Inicio / En forma / Bienestar / Escoger almohada, el lujo de los dormilones

En forma

Escoger almohada, el lujo de los dormilones

Cristina García-Adán
por Cristina García-Adán Publicado en 13 de mayo de 2016
87 compartidos

¿Sabías que existen diferentes tipos de almohadas? Queremos ayudarte a conciliar el sueño, todo un lujo que no solo se consigue en las suites más demandadas. Dormir bien es un sueño alcanzable, aquí tienes las claves.

Lo tenemos claro, casi todos nos volvemos exigentes cuando se trata de nuestro descanso. ¿A quién lo le gustaría dormir entre sábanas limpias, todos los días, por supuesto de algodón egipcio, con grandes almohadas de plumón de ganso, todo en color blanco, como si se tratara del mismísimo cielo? Y es que la cama es uno de los mayores atractivos en los que estamos dispuestos a invertir.

Para descansar correctamente no hace falta que se alineen los planetas, basta con que la cabeza, el cuello y la columna vertebral lo hagan y para eso se necesita una buena almohada.

Imaginamos que en casa no dispones de una carta de almohadas, como si de un hotel de gran lujo se tratara, por eso te vamos a ayudar a elegir la mejor. Prepárate porque hay infinidad de tamaños, formas, grados de dureza, rellenos, fundas… y TODO afecta a tu sueño.

Cómo elegir correctamente la almohada

No existe una almohada ideal, para escogerla hay que tener en cuenta los hábitos de sueño de cada uno y la complexión física. Lo menosprecies esta elección y sigue los siguientes consejos:

El tamaño
La anchura de la almohada debería siempre superar la de tus hombros. En cambio, su altura o grosos varía según la postura del dormilón.

• Una almohada baja (10 cm), es adecuada para quienes duermen boca abajo, aunque hay médicos que aconsejan dormir sin almohada.
• Una almohada mediana (12-13 cm), es ideal para quien duerme boca arriba. Debe ser más baja que los hombros, y de una dureza mediana.
• Una almohada medio-alta (15 cm). Es ideal para quien duerme de lado, para mantener la cabeza y el cuello bien alineados con el eje de la columna.

¿Un consejo que nunca falla? Intenta probar la almohada en la tienda o incluso pregunta si la puedes probar en casa. Hay tiendas que lo permiten.

El relleno
Pluma y plumón. Las plumas son de oca o de pato. Las almohadas con relleno de plumas son blandas, se deforman, pero vuelven rápidamente al punto de partida. No sujetan bien el cuello. Este tipo de almohada está más pensado para los que duermen boca abajo, pero no es indicado para personas muy grandes, ni tampoco para quienes se mueven mucho mientras duermen. Tampoco es apto para persona alérgicas al polvo. Puedes encontrar desde los 15 a los 60 euros. Para que te entiendan en la tienda pide una almohada Duvet.
Látex. Este tipo de almohada ofrece una buena sujeción de la cabeza, lo que la hace muy adecuada para quien duerme de lado o para personas corpulentas. Su precio oscila entre 20 y 80 euros y depende de si hablamos de látex sintético, de origen natural o mezcla de ambos. A ti te va Holofi o la Brasilia de Flex.
Sintético. Normalmente este tipo de rellenos es de fibra de poliéster. Son las que se suelen comprar a los niños ya que son económicas y perfectas para personas de poco peso.

¿Cuáles son las mejores?

Destacar una concreta sería un error, ya que como os comentábamos, depende de las costumbres a la hora de dormir o incluso de lo corpulenta que seas. Si eres de las que siempre van a lo seguro, no dudes en consultar algunos de los estudios sobre almohadas que se realizan todos los años en Pillow Advisor. Normalmente las firmas más populares son John Lewis, Tempur, The White Company, Iso-Cool y Treca Interiors París.

¡Dulces sueños!

Y además...
¿Cómo identificar si una casa es realmente de lujo?
¡Vacaciones a la vista! Las casas en alquiler más deseadas

por Cristina García-Adán 87 compartidos

Puede interesarte