Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Salud dental en niños, ¿cuáles son sus problemas bucales más comunes?

© iStock
Maternidad

Salud dental en niños, ¿cuáles son sus problemas bucales más comunes?

por Redacción enfemenino Publicado en 18 de junio de 2018
A-
A+

¿Cuándo debemos realizar su primera visita al dentista? ¿Cómo será esta primera toma de contacto? ¿Qué es lo que se hace en esta primera consulta? ¿Cada cuanto debemos llevar a nuestro hijo al dentista? Los expertos nos resuelven todas estas y muchas más dudas.

Es recomendable que la visita al dentista de los más pequeños se realice con la salida del primer diente. Si no pudiera ser así, la cita con el odontopediatra debería tener lugar con la dentición temporal completa, sobre los 3 años, para que el especialista valore el estado de salud de sus dientes y encías, y así poder detectar de forma temprana diversas complicaciones para poner solución lo antes posible.

El mejor momento para guiar el crecimiento de los maxilares y mejorar el tono de la musculatura de la cara es ya entre los 7 y los 11 años y la corrección de la colocación de los dientes (a través de ortodoncia) puede esperar al momento en que el niño tenga todas las piezas definitivas.

¿Cuándo realizar su primera visita al dentista y cómo será?

Según los expertos de MaterNatal, se recomienda comenzar a partir del primer año porque es cuando a los pequeños ya les han crecido casi todos los dientes. Además, con esta edad muchos niños siguen durmiendo con el chupete y también comienzan a ir incorporando en su alimentación alimentos que pueden ser cariogénicos (actualmente el flúor sólo se usa cuando el esmalte es débil, si tiene caries y siempre a partir de los 5 años de edad). También existe la técnica de los selladores con la que se dejan las muelas "lisas" con el fin de que no tengan tanto resalte y por consiguiente, aumente la probabilidad de contraer caries. Sólo se deberían poner en el caso de que la higiene dental sea insuficiente.

Descubre: Meriendas para niños

Meriendas para niños © iStock

Si el centro al que acudes está habituado a tratar con niños lo normal es que el trato sea muy cercano.
La auxiliar de clínica, lo llamará por su nombre mientras le acompaña al gabinete. El profesional de odontopediatría se presentará y le preguntará si ha estado ya en el dentista (las experiencias traumáticas o desagradables pueden afectar en esta nueva visita). Le enseñará el sillón dental y le mostrará todos los botones: cómo sube y baja, cómo se eleva, las luces que tiene, cómo puede echar agua y aire. Parecerá casi, casi que está en una nave espacial. Para ellos suele ser una aventura, si se sabe llevar bien. Es fundamental que nuestro hijo participe en la revisión.

Normalmente, para que el pequeño abra la boca el odontólogo le dice que va a contar sus dientes. Le enseña la sonda (cuya función realmente es buscar caries) pero él le irá diciendo por ejemplo, vamos a ir contando una a una todos sus dientes para buscar “bichitos”. En esta revisión también se mira al detalle si el peque suele lavarse los dientes bien, si es así suele ser algo muy motivador para que siga manteniendo una buena higiene o incluso enseñarle cómo debe hacerlo para que empiece a tener una rutina diaria.

¿Cuáles son los principales problemas de salud bucal en los más pequeños?

El problema más común en los niños es la mordida, bien derivado de sus hábitos o bien por motivos genéticos. Los adultos en su mayoría, también tenemos problemas de colocación de los dientes y éstos, a su vez, pueden provocar alteraciones en el juego que deben realizar los huesos de nuestra mandíbula en todos sus movimientos. Estas alteraciones son lo que conocemos como problemas de mordida.

¿Cuáles son los hábitos más comunes que pueden provocar o empeorar estos problemas de mordida en los más pequeños ?

  • Chuparse el dedo pulgar, un hábito frecuente que si se mantiene después de los seis o siete años de edad, puede provocar la llamada “mordida abierta anterior”.
  • Proyectar la lengua entre los dientes en el momento tragar. Este hábito nocivo se denomina “deglución infantil o atípica”. Esta fuerza, con el tiempo, separa los dientes y los vuelca provocando “mordida abierta anterior”.
  • Respirar por la boca. En lo que se refiere a la Odontología, este tipo de respiración no permite que el maxilar superior se desarrolle con normalidad y genera problemas de mala oclusión dental.

​En algunas ocasiones, los problemas de mordida se solución de forma espontánea, pero en otras, requiere de tratamiento de ortodoncia para corregir la posición de los dientes y el desarrollo de los huesos de la cara, evitando futuros problemas de salud bucal.

Contenido elaborado en colaboración con Iván Malagón Clinic


Y además:
Vitaminas para niños: imprescindibles en la nutrición de tu hijo
5 hábitos saludables en la alimentación de tu bebé
Cómo organizar el cambio de armario de los niños en 5 pasos

por Redacción enfemenino