Inicio / Cocina / Cocina internacional / Los restaurantes de película que sí atravesaron la pantalla

Cocina

Los restaurantes de película que sí atravesaron la pantalla

Laura Sutil
por Laura Sutil Publicado en 21 de febrero de 2017
53 compartidos

Es posible que si te paras a pensar en alguna de las escenas más míticas de tus películas favoritas, ésta se desarrolle en un bar, un café o un restaurante. Nosotras hemos indagado sobre ellos: esos locales retratados en las películas y, ¿sabías que muchos de los restaurantes y bares en los que se han rodado escenas inolvidables de la ficción existen en la vida real? A continuación nos damos un paseo por ellos. ¿Nos acompañas en este viaje?

¿Quién no recuerda la típica brasserie parisina de la película Amelie? Y, ¿qué podemos decir del Central Perk? Toda una institución en la serie Friends, en nuestros corazones y sí, también entre las calles neoyorquinas. Por otra parte, ¿cómo no pensar en el Nueva York retratado por Woody Allen o Lena Dunham en sus obras audiovisuales? Ver sus trabajos es hacer todo un recorrido detallado por esos lugares en los que, probablemente, encontraron la inspiración cuando escribieron sus guiones.

Y es que, como en las películas y las series, una buena parte de momentos importantes de nuestra vida tienen lugar entre cafés, restaurantes o bares. Desde encuentros con amigas hasta reuniones familiares, cumpleaños o citas románticas. Precisamente por eso, ¿cómo iban a pasar por alto estos momentos nuestras ficciones favoritas? Vente con nosotras para dar este paseo en el que lo mismo recorremos los bares con encanto de la vieja Europa que los fast food más icónicos del celuloide hollywoodiense. ¡Allá vamos!

1. El verdadero Lipton's Restaurant de La La Land

© La La Land

Empecemos este recorrido por la película de la que todo el mundo habla y que si no has visto, la presión social te obligará a ver. Sí, es La La Land y, aunque hay mil razones por las que esta película ha conquistado al gran público, creemos que otro (uno más) de sus múltiples aciertos han sido sus localizaciones. Cuando conocemos a Sebastian, el "incomparablementemaravilloso" Ryan Gosling, él trabaja en el Lipton's, un local mediocre con un jefe malhumorado en el que nuestro protagonista ve relegado su talento a tocar sencillos villancicos en época navideña. Pues bien, el restaurante existe y es en realidad The Smokehouse, un imprescindible de la escena de Los Angeles. Con sus sofás rojos y su famosa carta de carnes, lleva abierto desde el año 1946.

Desde una fecha similar, concretamente 1949, está abierto The LightHouse Cafe, un templo del jazz por el que han pasado grandes figuras de este género. Es justo allí donde Sebastian lleva por primera vez a Mia para que escuche este verdadero jazz y pueda entender su pasión por la música. Además, la premiadísima (y nominadísima) cinta tiene alguna que otra referencia gastronómica más como, por ejemplo, el Grand Central Market, un bullicioso mercado callejero en el que disfrutar de los sabores del mundo en sus cientos de puestos de street food y en el que nuestra pareja de soñadores enamorados comparten alguna que otra comida.

2. Cafe des 2 moulins

© Amelie

La dulce, inocente y mágica Amélie nos conquistó a todos a principios de 2000 con su mundo fantástico lleno de elegancia parisina y su despertar a la vida y al amor en plena vida adulta. Más de 15 años después de su estreno, aún el Cafe des deux moulins, ubicado muy cerca del carismático Montmartre, sigue lleno de clientes que se sientan en sus mesas buscando aquel encanto que, gracias a Audrey Tautou, trascendió la gran pantalla.

El por qué de la elección de este cafe brasserie en el que trabajaba la joven Amélie en la cinta no fue algo casual. El director de la película, Jean-Pierre Jeunet, se decidió por este lugar porque vivía al lado y era su particular "bar de siempre". Una decisión que, estamos seguras, le agradecerán por siempre los propietarios del local que hoy en día disfrutan de una gran afluencia de clientes que llegan atraídos por la historia de la joven parisina.

