Inicio / Cocina / Cocina internacional / Lubina al horno: consejos para preparar una receta fácil y saludable

© Getty
Cocina

Lubina al horno: consejos para preparar una receta fácil y saludable

por Carla Dominguez Publicado en 2 de marzo de 2019

La lubina es un pescado blanco con un aporte calórico muy bajo, grasas beneficiosas para el organismo y multitud de vitaminas. ¡Toma nota y aprende a cocinarlo!

Pocas veces incorporamos en cenas o comidas familiares un receta con pescado, sobre todo por el miedo a que se quede reseco o muy blando. Una buena forma de cocinar el pescado es al horno ya que le da una textura exquisita y llena de sabor. Te enseñaremos a cocinar la lubina, un pescado blanco muy saludable con multitud de vitaminas necesarias para tu organismo. ¿Estás listo cocinitas?

La lubina es un pescado blanco que como la merluza, el lenguado o el gallo son perfectos si no te gustan las espinas. Además, al ser un pescado blanco tiene menos grasas, casi entre el 3 y 5%. Igual que las carnes blancas como el pollo, que también son unas de las más consumidas en dietas.

​La lubina por ejemplo, y en general los pescados blancos no tienen un sabor muy intenso, y combina perfectamente con cualquier acompañamiento. Este tipo de pescados además, es ideal si tienes niños en casa al no contar con casi ninguna espina. Igualmente, en la pescadería puedes hacer que te las quiten y así evitar encontrarte con algunas.

A diferencia de otros pescados que se pueden encontrar dependiendo de la estación, la lubina está disponible durante todo el año. Aunque es cierto que podrás encontrar mucha más lubina de noviembre a marzo.

Receta de lubina al horno con patatas paso a paso

Preparar la lubina al horno es sencilla. No hace falta que veas ningún vídeo para preparar esta receta tan fácil y rápida. Tan solo tardarás unos 40 minutos en hacerla, y casi no ensuciarás ni la cocina. Un truco: a la hora de cocinar la lubina al horno puedes hacerla ya en filetes o directamente el pescado entero. Aunque te aconsejamos que le pidas al pescadero que te deje la lubina abierta perfecta para asar. Así podrás controlar mejor el punto exacto del pescado durante la cocción al horno. Atento a estos pasos, y ¡prepárate para cocinar!

Ingredientes

  • Lubina al peso (dependiendo de las personas)
  • 1 kilo de patatas (opción light boniato)
  • 1 cebolla
  • 1 rama de cilantro
  • Aceite de oliva
  • Sal al gusto
  • 75 mililitros de agua

Modo de elaboración

Comienza cortando las patatas como si fueran panaderas para poder cubrir toda la fuente de horno. Si prefieres puedes sustituir las patatas por una opción más saludable como es la batata o boniato. Tiene un toque más dulce y menos calorías, unas 86 por cada 100 gramos. Una vez hayas cortado en rodajas el boniato o las patatas, ponte manos a la obra con la cebolla. Corta la cebolla en juliana, de forma muy fina y reparte también por la bandeja de horno. Añade un poco de sal (al gusto), unas gotas de aceite de oliva virgen extra, los 75 ml de agua y hornea. Te recomendamos que hornees durante unos 15 minutos aproximadamente a 180 grados.

​Mientras se están horneando el resto de ingredientes aprovechamos para salpimentar la lubina. Cuando veamos que las patatas o el boniato están a media cocción de finalizar introducimos el pescado. Dejamos que se vaya horneando a la misma temperatura que antes, antes que veamos que la lubina se levanta con facilidad sin desmenuzarse. Más o menos estará la lubina en el horno alrededor de 15- 20 minutos dependiendo de la potencia de cada horno, por lo que es preferible que siempre vayas echando un vistazo.

Por último, sácalo del horno y quita la raspa (la zona donde están las espinas), y presenta en otra fuente. Añade un poco de cilantro por encima, ¡y listo para comer!

Si lo prefieres también puedes acompañar la lubina con verduras o por ejemplo una buena ensalada. Aquí te dejamos con algunas de las ensaladas más deliciosas, para que puedas poner como acompañamiento en la mesa o para simplemente llevarte al trabajo.

Descubre: La vuelta al mundo en 30 ensaladas

Disfruta de la cocina ligera con las mejores ensaladas del mundo © iStock

Salsas para acompañar la lubina

El pescado blanco normalmente no se suele acompañar de muchas salsas. Normalmente, se añade un poco de limón, sal y pimienta al gusto. Pero, puedes incorporarle si prefieres algunas de estas salsas que quedan genial con el pescado, y darle de vez en cuando un toque distinto:

  • Salsa verde: esta salsa es una combinación de aceite de oliva, el propio jugo del pescado, ajo, perejil y harina. Marina perfectamente con casi todos los pescados blancos. Aunque nuestro opción preferida es la merluza. Existen otras versiones de la salsa verde con tomates verdes o incluso mayonesa.
  • Salsa al pilpil: el aceite de oliva, la guindilla y el ajo son los ingredientes básicos de esta salsa. Es perfecta para el bacalao por la grasa que suelta al cocinarlo y la mezcla con el resto de ingredientes. Si puedes cocínalo en una cazuela de barro y así se integrarán mejor los ingredientes.
  • Salsa muselina: esta salsa está muy extendida en la gastronomía holandesa. Es un acompañamiento perfecto para pescados como el salmón, la dorada o la merluza. Tiene una textura muy suave y llena de sabor. Sus ingredientes son: mantequilla, yema de huevo, zumo de limón y nata o crema de leche. Visualmente te recordará mucho a la mayonesa, pero a diferencia de esta, la muselina se realiza en el fuego y se consume templada no fría.
  • Salsa vizcaína: si quieres darle al pescado un toque potente de sabor esta es la salsa más idónea. Los ingredientes principales son la cebolla, y la pulpa del pimiento choricero. La salsa tiene un color rojizo, y queda muy bien con una amplia variedad de pescados. Si quieres darle mayor textura puedes agregar a la mezcla pan o harina.

Además:
Beneficios del pescado blanco
Beneficios del Omega 3 para nuestra salud, todo lo que necesitas saber
5 recetas de pescado blanco para disfrutar cuidándote

por Carla Dominguez

Puede interesarte