Inicio / En forma / Ejercicios / Mireia Belmonte: "ahora mismo sólo pienso en desconectar y asimilar lo que he hecho"

© P&G
En forma

Mireia Belmonte: "ahora mismo sólo pienso en desconectar y asimilar lo que he hecho"

Miriam Aguilar
por Miriam Aguilar Publicado en 15 de agosto de 2016
158 compartidos

Mireia Belmonte llega sonriente a la rueda de prensa de Río de Janeiro, la última que dará antes de volver a España a disfrutar de su merecido descanso. Dice que aún no le ha dado "tiempo a asimilar" su triunfo. Y es que, convertirse en la primera nadadora nacida en España que ha conseguido el oro en unas Olimpiadas es toda una proeza. "Cuando ves que has ganado, no sabes si reír o llorar, es un estado difícil de describir", comenta emocionada. Pero nos ha contado mucho más...

Fue a su última prueba, los 800 metros, "sin pensar en lo que había hecho el día anterior". Nada más y nada menos que ganar el oro en los 200 mariposa y batir un récord nacional. Así es como se plantea el día a día una campeona, con la mente fría y la mirada completamente enfocada en lo que tiene por delante. Mireia Belmonte es una profesional en el agua, pero también lo es fuera de ella. Cuando nos acercamos para hacerle esta entrevista, tras haber atendido a una decena de medios, nos recibe con la misma sonrisa sincera que muestra ante las cámaras. El día anterior, su madre nos decía "Mireia es muy cercana y sencilla. Es algo que no se puede fingir". Es lo que pienso cuando me siento a su lado y compartimos pareceres sobre lo mucho que le gusta a los brasileños tirar del aire acondicionado, ateridas de frío en la Casa de las Familias de Procter & Gamble.

Mireia Belmonte © P&G

"No me ha dado tiempo ni a celebrarlo", cuenta cuando le pregunto sobre cómo ha vivido su éxito en estos Juegos. "Terminas tan cansada después de una semana tan intensa que sólo te apetece dormir y estar relajada. Cuando llegue a casa lo celebraré por todo lo alto con mis seres queridos" dice ilusionada. "Aún me quedan 30 grupos de Whastapp por contestar", añade. Y es que ponerse al día de "lo que pasa ahí fuera" es todo un reto en un momento como este. "Casi no he podido seguir las Olimpiadas, me enteraba de lo que pasaba por el boca a boca de la villa. Ahora me voy a poner las pilas".

Su lesión del hombro, que le alejó de los Mundiales de Kazán de 2015, no parece haberle importunado durante los Juegos. "Ahora mismo no siento dolor porque cuando bajas un poco la carga el cuerpo consigue relajarse. Me ha dolido toda la temporada, pero ahora es muy diferente de lo que sentía antes. En gran parte gracias a Mónica, la fisio que me ha tratado y que ha estado muy pendiente de mí durante todo el año. Me ha acompañado en muchos momentos importantes de la temporada y creo que ha sido la clave de mi recuperación." A un ritmo de dos sesiones semanales de 3 horas cada una, Mireia pudo ir avanzando, paso a paso hasta llegar a conseguir su objetivo. "En los Juegos he tenido días en que necesitaba una descarga suave, de vaciado, pero otros días no necesitaba nada porque me encontraba perfecta".

Preparada para la gloria

​Los últimos dos meses han sido una adaptación a Río, "entrenando de 12 a 14:30 y de 20 a 23 porque las finales iban a ser muy tarde y había que aclimatarse bastante. Durante el año, a las 7 de la mañana ya estaba en el agua hasta las 10, luego hacía gimnasia hasta las 12, por la tarde de 15 a 16 ejercicio cardiovascular, de 16 a 19 natación y después masaje...". Ante mi atónita mirada comenta que está más que acostumbrada, y que es algo que hace incluso los fines de semana, aunque en ese caso puede ir a dormir unas horas a casa.

