Estamos seguras de que esta recomendación no es nueva para ti y llevas escuchando eso de comer 5 piezas de fruta o verdura al día desde que tienes uso razón. Y casi seguras estamos también de que no lo has conseguido. No, no significa que tengas que cambiar por completo tus recetas, simplemente debes cambiar las proporciones. Acostúmbrate a que la verdura sea el ingrediente principal en tus platos. No renuncies a esos macarrones que tanto te encantan, simplemente cocínalos con una sofrito de verduritas y con tomate natural. Comer bien no se limita a una dieta basada en pollo a la plancha y ensalada, hay un sinfín de formas de incorporar los vegetales a tu dieta sin renunciar al sabor.

2. Azúcares añadidos, aditivos y grasas saturadas, cuantas menos, mejor

El consumo excesivo de azúcar, al igual que el de grasas saturadas, está estrechamente ligado con la aparición de enfermedades como la diabetes, la obesidad y otras enfermedades cardiovasculares. Por ello, moderar su consumo y reducirlo al mínimo en nuestra dieta es imprescidible para llevar una alimentación saludable. Haz que el azúcar añadido, los aditivos presentes en los productos ultraprocesados y las grasas saturadas se conviertan en un mínimo porcentaje de tu alimentación y consúmelos solo cuando quieras darte un capricho esporádico. Mantente alejada de los alimentos ultraprocesados, ricos en grasas saturadas, aditivos, azúcar añadido y sal y opta siempre por productos naturales y recetas caseras.

3. Come de colores: elige alimentos naturales variados y combínalos

Los fitoquímicos presentes en los alimentos tienen beneficios diferentes para la salud, según el tipo, y además, son los responsables de dar color a los alimentos. Combinar frutas, verduras y hortalizas de diferentes colores nos asegura beneficiarnos de sus diferentes propiedades, lo que nos ayuda a llevar una dieta variada. Por ejemplo, las frutas y verduras naranjas (calabaza, naranjas o zanahorias) son ricas en vitamina A, el color rojo de los alimentos nos indica un alto índice de licopenos, mientras que el verde de las espinacas o las acelgas nos indica que hay un alto contenido en luteína, un potente antioxidante con muchos beneficios para la salud. No tengas siempre los mismos alimentos en la nevera, prueba comidas diferentes, recetas variadas y mezcla todos los colores del pantone nutricional para que tu salud te lo agradezca en el futuro.

4. Cereales sí, pero mejor integrales

Durante mucho tiempo se ha demonizado la pasta o el pan y se ha considerado a estos alimentos como enemigos de una dieta saludable. La realidad no es exactamente esta. La pasta o el pan no son alimentos negativos para la salud por sí mismos, siempre y cuando se incorporen en una dieta equilibrada y saludable. Sin embargo, las harinas refinadas de las que tradicionalmente están hechos son transformadas por nuestro cuerpo, tras una serie de complejos procesos que ocurren durante la digestión, en azúcares. Por ello, es mejor optar por cereales integrales, evitan la subida drástica de insulina en sangre, controlando los niveles de azúcar. Además, las harinas y cereales integrales son ricos en fibra, lo que ayuda a nuestro sistema digestivo. No renuncies a desayunar pan o a tu plato preferido de pasta, pero prioriza las harinas integrales para una receta más sana.

5. Planifica las comidas con antelación, te ayudará a ser constante

Si llega la hora de la comida y no tienes nada pensado, lo normal es optar por cocinar cualquier cosa que tengas en la nevera sea, o no, sana o independientemente de que el día anterior comieras lo mismo. Por ello, lo ideal es planificar las comidas de la semana con antelación. De esta forma, podrás hacer la compra en base al menú semanal, evitando comprar comida basura y librándote de tentaciones innecesarias. Además, te permitirá ver con mayor ángulo si las comidas semanales son equilibradas (suficiente cantidad de verdura, pescado, comidas variadas...) Se trata de uno de los trucos más sencillos para llevar una dieta saludable sin que suponga ningún esfuerzo.

Un coach nutricional, la guía que necesitas

Si te sientes un poco perdida a la hora de mejorar tus hábitos alimenticios, lo mejor es consultar con un profesional. Un coach nutricional es un experto en alimentación que puede ayudarte a seguir la dieta más adecuada según tus necesidades. Además, te hará seguimiento para que tus nuevos hábitos se conviertan en rutinas duraderas. Ahora, con Savia puedes tener a tu coach nutricional en el bolsillo siempre que quieras. Consúltale todas tus dudas a través del chat, habla con tu entrenador personal para que te explique más sobre qué pasos seguir en tu dieta y deja que evalúe tus avances para una mayor motivación. Con Savia, además, tendrás a mano a tu médico de confianza para consultar tus dudas médicas y con el evaluador de síntomas podrás saber con gran exactitudo qué te pasa cuando empiezas a encontrarte mal. Savia es una herramienta muy cómoda para tener tu salud controlada sin preocupaciones, de forma sencilla y sin tener que gastar tiempo en ir a la consulta del médico.

Y además...

Los alimentos para prevenir el resfriado o aliviar sus síntomas
Descubre el mindfoodness o cómo la alimentación consciente puede mejorar tu salud
Vegetariana, flexitariana, paleo... ponemos las dietas más famosas a examen

60 compartidos