Inicio / Psico / Experiencias

Psico

El miedo escénico: ¿cuál es su origen?

por Redacción enfemenino Creado en 17 de diciembre de 2014
El miedo escénico: ¿cuál es su origen?© Getty

En los últimos días hemos escuchado cómo en los medios de comunicación se repetía una y otra vez la enumeración de artistas que sufren o han sufrido pánico escénico. Pero, ¿qué sabemos realmente de este problema? ¿Cómo surge? ¿Tiene tratamiento? Un especialista resuelve nuestras dudas.

© Getty

Joaquín Sabina, Pastora Soler, Hugh Grant o Scarlett Johansson. Ellos y otros muchos han sido los famosos que en los últimos tiempos han sufrido de pánico escénico. Mucho se ha hablado de este mal que parece afectar a aquellas personas que, a pesar de desarrollar su profesión en el ámbito público, de repente comienzan a sentir esta fobia.

"El miedo escénico surge tras asociar una mala experiencia vital con el escenario", indica Cipriano Toledo, psicoterapeuta, coach y Director de solofobias.com. Según explica el experto, puede derivarse de una mala experiencia o de un momento de estrés que la mente asocia con el hecho de estar en un escenario. Puede ocurrir también que cualquier situación de malestar físico como, por ejemplo, la falta de sueño u otros problemas de digestión se asocien de forma puntual con una actuación y que, a partir de ese momento, nuestra mente tienda a unir ambas situaciones.

"El cerebro utiliza caminos neuronales erróneos ante determinados estímulos", indica Toledo. Es por este motiv, que la 'confusión' mental puede ocurrir a un artista consagrado sobre las tablas de un teatro pero también puede afectar a quien se presenta a un examen oral, una entrevista de trabajo o cualquier otra situación en la que el sujeto se vea expuesto o evaluado por una persona o una multitud.

¿Cómo se soluciona?

Los fans incondicionales de Sabina pueden estar tranquilos. El psicoterapeuta señala que este tipo de fobias son fácilmente tratables pero que si el artista se sube al escenario sin haber recibido ayuda profesional para superar el pánico escénico pueden darse dos resultados: o bien de manera espontánea el problema se soluciona o que, en el caso contrario, se cronifique. La solución más segura es, una vez más, acudir a un especialista cuya misión es reconducir esos caminos neuronales erróneos hacia las emociones correctas.

Y además:
Friganismo: ¿el nuevo activismo anticonsumista?
Una historia entrañable: un tatuador regala calcomanías a una mujer con Síndrome de Down