La alimentación también influye mucho a la hora de competir. "He mejorado muchísimo en ese sentido los dos últimos años, mi alimentación es mucho más equilibrada. La base son los hidratos de carbono, que dan energía al músculo para funcionar bien, y añado proteínas. Incluyo también verduras, que son muy importantes para las defensas". Tras entrenar siempre tira de fruta: "el agua da mucha hambre y cuando acabas de nadar te lo quieres comer todo". Esto le ha venido bien, ya que durante el último mes tuvo que coger un poco de peso para competir en plenas facultades. "Toda la vida ha sido al contrario, siempre buscando perder peso, y ahora tenía que engordar pero sin dejar de comer bien. No podía irme un día al McDonalds a comerme una hamburguesa", dice entre risas. Fuera de su alimentación habitual, un plato que no se pierde es el "bogabante a la sal, que hacen en un restaurante de Barcelona que además es muy importante para mi familia porque celebramos muchas cosas allí". Sin embargo, no es algo que haga a menudo porque "a las 10 de la noche ya me estoy durmiendo. Y cuando salgo fuera intento seguir la dieta".

#Graciasmamá, la campaña que ha conquistado al mundo entero

Mireia y su madre, Paqui García, son embajadoras de la campaña de Procter & Gamble "Gracias, mamá", que rinde un conmovedor y merecido homenaje a las madres de los deportistas, que luchan por ver cumplido el sueño de sus hijos. "Agradezco mucho poder formar parte de una campaña tan bonita. Me encanta el vídeo, que es muy emotivo y que refleja muy bien la vida de todo deportista desde que somos pequeños, cuando las madres intentan protegernos y animarnos, hasta que conseguimos la victoria. Es algo que pasa en todas las familias, pero nadie lo ve. Hasta ahora. En el día a día, no solemos agradecer el esfuerzo de nuestras madres y poder hacerlo público satisface muchísimo", comenta la nadadora.

Mireia Belmonte y su madre, Paqui García © P&G

​"Protectora, dulce y trabajadora", así describe Mireia a su madre, que está presente en la entrevista y le sonríe con ternura. De ella ha heredado su físico, lo que le vale para "cambiarse la ropa" y "algo de su carácter", dice, "aunque tengo cierta parte de mi padre también", añade. No se ven demasiado, ya que Mireia vive en el Centro de Alto Rendimiento de San Cugat pero "el vínculo de madre e hija siempre está ahí".

En el día a día, no solemos agradecer el esfuerzo de nuestras madres y poder hacerlo público satisface muchísimo

Planes de futuro

"Ahora mismo sólo pienso en desconectar y asimilar lo que he hecho. Todavía no sé a dónde iré de vacaciones, pero seguro que será a algún sitio tranquilo" responde cuando le pregunto sobre su futuro próximo. De Río no le ha dado tiempo a ver mucho, aunque fue al Cristo del Corcovado en una escapada rápida. "He estado en otras ocasiones y es una ciudad que me gusta muchísimo. Copacabana, por ejemplo, para correr los domingos, cuando cierran el paseo, es una maravilla".

Con tanto trajín, aún le queda tiempo para actualizar sus redes sociales. ​"Estos últimos días he visto cómo aumentaban mis seguidores", dice entusiasmada. "En mis redes intento que la gente me conozca más, así que hablo de lo que hago en el día a día y voy actualizando según voy viendo, de forma bastante natural. La verdad es que se agradece llevar tus propias redes porque el cariño que me nuestra la gente es inmenso".

Un cariño compartido por todos los españoles, orgullosos de este portento que, estamos seguros, aún tiene muchas alegrías que darnos. ¡Gracias Mireia por demostrarnos que, con esfuerzo y dedicación, todo es posible!


Y además:
5 razones por las que Mireia Belmonte es la mejor nadadora española de la historia
¡Mujeres de podium! Las olímpicas que han hecho historia en el deporte

por Miriam Aguilar 158 compartidos

Puede interesarte