Inicio / En forma / Salud / Urticaria: qué es y cómo aliviar el picor

© iStock
En forma

Urticaria: qué es y cómo aliviar el picor

por Carla Dominguez Publicado en 10 de marzo de 2019

La urticaria es muy frecuente, y puede deberse debido a muchos factores. Picor, inflamación de la piel, rojeces o ronchas por zonas distintas del cuerpo que puedan resultar muy incómodas.

Las urticarias son una de las enfermedades más frecuentes de la piel, y también de las que menos se conocen las causas exactas. Muchas personas padecen urticarias de manera espontánea o continuada y por motivos muy variados. Además, resulta bastante incómoda por el picor que produce y por las marcas, lo que hace que muchas personas no se sientan a gusto de forma constante. La urticaria puede deberse a muchos factores. Uno de los más frecuentes son las alergias, ya sea alimentos, animales, o incluso tejidos.

Tipos de urticaria

Existen muchos tipos de urticaria, y afectan de forma distinta a cada persona. A veces se manifiesta en forma de alergia, o simplemente en el embarazo. Te enseñamos algunos de los casos más comunes de la urticaria.

  • Embarazo: Las afecciones en la piel pueden ser debido a diferentes detonantes. Uno de ellos se produce en el embarazo. 1 de cada 5 mujeres suele sufrir durante el embarazo urticaria. Y es que la piel de la mujer cambiar mucho durante esta etapa. Se produce no solo urticaria, sino también estrías, acné o oscurecimiento de algunas zonas de la piel. Todo ello debido a las hormonas.

  • Alergias: Por ejemplo, si somos alérgicos nuestra piel reaccionará de manera inmediata con picores. Esto es debido al contacto con aquello a lo que somos alérgicos, y por lo tanto nuestra piel se manifiesta como un mecanismo de defensa, advirtiéndonos que algo va mal. A veces, incluso no tiene que ser una alergia, sino que tenemos la piel más seca y por eso aparecen en la piel más rojeces. Este tipo de problemas suelen tenerlos las personas con rinitis, que también tienen alergia a los ácaros o al polvo por ejemplo. Por ello, si sufres de esto debes siempre ser constante y mantener tu piel muy bien hidratada. Además, de este tipo de alergias que se producen a través de urticaria como uno de los síntomas, existe también la denominada como urticaria crónica.

  • Angioedema: es una reacción muy similar a la urticaria que afecta a las capas más profundas de la piel. Aparece normalmente las rojeces alrededor de los ojos, las mejillas o los labios. Los síntomas más comunes son ronchas grandes y gruesas, hinchazón y enrojecimiento de la piel, dolor o calor de las zonas afectadas.

  • Enfermedad crónica: La urticaria crónica se denomina a la enfermedad de la piel que se produce al estar más de seis semanas con picores y rojeces. Además, estas rojeces deben manifestarse más veces al año para que pueda ser considerada como urticaria crónica. ¿Por qué se produce? De momento, se desconoce el motivo real de su aparición, por lo que su tratamiento es un poco complicado. Si eres una de esas personas que sufre este tipo de rojeces, queremos darte unos pequeños consejos para que puedas ir aliviando ese picor.

Síntomas de urticaria

  • Ronchas de color rojo que aparecen en la piel en cualquier zona del cuerpo.
  • Ronchas que varían en tamaño y que aparecen y desparecen por las distintas zonas del cuerpo.
  • Picazón de forma constate.
  • Ardor en muchas ocasiones.
  • Calor en el cuerpo.
  • Hinchazón de determinadas zonas del cuerpo (labios, garganta, párpados...)

1. Relájate: el estrés también puede afectar a tu piel © iStock

Consejos para aliviar el picor

Sabemos que el picor es bastante molesto, y a veces produce ciertas lesiones en la piel si nos rascamos de forma constante. Por eso, debes intentar evitar algunos de los desencadenantes que producen en diversas ocasiones estas rojeces. Estos consejos te irán bien si sufres de alguna urticaria ocasional, si es crónica o aguda te aconsejamos que mires tu caso con un especialista o en tu clínica de siempre. Muchas de las urticarias se suelen remitir con cremas, y otros medicamentos como antihistamínicos, que ayudan a paliar su aparición. Sobre todo porque además de cremas, puedas necesitar medicamentos dependiendo del diagnóstico que haga tu médico.

