Inicio / En forma / Salud

5 efectos negativos del tabaco en tu piel

Video por Norma Varela Creado en 1 de agosto de 2019

Por todos es sabido que fumar es malo para los pulmones, pero nuestra piel también sufre graves efectos negativos como consecuencia del consumo de tabaco llegando a provocar enfermedades como el cáncer de piel, además de afectar a nuestra apariencia física. Echa un vistazo al siguiente artículo y descubre cómo puede verse afectada nuestra salud por el tabaquismo.

por Isabel Gallardo

¿Sabías que las arrugas de las personas fumadoras no tienen nada que ver con las arrugas de los ‘no fumadores’? En el caso de los fumadores, las arrugas son más estrechas y profundas debido a la diversidad de componentes químicos que se encuentran en el tabaco

Si estabas pensando en dejar de fumar y no sabías cómo, quizás este artículo te de ese empujoncito que te faltaba para comenzar tu nueva vida alejada del humo, los malos olores y las múltiples enfermedades a las que puede conducirte el consumo de tabaco. Trastornos dermatológicos, envejecimiento prematuro de la piel o aumento en la aparición de arrugas son solo algunos de los efectos negativos que harán que te decidas de una vez por todas a abandonar ese nocivo y dañino vicio.
Todos sabemos que fumar es malo para los pulmones -el alquitrán termina en tus pulmones fomentando el desarrollo de células cancerígenas- pero según los dermatólogos, fumar puede afectar a tu piel de 5 maneras diferentes:

  1. Fumar causa arrugas y líneas de expresión, ya que contrae los vasos sanguíneos y provoca deficiencias de oxígeno, es decir, al no llegar suficiente oxígeno y nutrientes a nuestro tejido conjuntivo cutáneo, lo que provoca daños irreparables en nuestro cuerpo y disminución en la cantidad y calidad de colágeno y elastina.
  2. Fumar afecta a la circulación sanguínea, lo que provoca manchas e hiperpigmentación, de hecho, un efecto cosmético directamente relacionado con el tabaco es la pigmentación amarilla que éste provoca alrededor de los dedos, de los dientes o incluso del cabello.
  3. Fumar ralentiza la cicatrización de las heridas en nuestra piel. El humo del tabaco disminuye la oxigenación de los tejidos afectando a la nutrición de la piel, es decir, los vasos sanguíneos se estrechan en los fumadores limitando el paso de oxígeno por la sangre y haciendo así que la piel tarde mucho más tiempo de lo normal en regenerarse.
  4. Fumar hace que tu piel sea más sensible a los rayos UV, lo que aumenta el riesgo de cáncer de piel, ¡es más! Los fumadores con diagnóstico de melanoma tienen peor pronóstico que las personas que nunca han fumado.
  5. Fumar provoca que nuestra piel se deshidrate y tenga un aspecto apagado, áspero y quebradizo haciendo que nuestro cutis parezca más envejecido y pálido.

Descubre: 30 hábitos que reducen tu esperanza de vida
30 hábitos que reducen la esperanza de vida © Getty

Además del envejecimiento de la piel o el cáncer de piel existen otras enfermedades estrechamente relacionadas con el tabaco, como la psoriasis, la alopecia, el eczema crónico de manos, la hidradenitis supurativa, infecciones genitales como el papiloma humano, etc. Así que no lo pienses más y súmate a la vida sana, coge tu paquete de tabaco, míralo fijamente por última vez y despídete con un: ‘’hasta nunki’’, será como aquel novio que tanto te hizo sufrir para luego acabar dejándote por la chica que más odiabas de clase; al principio te dolía y seguro que pasaste muchas tardes con la lista de reproducción de Andy & Lucas en bucle, pero con el tiempo acabaste dándole las gracias por haberse apartado de tu vida. Pues con el fumeque lo mismo ¿Un cutis envidiable o una cara arrugada como una pasa? ¡Está en tus manos!

Video por Carla Dominguez