Inicio / Pareja / Sexualidad / La montaña mágica

Pareja

La montaña mágica

por Bechra Dominguez Publicado en 1 de enero de 2019

La montaña mágica es una postura muy cómoda que todo el mundo puede experimentar. Si quieres innovarte en la cama suavemente, esta posición es la mejor.

De todas las posturas del Kamasutra, la montaña mágica es una de las más tiernas… ¡sino la más tierna! Primero se construye una montaña de cojines en el suelo. La mujer se deja caer en este montón con el tronco hacia adelante. Ella se abraza a las almohadas, mientras él la abraza por detrás. Entonces ella abre las piernas ligeramente, de forma que él se pueda arrodillar entre ellas y penetrar a su pareja suavemente.

La posición de la montaña mágica es una posición muy cómoda que casi todo el mundo puede probar. Si estás embarazada, no te aconsejamos experimentar esta postura sexual y ¡ya sabes porque: físicamente no es posible! pero te puedes conformar con la clásica (y sin igual…) postura del perrito.

​La montaña mágica deja el control al hombre lo que permite que mientras tu pareja hace sus movimientos de vaivén, si tu mueves un brazo hacia adelante, puedes tocar suavemente tu clítoris... Para añadir un toque picante y sensual a esta posición de la montaña mágica, puedes vendarte los ojos para saborear cada movimiento. También puedes crear un ambiente romántico decorando el dormitorio con rosas y velas …

Las posiciones sexuales que se parecen a la postura de la montaña mágica

¿Te ha gustado probar la postura de la montaña mágica? Tienes que experimentar la del “Dirty Dancing”... Esta posición le da un significado totalmente nuevo a la expresión “Dirty Dancing”. La mujer está tumbada con la espalda en el suelo (o cualquier otra superficie lisa ¡puede ser la mesa de la cocina!) y con las piernas dobladas para atrás, de forma que las pantorrillas tocan la cara interna de los muslos. Los brazos estarán estirados por encima de la cabeza. El hombre se tumba sobre su pareja con las piernas estiradas y la penetra. Con sus manos puede coger o los hombros, o la cintura de la mujer. Cuando se haya encontrado una posición cómoda para ambos, el hombre podrá estimular a su pareja con movimientos amplios, circulares o con profundas embestidas, dependiendo de las preferencias.

También puedes experimentar la postura de la sumisión, la mujer se apoya sobre sus brazos, apoyada sobre el vientre con una pierna plegada. El hombre, sobre ella, se apoya sobre sus brazos en tensión. Él la penetra efectuando un movimiento de vaivén que acentúa el grado de placer.

Si estás embarazada, puedes probar la postura “ascensión a la lujuria” en la que ambos están de pie con los pies firmemente anclados en el suelo. La mujer se pone frente a él pero de espaldas y poco a poco se deja llevar. El hombre la rodea con las piernas y se puede apoyar con los pies en la cama, el sofá o simplemente en el suelo. Ahora él puede jugar con la posición del cuerpo de su compañera... El movimiento debería ser de arriba abajo, rápido y a la vez profundo. ¿Las ventajas de esta variante de la postura de la sumisión? Esta posición sexual permite salir de la cama y puede estar experimentada donde queráis...

​Hay tantas posturas en el libro del Kamasutra, que siempre tendrás un montón de opciones para innovar bajo las sábanas! Y cuanto más vas a experimentar posiciones, más querrás probar cosas nuevas añadiendo un detalle: una caricia o mover tu cuerpo de manera diferente, o tal vez usar un juguete sexual para descubrir nuevas sensaciones… ¿Te atreves?

¡Prueba esta postura para practicar sexo anal! Una postura sexual increíble para pene pequeño. Dejate llevar por tu pareja: el hombre domina. Lo mejor para despertar el punto G.

Estoy muy juguetona hoy. ¡Sorpréndeme!
Deja la suerte elegir por ti
Kamasutra ilustrado
Encuentra la postura ideal


Puede interesarte : Vuelta a casa, El caracol, Defensa amorosa

por Bechra Dominguez
 

Puede interesarte