Aquí podrás encontrar algunos consejos para que las urticarias, y sobre todo el picor no sea tan intenso, como frío o tejidos más suaves que ayuden a reducir los habones o ronchas.

1. No te rasques

Lo sabemos, es muy fácil decirlo y muy difícil lograrlo. Pero debes pensar que rascarte no solucionará el problema, sino que lo agravará. La aparición de las ronchas o habones en la piel suele ir acompañada de un picor intenso y frecuente Además, si estás en una zona de mucho calor estos factores harán que sea mucho más molesto el picor.

Si no paras de rascarte durante el picor, pueden incluso salirte algunas heridas, con lesiones que por supuesto tendrán que curarse con posterioridad. Un consejo es aplicar frío en las zonas donde tengas las rojeces, esto reducirá el calor en estas zonas y te aliviará esa sensación de picor. Si es el caso que tienes ronchas por todo el cuerpo, es mejor que las duchas te las des frías. Sí sabemos que quizás, es un poco duro pero es lo recomendado si quieres bajar un poco el calor constante que producen las rojeces.

Por lo tanto, cuando sientas la necesidad de rascarte, hazlo con la yema de los dedos y nunca con las uñas y si por las noches lo haces de forma inconsciente, prueba a utilizar manoplas 100% algodón especiales para estos casos. Probablemente pienses que es una solución poco alentadora, pero tienes que poner todo de tu parte para no rascarte. Y no olvides comentarle a tu médico si sufres un picor incesante, ya que un especialista estudiará tu caso concreto y te ofrecerá la mejor opción posible.

2. Cuidado con la ropa

Si tienes urticaria crónica haz de la ropa 100% algodón uno de tus primeros mandamientos, ya que ayudará a no empeorar las ronchas y es con lo que más cómoda te sentirás y con lo que mejor lograrás evitar picores. Es muy frecuente que algunos textiles nos produzcan a todos algo de picor. Si notas que te pasa solo con un tipo intenta evitarlo. Aprovecha la moda slow fashion, y sus textiles hechos con la mejor calidad. Aunque es una inversión, lo notarás en la piel. También procura que la ropa sea suelta de forma que no comprima tu piel para que esta pueda respirar.

Otros textiles importantes son con los que cuentes en la cama. Las sábanas o las toallas, por ejemplo, también deben ser de primera calidad. Por último, prueba a lavarla también con jabón neutro y con la menor cantidad de suavizante posible, ya que la ropa muy perfumada puede contribuir a irritarte la piel. Incluso en muchas ocasiones, son este tipo de jabones los que producen mayores urticarias, por lo que escoge bien cuál utilizar y sobre todo que sea lo más natural posible.

3. Vigila lo que comes y lo que bebes

Aunque no lo creas puedes ser alérgico a algunos alimentos, y más si nunca los has probado en tu vida. Por eso, es importante que te realices pruebas y sepas realmente qué tipo de alergias y a qué puedes tener. Cuando se trata de alergias debes comprobar si Y es que la urticaria crónica no es una alergia y, por lo tanto, no se puede decir que algún alimento la provoque o agrave. Sin embargo sí hay alimentos beneficiosos para la piel que harán que tengas esta más hidratada y mejor preparada para afrontar cualquier problema cutáneo. Por ejemplo, la vitamina C es un potente antioxidante y está presente en cítricos como el pomelo, la naranja, la mandarina o el limón así como en verduras como la col o los pimientos. La hidratación, por su parte, también es fundamental, por lo que es recomendable beber unos dos litros de agua diarios, ya que ayuda a desintoxicar, dar firmeza a la piel y mantenerla bien hidratada.