3. El Brooklyn de Hannah

© Girls

Estarás de acuerdo con nosotras en que Brooklyn es ese lugar que alimenta nuestras fantasías y sueños desde que empezamos a ver cómo Hannah, Marnie, Jessa y Shoshanna desarrollaban sus vidas alrededor de sus calles. Nuestra particular "tierra donde los sueños se hacen realidad" debe estar ahí y de eso no nos cabe ninguna duda. Ese paraíso que parece atraer a veinteañeras con ganas de comerse el mundo y mucho (pero que mucho) que aprender sobre la vida aún, tiene unos cuantos lugares que Lena Dunhan, creadora y protagonista de la serie, nos ha querido mostrar.

Ella declara en cada capítulo su amor a Brooklyn, a su ambiente, a su generación y se hace eco de algunos de los lugares de moda entre los jóvenes hipster que viven en esta zona. Uno de ellos es, por ejemplo, The Bellwether, el local donde Hannah y su ex novio, Elijah, vuelven a encontrarse después de unos cuantos años. Otro de los puntos míticos de este recorrido es el Café Grumpy, el enclave en el que trabaja Ray durante las primeras temporadas de la producción. Un local que, por cierto, ha multiplicado su número de establecimientos gracias a la repercusión que ha supuesto la producción audiovisual. Unos capítulos después, metidas ya en la segunda y tercera temporada es cuando Ray prospera y decide ponerse al mando de su propio negocio, su restaurante es, en realidad, una popular y veterana pizzeria brooklyniana, Speedy Romeo.

Volviendo de nuevo a la primera temporada, ¿recuerdas su último capítulo? Era aquel en el que Hannah acababa en la playa devorando (literalmente) algo de fast food. Pues bien, la escena tenía lugar en Coney Island, una de las mejores zonas para disfrutar de verdadero street food norteamericano.

Y para los fans más adelantados, saltamos ahora de la quinta temporada, esa en la que la historia de Marnie y Charlie nos hacía explotar la cabeza y el corazón. Esa inesperada comida de pasta y pizza tenía lugar en uno de los restaurantes italianos más famosos de la zona: Roberta's.

4. Central Perk, ¿algún día existió?

© Friends

La respuesta a esta pregunta es sí, al menos durante un mes. Con motivo de la conmemoración de los 20 años del estreno de la serie, en el año 2014 se abrió temporalmente en Lafayette Street en Manhattan, el verdadero Central Perk. En él no podían faltar, como supondrás, las grandes tazas de café y, por supuesto, el sofá en el que Ross, Rachel, Monica, Chandler, Joey y Phoebe arreglaban el mundo.

Después de este bonito de detalle que, sin duda, hizo las delicias de los seguidores de la serie (al menos de los afortunados que pudieron visitarlo), explotamos esta bonita burbuja de ficción. El Central Perk, ese que nos conquistó, el que todas queríamos tener debajo de casa para brindar, reír y ahogar las penas, era una localización ficticia en un estudio de grabación de Los Angeles. Esperemos a la conmemoración de 30 aniversario; con suerte abren uno permanente y podemos acomodarnos en su mítico sofá.

5. Katz's Deli o el orgásmico pastrami de Sally

© Cuando Harry encontró a Sally

El Katz's Deli es uno de los restaurantes con más solera de Nueva York. Especializado en bocadillos y sándwiches, especialmente elaborados con pastrami, era uno de los "sitios de siempre" de Rob Reiner y su equipo, responsables de la gran Cuando Harry encontró a Sally (1989). Por eso, sentados en torno a una de sus mesas se filmó una de las escenas más recordadas de la historia del cine: el falso orgasmo de Sally, interpretado por la magnífica Meg Ryan.

De hecho, aprovechando el tirón que le otorgó la cinta, el restaurante decidió agregar algo de atrezzo fílmico a su local. Justo encima de la mesa en la que se rodó la escena citada hay un cartel en el que podemos leer: Cuando Harry encontró a Sally. Esperamos que te suceda aquí lo que le pasó a Sally. ¡Disfruta! Y claro, ante tal reclamo, suponemos que ésta es una de las mesas más demandadas del restaurante neoyorquino.

