Inicio / Maternidad / Embarazo / Embarazo y postparto: 5 ejercicios perfectos para recuperar la forma

Maternidad

Embarazo y postparto: 5 ejercicios perfectos para recuperar la forma

por Isabel Gallardo Creado en 3 de marzo de 2020
62 compartidos
Embarazo y postparto: 5 ejercicios perfectos para recuperar la forma© Getty

Practicar entrenamientos de bajo impacto como la natación o el yoga, ayuda a mejorar el estado anímico y a aliviar los diversos síntomas que se producen durante el embarazo. Mantenerse en forma y tener hábitos de vida saludables es fundamental para el bienestar de tu bebé y el tuyo propio. ¿Qué rutina puedes seguir durante el embarazo y tras dar a luz?

Contenido elaborado por Intimina

Mantenerse en forma y tener hábitos de vida saludables durante el embarazo es importante tanto para el propio bienestar como para el bebé. En este sentido, practicar ejercicios de bajo impacto durante esta etapa ayuda a mejorar el descanso y el estado anímico y a aliviar síntomas como los dolores de espalda o el estrés. Pero también, seguir practicándolos tras dar a luz, ayudará a una mejor recuperación postparto.
¿Qué rutina puedes seguir si estás embaraza? ¿Y después del parto? A continuación te dejamos unos ejercicios perfectos para tener un embarazo saludable y recuperarte en solo unas semanas.

1. Nadar: tonifica y mejora la circulación

Soportar un peso cada vez mayor puede causar problemas en la postura, que a su vez provocan dolores en la parte inferior de la españda a medida que el bebé crece. Una muy buena opción en este caso es nadar. Al contrario que actividades de gran impacto, ese ejercicio no daña las articulaciones, además tiene otras ventajas como la tonificación de los músculos y la mejora de la circulación. Asimismo, la temperatura del agua ayudará a que no eleve la del cuerpo durante el entrenamiento, aunque recomendamos siempre mantener una buena hidratación, incuslo si no tienes sed.

2. Yoga: aumenta el equilibrio y la fuerza

La ansiedad ante la inminente maternidad y los evidentes cambios que sufre el organismo pueden provocar estrés. Hacer cualquier tipo de ejercicio te ayudará a llevar mejor estas inevitables preocupaciones y el yoga es una opción ideal durante el embarazo. Hay diversas clases prenatales de este deporte que son un buen método para mejorar el equilibrio, la circulación y la fuerza, ya que supone un ejercicio de bajo impacto ideal para adquirir tonicidad en ciertos músculos. Practicar yoga puede tener un efecto relajante, gracias a que se trabaja la respiración y la sintonía con el cuerpo.

Descubre: Famosas que han mostrado el lado más real del posparto
© Getty

3. Caminar: beneficioso para el ritmo cardiaco

A diferencia de otro tipo de ejercicios, caminar puede practicarse en todas partes. Es una excelente opción que mejora el ritmo cardiaco y fortalece los músculos abdominales. Adoptar una buena postura es primordial en la realización de cualquier tipo de ejercicio durante el embarazo, por ello, es imprescindible encontrarse bien antes y después de caminar para mantener los músculos tonificados y flexibles.

4. Aeróbic acuático: reduce los riesgos de lesiones

Al igual que la natación, los ejercicios aeróbicos en el agua son una buena opción para tonificar los músculos. A diferencia de los aeróbicos convencionales que pueden sobrecargar los ligamentos y las articulaciones, al flotar en el agua, el cuerpo queda en suspensión, reduciendo al mínimo los riesgos de lesión. Del mismo modo que en los aeróbicos convencionales, se realiza una serie de movimientos dentro del agua al ritmo de la música. Moverse en contra de la resistencia que ofrece el agua, es una muy buena manera de mejorar físicamente, mientras que flotar, permite hacer estiramientos que muchas mujeres embarazadas no pueden realizar fuera de la piscina.

5. Ejercicios para el suelo pélvico: mayor control muscular

Los ejercicios de Kegel sirven para fortalecer los músculos del suelo pélvico que ofrecen soporte al útero, la uretra, los intestinos y el ano. Estos órganos pueden sufrir daños durante el embarazo y el parto y derivar en una incontinencia. Al mejorar la circulación, también ayudan a prevenir las hemorroides y a que las mujeres tengan mayor control de sus músculos durante el parto. ¿Cómo se practica? Esta rutina consiste en contraer y relajar los músculos del suelo pélvico durante unos segundos para fortalecer y tonificar dicha musculatura. De este modo, se conseguirá aumentar el riego sanguíneo del perineo y la vagina, ayudandoa reducir la inflamación de la zona y posibles hematomas.

Y además:
Dolor de cabeza en el embarazo: ¿por qué se produce?
¿Verdad o mentira? Los mitos más extendidos sobre la alimentación en el embarazo
Acidez en el embarazo: ¿por qué ocurre y cómo puedo aliviarla?

62 compartidos