Inicio / Psico / Consejos / ¿Eres (la) dueña de tu vida? 8 claves para conseguirlo

Psico

¿Eres (la) dueña de tu vida? 8 claves para conseguirlo

por Redacción enfemenino Creado en 7 de junio de 2017

A las expectativas tradicionales de una época anterior, en la que la mujer debía encargarse de las labores domésticas y el cuidado de la familia, se suman las exigencias de la sociedad 2.0 actual, en la que se valora el éxito profesional y el cuidado corporal -a veces incluso por encima de la propia salud.

El ritmo de vida, junto con la sobrecarga de ocupaciones deriva en una sobreexigencia agotadora que, mantenida de forma continuada en el tiempo, puede resultar devastadora para la salud emocional. Sin embargo, ¿cómo conseguir estar en paz con una misma si permanentemente tienes que luchar con la ‘culpa’ cada vez que no cumples con las expectativas que se colocan sobre las mujeres? La psicóloga Silvia Lama nos da las pautas para llegar al éxito.

Descubre: 20 frases inspiradoras para empoderar a las mujeres
Frases para encontrar la fuerza que necesitas © iStock

8 claves para conseguir ser la dueña de tu vida:

​1. No tienes por qué hacerte cargo de todo: Las responsabilidades del día a día, en una familia, pareja o en el hogar, son responsabilidades compartidas. Eso quiere decir que tú no eres la única y última responsable de que todo salga correctamente.

2. El autocuidado, una tarea pendiente: Tendemos a preocuparnos por el bienestar de nuestra familia o allegados, posicionando el nuestro en segundo lugar. Sin embargo y por poner un ejemplo, si tú como madre no te encargas de cuidarte, te resultará mucho más difícil enseñar a tus hijos a cuidar de ellos mismos y evitarles así la lucha interna a la que tú enfrentas día tras día.

3. Tienes derecho a decir que ‘no’ y poner límites: No tienes por qué encargarte de todo, y hacerlo todo bien. Lo que otros necesitan no tiene prioridad frente a lo que tú precisas o anhelas. Tienes derecho a poner límites, a dar hasta donde tú quieras dar.

4. Y también tienes derecho a no ser perfecta: Es más, nunca vas a serlo. La perfección varía en función de los criterios de los ojos que te miren, siempre habrá alguien en descontento, por lo que no podrás sentirte plena si te riges por este pensamiento. Lo importante es que seas consciente de tus circunstancias, tus capacidades y tus límites, y que tú te encuentres satisfecha con cómo has hecho las cosas.

5. Es más, puedes (y debes) equivocarte: A veces se gana, y otras veces se aprende. Equivocarse es un símbolo de arriesgar y es necesario para seguir evolucionando. Recuerda que si una niña no se hubiera caído trescientas veces, jamás hubiera aprendido a caminar.

6. Por todo esto (y más) mereces tiempo para ti: Tiempo para invertir en lo que tú deseas. Sea lo que sea. No eres una etiqueta, eres más que ‘mujer trabajadora exitosa’, ‘soltera’, ‘madre’ o ‘pareja’. Eres tú. Eres (inserta tu nombre aquí). Eres lo que te gusta, tus aficiones o todo aquello que a ti te aporte identidad. Eres lo que tú quieres ser, no lo que los demás digan de ti.

7. Eres dueña de tu cuerpo, tu maternidad y tu sexualidad. Y por ello nadie tiene derecho a opinar sobre lo que haces o debes hacer con ellas. Y mucho menos cuestionarlo: si debes tener hijos o no, si tu cuerpo es lo suficientemente bello, la forma en la que vives el sexo... La única vara de medir –si es que decides hacer un juicio- está en tu bolsillo.

8. Y lo más importante… Eres (más que) suficiente: Sola o acompañada eres una naranja entera. Tanto si se te ‘ha pasado el arroz’, como si se te ha quedado duro con verduras al vapor. No hay nada de malo en ti si “todavía” sigues soltera. No pasa nada malo tampoco si has decidido dedicar tu vida a la crianza de tus hijos/as. Lo importante es que tú te encuentres cómoda con tu situación, que puedas darte permiso para hacer lo que quieras hacer con tu vida (porque te lo mereces y tienes derecho), y que, si compartes tu vida con alguien, te ayude a sentirte como un más y no como un menos.

Artículo elaborado por por ifeelonline.com.

Y además:
La importancia de saber pedir ayuda
Cómo conseguir que no te afecte lo que otros piensen de ti

por Redacción enfemenino