Inicio / En forma / Ejercicios / Vientre plano: posturas de yoga para fortalecer el abdomen

Vientre plano: posturas de yoga para fortalecer el abdomen

Vientre plano: posturas de yoga para fortalecer el abdomen

Ya estamos en septiembre y es hora de que vayas cogiendo una rutina de ejercicio para poder llegar a tiempo a la operación bikini del próximo año. Si quieres lucir un abdomen mucho más tonificado el próximo verano es hora de ponerse en forma. Igual que tienes una rutina de belleza y nunca fallas, debes también ser más constante con el ejercicio. Este tipo de ejercicios que te enseñaremos a través del yoga te ayudarán a quemar grasas rápidamente y sin necesidad de hacer un impacto muy grande sobre algunos músculos. En yoga, encontrarás diferentes ejercicios como planchas, y ejercicios específicos para el abdomen que te ayudarán a conseguir un abdomen espectacular. 

Para lucir un vientre plano hay que esforzarse y cambiar algunos de nuestros hábitos. Uno de ellos debe ser la ingesta de alimentos poco saludables, ultraprocesados y con una gran cantidad de azúcares. Esta práctica además de ser perjudicial para nuestro organismo ayuda a que nuestro vientre luzca mucho más flácido y con más grasa. Para ello es importante que aumentes el consumo de frutas y verduras y elimines todo tipo de alimentos que no sean 'real food'. Cuando no lo haces la hinchazón abdominal incrementa y la inflamación también en la zona del abdomen. Estos son algunos de los remedios que puedes incorporar a tu dieta si sufres de hinchazón abdominal:

Jengibre: es uno de los grandes antiinflamatorios intestinal, y lo puedes usar para añadirlo en tus ensaladas o simplemente con una infusión de jengibre con limón. Una de las recetas que nos encanta porque deshincha de inmediato es un batido de piña, pomelo, jengibre,  y semillas de quinoa. 

Chocolate: el chocolate si utilizas uno con bastante porcentaje de cacao es perfecto para saciarte antes y evitar la hinchazón abdominal. El chocolate es rico en teobromina lo que estimula el sistema nervioso, relaja los vasos sanguíneos y ayuda a mejorar la digestión intestinal. 

Semillas: las más recomendables son las semillas de chía, aunque también puedes incorporar otras como las de sésamo. 

Yogur: es uno de los mejores alimentos para ayudar al tránsito intestinal. Contiene bastante fibra por lo que te ayudará a contar con un vientre plano. 

Otro de los puntos importantes a la hora de conseguir un vientre plano es el deporte. Si no te gusta ir al gimnasio y te aburren las máquinas una buena forma de conseguir un abdomen mucho más plano es con ejercicios como el pilates o el yoga. Son ejercicios de menor impacto y que además de conseguir un vientre plano, te ayudarán a adquirir una mejor postura y menos dolores de espalda. En este álbum te enseñamos algunas posturas de yoga esenciales para conseguir un abdomen plano y tonificado. 

Eso sí necesitarás ser constante para poder conseguir un abdomen firme. Al menos debes ir a yoga unas 3 veces por semana con clases de unos 45 o 50 minutos como mínimo. En un par de meses podrás ver la diferencia, aunque es cierto que debes ir a un sitio de calidad donde te corrijan bien y puedas ser más constante con tu abdomen. Además, si tienes la posibilidad de hacer yoga con calor mucho mejor ya que ayuda a perder grasa mucho antes. El calor calienta nuestros músculos, ayuda a desintoxicar y al mismo favorece la pérdida de peso abdominal. Notarás como la grasa abdominal se reduce con mucha más facilidad. 

En cuanto a posturas, las más efectivas para conseguir un abdomen tonificado son la postura del barco y aquellas en las que se elevan las piernas. Cuando hacemos esta última postura nuestro abdomen se contrae lo suficiente y se endurece rápidamente. 

La práctica de yoga tiene muchos beneficios tanto a nivel mental como físico. Aparte de mejorar la flexibilidad y el equilibrio, las diferentes posturas o asanas ayudan trabajar y tonificar distintos músculos del cuerpo. En esta ocasión, nos vamos a centrar en las posturas que son más beneficiosas para fortalecer el abdomen y conseguir un vientre plano. Eso sí para que obtengas los mejores resultados, es importante que sepas respirar con el estómago. Así que, antes de empezar, toma nota: 

1. Primero, siéntate con las piernas cruzadas o en posición de loto colocando los tobillos en las piernas, pero no debajo de ellos (no los fuerces si no puedes, el objetivo aquí es tener una postura cómoda).

2. Estírate imaginando que hay un hilo que te estira hacia el techo y coloca tus manos sobre las piernas con las palmas hacia arriba. Después une el pulgar y el índice.

3. Luego cierra los ojos, inhala por la nariz y exhala por la boca. Cuenta los tiempos para inspirar en 4 latidos, mantenga en 1 y luego exhale 5 latidos. Repite hasta que sientas que el aire circula en tu abdomen, lo que hará que tu barriga se hinche y se vacíe.

Una vez que controles la respiración, ya estás lista para empezar con las posturas que te proponemos. Te recomendamos que busques un lugar tranquilo y un momento del día que tengas totalmente libre, para poder llevar a cabo la sesión sin interrupciones. 

Ten en cuenta que algunas de las posturas son más complicadas que otras y requieren práctica, así que no te preocupes si al principio no te salen del todo bien. Sigue las indicaciones y ten paciencia. ¡Conseguirás un abdomen de acero! 

Puede interesarte:

20 posturas de yoga para todos los niveles

Yoga al desnudo, la última tendencia que arrasa en Instagram

21 razones por las que el yoga es el mejor entrenamiento del mundo