6. El mejor sushi de Nueva York con Carrie

© Sexo en Nueva York

Como no podía ser de otra forma, las chicas de Sexo en Nueva York nos dan una muestra de los lugares más exclusivos de la ciudad. A ellas, que se reúnen para comer o cenar cada día, parece no dolerles el bolsillo cuando disfrutan de los restaurantes más sofisticados de la Gran Manzana. Entre ellos queremos destacar el Blue Water Grill, que presume de ser el local en el que comer el mejor sushi de Nueva York. Además, el restaurante es conocido también por la frescura de sus pescados y mariscos. Así en sus mesas, tanto interiores como en su gran terraza cubierta con toldos, suele reunirse la élite neoyorquina que disfruta de deliciosos platos en un enclave de lujo: Union Square.

7. La simetría edulcorada de Gran Hotel Budapest

© Gran Hotel Budapest

Si aún no has visto esta obra de arte dirigida por Wes Anderson no tienes un minuto más que perder. Cada uno de sus planos es todo un placer visual. Pero yendo al tema que nos incumbe, hay un parte de esta película que emula una bonita pastelería con sobredosis de azúcar y sobre todo, de color rosa. ¿Sabes dónde se rodaron realmente estas escenas? En una lechería situada en la ciudad alemana de Dresden.

Su increíble decoración nos deja boquiabiertas. Desde los techos hasta el suelo, todo en ella parece recién salido de un cuento: mosaicos y azulejos por todas partes, terminaciones victorianas y modales de lechería del siglo pasado. De hecho, si crees que no es posible entrar en una tienda de dulces y sentirte más atraída por su decoración que por sus productos, este local le da un giro completo a tu perspectiva.

8. De bar en bar con Woody Allen

Sí, nos es totalmente imposible decidirnos por una sola de las obras maestras de Woody Allen. Puestas a elegir, nos quedamos con las de su primera época y elevamos a los altares la maravillosa Annie Hall y su escena final, ese monólogo brillante al que no le añadiríamos ni una sola coma. Es precisamente esa escena final en la que el espectador se sitúa tras los ventanales de un restaurante neoyorquino y "espía" sigiloso una historia de amor agonizante. Pero, en una trayectoria tan fructífera, no podía ser la única referencia foodie del controvertido autor.

Otro de los iconos en la ruta "gastro" de Allen era el restaurante Elaine's donde se desarrolla una de las conversaciones entre los protagonistas de Manhattan. El lugar era a mediados y finales de los 70, momento en el que se rodó la película, un nido de artistas y literatos que se reunían allí al calor de sus luces tenues y su famosa coctelería.

Ya en 2004, la película Melinda y Melinda se convierte en el escenario perfecto para mostrar al mundo el café Gitane, un restaurante de ambiente bohemio y joven, con bastante renombre en Nueva York. Estos son solo algunos de los ejemplos y es que nadie puede negar que pocos directores han sacado tanto partido a las conversaciones de bares y las cenas multitudinarias como Allen.

¡El viaje continúa!

Por supuesto, hay muchas otras creaciones audiovisuales en las que las escenas claves se desarrollan en torno a la mesa de un restaurante o un bar. Se nos viene a la cabeza ahora mismo el Jack Rabbit Slim, el restaurante de comida rápida en el que Vicent y Mia (Pulp Fiction) hablan durante horas antes de protagonizar un concurso de twist que pasará a la historia como una de las escenas más recordadas del cine contemporáneo.

Por último, queríamos hacer referencia al bar de siempre de los chicos de Cómo conocí a vuestra madre, el Maclaren's o, en la vida real, McGee's Pub & Restaurant. Se trata de un pub irlandés/estadounidense que sufrió algunas modificaciones durante el rodaje de la serie pero en el que reconocerás algunos detalles míticos si eres fiel seguidora de la serie.

Y para terminar este recorrido e ir abriendo boca para los Oscar que tendrán lugar este fin de semana, aquí te dejamos las películas más premiadas de todos los tiempos. Quizás encuentres en ellas algunos otros restaurantes que se nos han pasado por alto...

Y además:
¡Atrévete a probar! Los mejores restaurantes africanos de Madrid
Los restaurantes orientales que no te puedes perder en Madrid

por Laura Sutil 53 compartidos

Puede interesarte