Inicio / Cocina / Cocina internacional / Receta de rollitos de canela: saborea los auténticos cinnamon rolls

© iStock
Cocina

Receta de rollitos de canela: saborea los auténticos cinnamon rolls

por Redacción enfemenino Publicado en 23 de abril de 2018
133 compartidos
A-
A+

¿Antojo de dulce? Prueba esta sencilla receta de rollitos de canela ideal para desayunos y meriendas.

Los famosos cinnamon rolls o rollitos de canela son uno de los dulces estrella de la repostería del norte de Europa. Esta auténtica delicia a la que nadie puede resistirse es originaria de Suiza, donde es más conocida como pan de canela.

Los cinnamon rolls son un postre idóneo para celebraciones o fiestas de cumpleaños, no obstante, no tenemos por qué esperar a una ocasión especial para elaborar este dulce. Estos rollitos encajan perfectamente en desayunos y meriendas acompañados, por ejemplo, de leche o chocolate caliente.

Su elaboración es bastante sencilla y económica por lo que una buena opción es hacer nuestros propios cinnamon rolls caseros, que podemos acompañar con chocolate, pasas, manzana… Nosotros os proponemos una receta paso a paso con la que toda la familia quedará encantada. ¡Repetiréis seguro!

Ingredientes

Antes de empezar, repasamos los ingredientes que vamos a necesitar:

  • 550 gr de harina de fuerza
  • 100 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 3 yemas y un huevo entero
  • 170 gramos de leche entera tibia
  • 75 gr de azúcar blanco mezclado con dos cucharaditas de canela
  • 30 gr de levadura fresca Levital
  • 20 gr de azúcar
  • 8 gr de azúcar avainillado
  • 100 gr de azúcar glas
  • 1 vaso con agua

© iStock

Elaboración

Paso 1. Comenzamos desmenuzando la levadura fresca en la leche tibia ¡Es muy importante que la leche no esté fría! A continuación, en bol grande, mezclamos la harina, la sal, el azúcar, el azúcar avainillado, las 3 yemas de huevo y la mantequilla.

Paso 2. Una vez tenemos todos nuestros ingredientes en un bol, comenzamos a mezclar hasta que tengamos una masa totalmente homogénea. Si al principio resulta complicado con las manos, podemos ayudarnos con una pala para conseguir mezclar todos los ingredientes.

Paso 3. Cuando tengamos nuestra mezcla homogénea, hacemos un agujero en medio y añadimos la leche con la levadura fresca, que hemos mezclado previamente. Ahora con la leche, volvemos amasar hasta que la masa vaya quedándose compacta. Si el amasado comienza a dificultarse en el bol, podemos enharinar la superficie de trabajo en la que vayamos a trabajar y continuar ahí con el amasado.

Paso 4. Cuando tengamos una bola muy compacta y flexible (y que no se pegue a nuestras manos), cogemos un rodillo y extendemos la masa en forma rectangular ayudándonos con un rodillo. Sobre la masa extendida, añadimos la mezcla de azúcar y canela de manera uniforme sobre toda la superficie de la masa.

Paso 5. Es el momento de enrollar nuestra masa sobre sí misma, partiendo de los laterales más largos del rectángulo hasta que tengamos una barra alargada. Quitamos los extremos de la barra para que las porciones que vayamos cortando queden perfectas. Dejamos en torno a unos 2-3 centímetros entre nuestros cortes y colocamos las porciones, tumbadas, en la bandeja del horno previamente cubierta con papel vegetal. ¡Ojo! Es importante que pongamos las porciones tumbadas y no de pie y dejar espacio entre ellas durante el horneado ya que aumentarán su tamaño.

Paso 5. Batimos el huevo que no hemos usado todavía y lo utilizamos para pintar cada rollito con una brocha. A continuación, tapamos la bandeja con un paño de cocina ligeramente húmedo y dejamos reposar nuestros rollitos durante aproximadamente una hora.

Paso 6. Cuando los rollitos hayan aumentado su tamaño, precalentamos el horno a unos 190º. Mientras precalienta el horno, damos una segunda mano a nuestros rollitos con huevo batido y dejamos hornear durante 15 minutos a 190º.

Paso 7. Mientras que nuestros rollitos están el horno preparamos nuestro glaseado. Vamos a añadir el agua al azúcar glas, de manera progresiva y a la vez que removemos con una cuchara, hasta conseguir un glaseado líquido y muy espeso. Cuando lo tengamos listo, pintamos los rollitos con el glaseado por ambos lados y en cuanto se seque… ¡estarán listos para comer!

Contenido elaborado en colaboración con Levital

Y además:
Corona de nutella: el postre ideal
Aprende a preparar unos deliciosos gofres en 5 pasos
El secreto para hacer la masa de empanada perfecta

por Redacción enfemenino 133 compartidos