Inicio / En forma / Dietas

En forma

Dieta: ¡Adiós a las ideas preconcebidas!

por Elena Bonet Creado en 28 de junio de 2010
Dieta: ¡Adiós a las ideas preconcebidas!

Idea n.° 1: el agua no adelgaza
¡Pero es de gran ayuda!, pues no contiene ninguna caloría y nos sacia al instante. La ventaja es que la podemos beber durante todo el día, fría o caliente, en forma de té o café. Si la consumimos de forma regular durante la comida, engañaremos el hambre y nos quedaremos llenas mucho antes. Además, elimina las toxinas, contribuye al drenaje del cuerpo y a la hidratación de la piel. Resumiendo: sólo acumula cualidades. Pero, ¿es necesario beber 1,5 litros cada día? No obligatoriamente. La cantidad varía en función de nuestras medidas, el clima y el estilo de vida que llevamos. Si hacemos mucho deporte, tendremos que consumir más de 1,5 litros. Si por el contrario no practicamos demasiado deporte, podemos beber un poco menos. Eso sí, recuerda que los refrescos (light mucho mejor), los caldos, el té y el café cuentan dentro de ese 1,5 litros. ¡A vuestra salud!

Idea n.° 2: el pan engorda
Depende, sobre todo, del tipo de pan y de la cantidad que consumamos. Lo ideal es elegirlo integral, por ser rico en fibras tardamos más en digerirlo y permanecemos llenas durante más tiempo. No obstante, una sola rebanada de este pan por comida es más que suficiente: 100 gramos de pan integral equivalen aproximadamente a 230 calorías. Un poco menos que la baguette o el pan de molde: 280 calorías por 100 gramos. Ahora bien, el pan, integral o no, sigue siendo azúcar... lento. No es que nos lo tengamos que prohibir del todo, sino que debemos consumirlo con moderación. Recordad que hay que evitar el pan de molde industrial: tras él se esconde mucha sal y, sobre todo, muchísimo azúcar.

Idea n.° 3: los alimentos quema grasas no queman nada de nada
Decir que la piña adelgaza es una auténtica mentira. Lo que sí es cierto es que contiene encima: la bromelina, que favorece la digestión y una mejor asimilación de las proteínas. El problema es que se encuentra, sobre todo, en el tronco de la piña y de ahí a concluir que su efecto es adelgazante... Y así con una gran cantidad de frutas. Por ejemplo, también se rumorea entorno al pomelo y la manzana. Son poco calóricas y en el caso de la manzana rica en fibras. Pero esto no quiere decir que adelgacen. Comer en demasía tanto una como otra supone una reducción drástica de las aportaciones calóricas y, por lo tanto, una pérdida de peso, sí, pero a cambio de muchas carencias y sobre todo de una recuperación de quilos cuando volvamos a retomar una dieta equilibrada. Su mejor función es la de cortar el hambre entre horas y con eso hay más que suficiente.

Idea n.° 4: comer rápido hace perder peso
Sólo porque el estómago no tiene tiempo de percibir las señales de saciedad. Cuanto más rápido comamos, más posibilidades hay de comer demasiado porque no llegamos a sentirnos llenas. Lo mejor es realizar cada comida por lo menos en 20 minutos. Por eso se suele aconsejar masticar bien los alimentos. Así pues, sólo hay que seguir un único consejo: tómate tu tiempo. Y para prevenir, evita comer de pie y rápido, acostúmbrate a dejar los cubiertos entre bocado y bocado y bebe agua durante la comida.

Idea n.° 5: lo light no adelgaza
Atención, ¡cebo a la vista! Es cierto que los productos ligeros contienen menos calorías, pero también lo es que a veces contienen el doble o el triple de azúcares y grasas. Segundo problema: por ser ligeros tenemos cierta tendencia a consumirlos en exceso. ¿El resultado? Las calorías aumentan sin que nos demos cuenta. Hay que consumirlos con moderación.

Idea n.° 6: comer bien hace que almacenemos
«Comer como un rey, desayunar como un príncipe y cenar como un pobre.» Esta frase tan conocida resume perfectamente la repartición de una alimentación equilibrada. El organismo elimina mucho mejor los alimentos ingeridos durante la primera parte del día porque el cuerpo está mucho más activo. Por la noche hay que cenar ligero para evitar tener que eliminar grasas mientras dormimos. Se trata de seguir el principio de la dieta cronobiológica. Por el contrario, hay dietistas que recomiendan siempre una buena cena, equilibrada y en familia. Lo mejor: no cometer excesos durante el día y ver qué ritmo te conviene más.

Idea n.° 7: saltarse una comida ayuda a perder peso
Es la llave maestra del equilibrio alimentario: la regularidad. En cuanto nos saltamos una comida y el organismo no recibe lo necesario para funcionar bien su reflejo es retener. Y cuando hablamos de retención hablamos de coger peso, pues el organismo almacena dos veces más para llegar a la siguiente comida. Algo que se puede evitar fácilmente si hacemos todas las comidas del día siempre a la misma hora. ¡Hay que reflexionar antes de saltarse el almuerzo de media mañana o la comida!

Elena Bonet
Durante los últimos 20 años, la prioridad de Enfemenino consiste en amplificar las voces de las mujeres. A través de nuestros contenidos, vídeos y eventos, queremos animar a nuestras comunidades …