Inicio / En forma / Dietas / Dieta coherente: adelgaza de forma saludable

En forma

Dieta coherente: adelgaza de forma saludable

Miriam Aguilar
por Miriam Aguilar Publicado en 9 de febrero de 2016
A-
A+

Si quieres perder peso y estás harta de las dietas milagro, hemos encontrado una opción de lo más saludable para ti. Se trata de la dieta coherente, un método basado en unas pautas de alimentación saludables que, junto a un programa de tonificación muscular, te llevarán a ese peso ideal que siempre deseaste. La hemos probado y no sólo funciona, sino que además es bastante sencilla y llevadera. ¿Quieres saber más? ¡Pues sigue leyendo!

Lo de contar calorías ha pasado a la historia. La buena elección y combinación de los alimentos será, a partir de ahora, lo que te ayudará a perder peso. Eso y un poquito de ejercicio. Es lo que nos cuenta Amil López Viéitez, Doctora en Farmacia y Nutricionista, cuando le pedimos que resuma su método. "La dieta coherente no hace referencia simplemente a una forma de comer, sino a un estilo de vida activo", aclara.

© iStock

Una trayectoria de éxito

La dieta coherente se gestó en el año 2000, cuando Amil López comenzó a aplicarla en pacientes con VIH para mejorar su estado de salud y calidad de vida. Un par de años después fueron desarrollando el método de adelgazamiento en sus dos fases, tanto para adultos como para niños, así como su adaptación a las patologías más frecuentes.

A grandes rasgos se trata de una dieta que:

  • Es sana y equilibrada, y no restringe alimentos.
  • No genera ansiedad, ni tiene efecto rebote.
  • Te puede ayudar a perder 2 Kg por semana con dietas personalizadas online.
  • Propone recetas sencillas y alimentos de temporada.
  • Ofrece un menú que cambia cada semana, pasando de una fase de inducción (para una mayor pérdida de peso) a una fase de mantenimiento (o fase Coher).
  • Te da pautas de motivación y ejercicio (aeróbico y tonificación muscular).
  • Es compatible con tu vida social.

Las promesas de las dietas milagro

Increíble, pero cierto: un tercio de los españoles ha hecho una de estas peligrosas dietas a lo largo de su vida. Ya sabemos que las dietas milagro tienen un resultado visible a corto plazo, pero también somos conscientes de que la mayoría pueden ser perjudiciales para la salud (ansiedad, aumento de colesterol, osteoporosis, pancreatitis, cálculos de riñón o vejiga, estrés...) y que además tienen un efecto yo-yó enorme, al no reeducar los hábitos alimentarios. Por otro lado, muchas de estas dietas promulgan una alimentación de 1000-1200 calorías, lo cual no hace más que disminuir el metabolismo y ralentizar la pérdida de peso.

Adelgazar sí, pero no de cualquier manera

© Amil López

Amil López propone un método sano, coherente y razonable donde lo importante es combinar los alimentos de la forma adecuada. El objetivo, más allá de la deseada pérdida de peso, es llegar a un cambio de los hábitos alimentarios de la persona, con el fin de que se sienta bien.

Además la dieta coherente tiene en cuenta el ejercicio, que nos ayuda a adelgazar y a estar más felices (por las endorfinas que libera) y la influencia de las emociones. Porque sí, chicas, el estrés también nos engorda. Así que relax y a seguir el método. ¡Y si un día te lo saltas no te preocupes! Vuelve a tu rutina cuanto antes y a disfrutar. Los remordimientos, aunque no lo creáis, también engordan.

Y esto, en el día a día, ¿en qué se traduce? Vayamos por partes:

1. Haz 5 comidas al día. ¡No te las saltes!

Es vital hacer 5 comidas al día, es decir, que que tenemos que comer cada 3-4 horas. "Está demostrado científicamente que un ayuno más prolongado podría tener el mismo efecto que la ingesta de un plato de pasta o arroz en nuestro cuerpo", comenta la experta. Así que... ¡A comer! Pero a comer bien, con cabeza. Lo ideal es incluir en cada comida una proteína que neutralice un poco los efectos de los hidratos de carbono y así evitemos almacenar tanta grasa. Las cenas han de ser ligeras, ya que a partir de la media tarde nuestro organismo ya no es capaz de quemar todas esas calorías que estamos ingiriendo. "Si un día comes de más, no te saltes la merienda creyendo que te va a ayudar a adelgazar. Sigue con tu rutina de 5 comidas, ya que tu metabolismo funcionará mejor y quemarás más grasa", propone la experta.

2. Variedad, equilibrio y moderación

En la variedad está el gusto, como se suele decir. No te limites siempre a lo mismo y come sano. Come pescados y mariscos, 3-4 veces por semana. Las legumbres deben consumirse al menos 2 veces por semana. Los huevos son proteínas muy valiosas, ¡no te olvides de ellos! La clara es la proteína patrón. Así que no lo dudes. "Desayunar leche con bollería genera más colesterol que si comes 5 huevos a la semana", aclara Amil.

Existen además, dos pilares básicos en la alimentación. En ayunas hay que tomar un vaso de agua con unas gotas de limón para iniciar el vaciado intestinal, estimular la vesícula y restablecer el equilibrio ácido base. Asimismo, en las primeras fases de la dieta, tomaremos en la cena un caldo depurativo (como primer plato) realizado a base de verduras.