4. No te eches cualquier crema...

El contacto con algunas cremas puede crear en algunas personas irritación y rojeces. Hay mucha gente que es alérgica a muchos ingredientes de la cosmética como por ejemplo el ácido salicílico produciendo reacciones como picor, hinchazón y calor en la piel. Esto ocurre porque muchas cremas contienen ingredientes fuertes y un tanto nocivos para la piel. Cuando se trata de piel con ronchas o habones hay que tener cuidado de lo que se le echa encima. Todos las cremas probablemente deben ser indicadas de forma específica para pieles atópicas, con rojeces En este sentido, la mejor recomendación es que consultes a tu médico para saber exactamente qué puedes y qué no puedes extender sobre tu piel. Aunque la urticaria crónica espontánea no tenga cura, puede que des con algún producto que disminuya el picor o rebaje los efectos del sarpullido sobre tu piel.

5. Y mucho menos maquilles una zona afectada

De igual forma que hay cremas que no te harán bien, no debes aplicar maquillaje sobre una zona afectada con urticaria. Y perfume tampoco, ya que pueden aumentar el picor. A veces las ronchas o angioedemas aparecen en el rostro o cuello, con el consiguiente efecto psicológico, ya que además del dolor o picor evidente, no nos vemos tan bien como nos gustaría, lo que contribuye a una baja autoestima y por ello creemos que es mejor tratar de disimularlo con maquillaje. Sin embargo, no ayudará a solucionar el problema, ya que el uso de maquillaje sobre la zona puede contribuir a aumentar el picor o a empeorar el estado de la piel.

6. No te obsesiones

Es difícil cuando la urticaria provoca que duermas peor o que tengas ganas de rascarte todo el día, pero es importantísimo que afrontes este (y cualquier otro) problema con energía, buen ánimo y una sonrisa permanente. Cuando estás ante un problema como este, sin causa evidente de aparición ni cura concreta, solo tienes dos opciones: venirte abajo o afrontar la situación con resignación y optimismo. Tu estado de ánimo es fundamental en este caso. Piensa que cada persona es diferente, que a ti te ha tocado vivir con este pequeño suplicio y que vas a hacerlo de la mejor de las formas posibles. Nadie dijo que fuera fácil, pero tú puedes con todo y más. No te obsesiones con el problema, tómatelo con buen humor y resignación y ya verás como te resulta mucho más llevadero.

7. No lleves una vida sedentaria

Por último hay que hacer hincapié en otro punto importante: no debes darte por vencida. El hecho de tener urticaria puede limitarte a la hora de hacer algún deporte o algún plan con tus amigos, pero no pongas el "no" por delante antes de intentarlo. Puedes buscar una solución con expertos. Cambia de médicos, y busca siempre una segunda opinión- Tienes que procurar mantenerte activa y, si no puedes hacer alguna actividad, intentarlo con otra. Con tu círculo social, lo mismo, si te proponen algún plan que no puedas seguir, busca una alternativa pero no te quedes en casa lamentándote, ya que solo hará que aumente tu frustración y rabia. Ánimo, te lo repetimos una vez más: ¡tú puedes con todo!

Si tras estos consejos no mejora la urticaria te recomendamos que acudas al médico, ya que puede ser algún tipo de alergia. Es importante que consultes con expertos si ves que la urticaria pasa de ser ocasional a constante. Haciéndote pruebas por conocer qué tipo de urticaria tienes y si es o no debido a algunos alimentos. Lo importante es que si aparecen es nuestra piel de forma continuada es una señal de que algo en nuestro cuerpo no va bien. Si tienes ya localizada tu clínica de confianza, busca su contacto y pide cita.

Fuentes sobre la urticaria en Medlineplus.gov

Y además:
Las mejores cremas para el cuerpo: ¿cuál funciona de verdad?
¿Piel sensible? ¡Aprende a escucharla!
10 rutinas saludables para una piel perfecta

por Carla Dominguez

Puede interesarte