Inicio / En forma / Salud / Disartria: qué es, síntomas y tratamiento

© iStock
En forma

Disartria: qué es, síntomas y tratamiento

por Elvira Sáez Publicado en 1 de enero de 2019

Te contamos todo lo que debes saber sobre la disartria, un trastorno del habla que puede producirse por diferentes causas y que presenta distintos niveles de gravedad.

Existen diferentes trastornos de habla como la disfemia (tartamudez), la taquifemia (aumento de la velocidad del habla), la dislalia (fallos en la articulación de sonidos) o la disartria (trastorno que afecta a los músculos del habla), entre otras. En esta ocasión nos centramos en esta última, un problema de origen neurológico que dificulta la capacidad de habla del afectado. Repasamos las principales causas, los síntomas y los tratamientos.

¿Qué es la disartria?

La disastria es un trastorno o alteración motor del habla provocado por parálisis, debilidad o falta de coordinación de la musculatura del habla.

Los músculos de la boca, la cara y el sistema respiratorio están debilitados, por lo que los afectados por la disartria comprender el lenguaje perfectamente y pueden elaborar sus propios mensajes, pero al intentar articularlos, se producen dificultades en la fonación. Existen diferentes niveles de disartria por gravedad (leve, moderada y severa) según la parte del sistema nervioso que está afectada.

Es bastante habitual que la disartria esté acompañada de disfagia, es decir, trastornos en la degluación, por lo que es importante que se evalúe la situación del paciente para evitar complicaciones.

Causas de la disartria

La disartria puede estar provocada por diferentes causas: un accidente cerebrovascular, una infección, un tumor, un traumatismo de cráneo, una enfermedad degenerativa, enfermedades metabólico-tóxicas o inflamatorias.

Dependiendo de la causa y de la localización de la lesión, los síntomas pueden variar mucho, ya que los músculos afectados no serán los mismos.

Síntomas de la disartria

Como ya se ha indicado, dependiendo de la causa y las características de la alteración del paciente, la sintomatología puede variar mucho. No obstante, estos son algunos de los problemas más presentes en personas afectadas por este trastorno del habla:

  • Hablar lentamente
  • Habla rápidamente (ininteligible)
  • Arrastrar las palabras
  • Hablar muy bajito
  • Escasa movilidad en la lengua, los labios y la mandíbula
  • Entonación anormal
  • Timbre de la voz nasal o hipernasalidad
  • Ronquera
  • Babeo
  • Voz entrecortada
  • Dificultad al masticar y tragar

Generalmente, en los pacientes con disartria leve, el habla suele ser inteligible, pero sí tendrán problemas al articular determinados fonemas. Normalmente serán aquellos sonidos que requieran una coordinación muscular más complicada. La disartria leve también puede manifestarse a través de la intensidad o velocidad del habla. También puede verse afectada la movilidad del paladar blando, lo que produce una tono hipernasalizado.

En los pacientes con disartria moderada estos síntomas aumentan y en ocasiones el habla es ininteligible. Algo que aumenta más aún cuando la disartria es severa, ay que la movilidad de los músculos faciales está muy comprometida.

Diagnóstico de la disartria

Para conseguir un diagnóstico correcto de este trastorno del habla es necesario que la persona con dificultades para hablar acuda al logopeda para someterse a una evaluación intensiva del habla y del lenguaje, así como a una consulta neurológica para descartar otros trastornos.

El logopeda observará el movimiento de los labios, la lengua y la cara, así como la integración de la respiración en el habla y el tono de la voz. Este deberá determinar si se trata de disartria o de otro trastorno del habla como la afasia, que también implica la pérdida de dificultades para la expresión verbal, aunque a diferencia de la disartria, la también afecta a la capacidad de comprender el lenguaje.

Tratamientos de la disartria

El tratamiento de la disartria depende mucho de la causa y del nivel de gravedad de la misma. En función de ello, el patólogo del habla o logopeda, tras la evaluación del paciente, determinará cuál es el procedimiento más adecuado para ayudarle mejorar su capacidad de habla.

Por lo tanto, en función de las alteraciones de cada paciente de disartria y sus dificultades para comunicarse, se establecerá una terapia del habla específica con diferentes ejercicios que contribuyan a disminuir las alteraciones.

Una vez que el profesional médico decide el tratamiento oportuno para el afectado, algunos de los objetivos serán los siguientes:

  • Ayudar al paciente a que habla de forma pausada
  • Fortalecer los músculos
  • Aumentar el movimiento de la boca, la lengua y los labios
  • Mejorar la articulación de las palabras
  • Guiar a los familiares del paciente para lograr una mejor comunicación
  • En casos graves en los que es complicado recuperar el habla, el profesional ayuda al paciente a aprender método alternativos de comunicación

Consejos para mejorar la comunicación con disartria

Consejos para pacientes de disartria:

  • Hablar alto y despacio
  • Hacer pausas frecuentes
  • Presentar el tema a los oyentes con una palabra antes de empezar a hablar
  • Evitar las conversaciones largas cuando esté cansado
  • Utilizar otros métodos de comunicación cuando sea necesario (gestos, escritura...)

Consejos para familiares y otros oyentes:

  • Presta atención al hablante
  • Reduce las distracciones y evita el ruido cuando la persona te hable
  • Mira a la persona cuando hable
  • Si no entiendes algo, házselo saber
  • Repite la parte que has entendido para que solo te tenga que repetir lo que no
  • Si sigues sin entender algo, haz preguntas al afectado para facilitar la comunicación

Descubre: 50 inspiradoras películas de enfermedades que cambiarán tu forma de ver la vida

Las mejores películas sobre enfermedades © Siempre Alice

Fuente en la web de la American Speech-language-hearing association.


Y además:
Esclerosis múltiple: la enfermedad incapacitante que más afecta a los jóvenes
ELA: la cruel enfermedad que paraliza y mata
¿Qué dice tu lengua sobre tu estado de salud?

por Elvira Sáez

Puede interesarte