​TRUCO: Divide tu plato en 3. La proteína debe ocupar 1/3 del plato. Después añade guarnición favorable, que serán 2/3 (ensalada o verduras). Si eliges carbohidratos (pasta, arroz, patatas…) calcula que ocupe sólo 1/3 del plato. Otro truco es visualizar la comida a través del tamaño de tu mano. Una mano de proteína y dos manos de verdura sería lo óptimo. O una de proteína y una de hidrato. No te olvides de añadir algo de grasa insaturada (aceite de oliva, frutos secos, aguacate, aceitunas).

3. Limita las grasas

El aceite de oliva es muy importante en nuestra dieta, pero piensa que tiene 9 calorías por gramo. Consúmelo con moderación. Escoge lácteos, carnes y derivados con poca grasa o en su versión light. Escapa de las calorías vacías: chucherías, aperitivos de bolsa, bollería industrial, refrescos, alcohol... Una copa de vino tinto en la comida no importa porque va bien para la salud cardiovascular, pero un exceso supone ingerir unas calorías vacías que aunque vayamos al gimnasio no se pueden quemar.

4. Cuidado con los edulcorantes

No abuses de la miel, la mermelada o el chocolate. Y ojo con los edulcorantes: aunque no tengan calorías, hay estudios que demuestran que tienen un efecto similar sobre la insulina que podría tener el azúcar. Por lo tanto, al tomarlos podríamos estar estimulando el almacenamiento de grasa. Si quieres endulzar tu bebidas o alimentos, escoge sucralosa o stevia.

5. Cocina Coherente

No sirve de nada todo esto si no tienes en cuenta la preparación. Escoge papillote, horno, plancha… Y consume con moderación fritos, empanados o estofados.

6. Bebidas sí, pero con moderación

El café, té, mate y coca-cola (zero/light) no tienen calorías pero son potentes estimuladores de los niveles de insulina, por lo que reduce su consumo y si los tomas que sea en el desayuno junto con otros alimentos con fibra. El resto del día tómalos descafeinados. Por supuesto, bebe mucha agua. Y piensa que el gas no favorece la disminución de volumen.

7. ¿La sal de la vida?

​Modera la sal, así evitarás la retención de líquidos. En este sentido, también te puede venir bien algún suplemento. En Dieta Coherente recomiendan (si bien no es obligatorio) Homeosor Drenaline Max, que ayuda a desintoxicar el organismo, estimula el hígado y la vesícula, mejora las digestiones y quema los depósitos de grasa.

8. Compra coherente

Sal con la lista de la compra hecha para no caer en tentaciones. No es necesario gastar mucho para comer bien y sano, ya verás.

9. En el restaurante

Escoge siempre una guarnición favorable (ensalada en lugar de patatas fritas). Si tomas un plato calórico, no tomes postre. O elige entre pan o postre.

10. ¡Activa el metabolismo!

Puedes hacerlo fácilmente a través de la tonificación muscular. En Dieta coherente te mandarán una tabla de ejercicios de 10 minutos. Cada día trabajarás zonas musculares largas. Por ejemplo: los lunes y los jueves trabajas el tren inferior, los martes y viernes las abdominales y dorsales y los miércoles el pectoral y los brazos. "Con esto, podemos activar hasta 100 veces la velocidad del metabolismo", dice la experta. Una vez terminas el ejercicio, el músculo activado sigue demandando calorías. Así que, mientas estás en reposo, ese músculo coge calorías de tu dieta. El ejercicio físico tiene un montón de beneficios.

¡Vale! Quiero hacer esta dieta. ¿Cómo empiezo?

¡Facilísimo! Ve a la web dietacoherente.com y escoge la forma que más te convenga. Puedes elegir:

1 - Un coaching personalizado. Cada semana recibirás un menú en tu correo electrónico. Además, tendrás un contacto directo y personal con las nutricionistas del método, a través del teléfono, mail, Skype, Whatsapp... Ellas resolverán todas tus dudas y te motivarán para que alcances tu peso ideal. Te darán pautas de nutrición y también de ejercicio (aeróbico y de tonificación muscular).

Puedes elegir la dieta que se adapte mejor a tu objetivo: perder de 2 a 4 kilos, de 4 a 6 y más de 6. Si tienes alguna enfermedad, tienen dietas adaptadas por patología, y si no lo tienes muy claro hay una opción de dieta personalizada que evalúa lo que mejor te va según tus características y necesidades. A partir de 25 euros.

2 - Seguir el método por tu cuenta a través de sus libros. "Adelgaza con la dieta coherente" y "Dieta coherente, un nuevo yo en dos semanas" te darán toda la información necesaria para que sigas el método. Los tienes desde 9 euros (en versión ebook).

¿Te animas? Algunos consejos que te motivarán para una vida más sana

Descubre: ¡Ponte en forma! 25 consejos que te motivarán para conseguir el cuerpo de tus sueños

25 consejos que te motivarán para conseguir el cuerpo de tus sueños © iStock


Y además:
La dieta de Adele: te explicamos las 10 claves de su régimen vegetariano
Ligeras y deliciosas: 10 recetas clásicas en su versión light

por Miriam Aguilar

Puede interesarte