Inicio / En forma / Ejercicios / El tai-chi

En forma

El tai-chi

por mvega Publicado en 18 de marzo de 2014

El tai chi chuan o tai chi es el arte marcial china más conocida y extendida. Literalmente "boxeo de la sombra", consiste en luchar contra un adversario imaginario que simboliza las enfermedades y el estrés, con el fin de encontrar la paz, el equilibrio, y el bienestar interiores.

El origen
Según ciertas fuentes, el tai chi chuan existiría desde hace unos 500 años. Habría sido utilizado por los guerreros chinos durante su entrenamiento para desarrollar las cualidades necesarias para el combate (concentración, calma, equilibrio).
A medio camino entre arte marcial y gimnasia suave, actualmente se practica en Asia y tiene un éxito creciente en occidente.
Definido como "una meditación en movimiento" o "una relajación activa", tiene como objetivo alcanzar un estado de tranquilidad interior en movimiento.

La práctica
Al contrario de la mayoría de artes marciales, el tai chi no impone ninguna postura particular. Para sentirse cómodo y efectuar movimientos amplios, lo ideal es optar por una camiseta, un pantalón ancho y ligero, y un calzado flexible.
Este arte alía movimientos precisos (un centenar en total: ondulaciones, rotaciones, estiramientos... para parar, apretar, empujar, tirar...) con métodos de control de la respiración. Inspirados en técnicas de combate, los movimientos se abordan con un rigor extremo y lentitud. Se encadenan armoniosamente en secuencias más o menos largas y complejas.
Disciplina del Qi (energía en chino), el tai chi implica un trabajo sobre la energía interna, no sobre la fuerza muscular externa). Todos los movimientos parten del centro del cuerpo, centro de la energía vital: un puñetazo, por ejemplo, viene de la cintura, no del brazo o del hombro. Con los pies bien arraigados en el suelo, el cuerpo está constantemente estirado hacia arriba, con la cabeza derecha, la nuca estirada. Los músculos se utilizan de un modo coordinado; hay que recordar que la desconcentración desune los movimientos.

Varias formas de practicarlo
- solo, combate contra un adversario imaginario, constituye la base de todo trabajo y conviene a la mayoría de los practicantes, gracias a su relación con la relajación, la salud y la meditación;
- en pareja, el empuje de las manos (tuishou) es más lúdico, permite aplicar los movimientos en su aspecto marcial y desarrolla cualidades para escuchar al compañero; - por último, el manejo de armas (espada, sable, abanico, palo, vara...), consideradas como una prolongación del cuerpo, favorece la realización de uno mismo, por el control que implica. , la realización de sí.

Las ventajas
Estrechamente vinculado a los principios energéticos de la medicina china, el tai chi pretende ante todo aportar bienestar: los enemigos imaginarios contra los que se lucha simbolizan la enfermedad y el estrés.
- Permite al practicante hacer circular mejor la energía, movilizarla y utilizarla para relajarse, centrarse y defenderse. A base de concentración y perseverancia, se aprende a superar la agresividad y la agitación, y a enfrentarse con serenidad a todo tipo de situaciones.
- Favoreciendo la circulación de la energía, mejorando la flexibilidad y estimulando el funcionamiento de los órganos vitales, se confirma como una disciplina de la longevidad.
- Por el juego de la transferencia del peso de un pie sobre el otro, también mejora el sentido del equilibrio.

- De manera general, también ayuda integrar mejor el esquema corporal y a coordinar los movimientos.

Información: Asociación española de Tai-Chi XIN YI
www.taichixinyi.org.es

por mvega

Puede interesarte